23 de octubre de 2020 | Actualizado 15:20

El puerto de Sevilla mejorará la navegación y la coordinación del transporte marítimo y terrestre

La Autoridad Portuaria de Sevilla y la Universidad de Málaga estudian la marea en el Guadalquivir para aumentar el calado
Presentación de los avances de los estudios | Autoridad Portuaria de Sevilla

La Autoridad Portuaria de Sevilla y la Universidad de Málaga participan en el proyecto europeo Airis Synchro que profundiza en el conocimiento de la marea meteorológica y aplica el modelo matemático del estuario a la planificación del tráfico marítimo. Esta actuación, ha indicado la institución portuaria, usa el conocimiento científico y la tecnología para sincronizar la operativa de todos los modos de transporte del puerto: el buque, el tren y el camión. A partir de los modelos matemáticos diseñados por la Universidad de Málaga, la autoridad portuaria dispone de datos para planificar la navegación y mejorar la coordinación entre el tráfico marítimo y terrestre.

El presidente de la Autoridad Portuaria de Sevilla, Rafael Carmona, ha valorado la labor que desarrolla el mencionado grupo de la Universidad de Málaga desde 2016 con el objetivo de conocer con precisión la marea para aprovechar al máximo la capacidad de la vía navegable. Carmona ha afirmado que conocer "de qué manera la pleamar aumenta el espesor de la lámina de agua nos ayuda a planificar la entrada de buques con más carga hasta el puerto de Sevilla". El presidente ha apuntado que la unión de ciencia y búsqueda de progreso "es la guía que marca nuestro trabajo para mejorar la navegación. El importe de los proyectos con la Universidad de Málaga asciende a 350.000 euros y pensamos seguir avanzando en esta línea para mejorar los tráficos del puerto".

El puerto de Sevilla pretende incrementar los calados en la navegación hasta los ocho metros

En cuanto a la aplicación de los estudios, Rafael Carmona ha anunciado que han aumentado en 20 centímetros la escalilla de calados hasta llegar a los 7,2 metros. El presidente ha subrayado que no "nos vamos a quedar ahí, nos gustaría que con los datos que nos está facilitando el grupo de Oceanografía Física de la Universidad de Málaga y en coordinación con todos los agentes que intervienen en la navegación, como la Corporación de Prácticos de la Ría del Guadalquivir, podamos alcanzar un objetivo que nos acerque a los ocho metros de calado". El catedrático del grupo de Oceanografía Física de la Universidad de Málaga, Jesús García Lafuente, ha señalado que aprovechar "las ventanas de oportunidad que proporcionan las mareas significa aumentar la posibilidad de tránsito de buques de mayor tonelaje". Para ello, ha resaltado el catedrático, "se debe conocer con la mayor precisión posible el espesor de la columna de agua en todo momento y lugar de la vía navegable, a fin de planificar la navegación de esos buques".