25 de julio de 2021 | Actualizado 17:12
Ejemplo de uso del nuevo material desarrollado por Oimo | Oimo

La startup Oimo diseña un sustituto del plástico para la industria del packaging

La innovación ha permitido a la empresa ganar el premio BNEW a la mejor startup en la categoría de zonas económicas

Oimo ha desarrollado un material sostenible a partir de extractos de algas marinas, azúcares naturales y aceites vegetales con unas características similares a las del plástico, pero sin ser tóxico para la fauna marina. Se trata de una innovación que ha permitido a la empresa ganar el premio a la mejor startup del BNEW en la categoría de zonas económicas. “El proceso de extracción de las algas a una materia prima lo administramos con varios proveedores locales con los que tenemos una estrecha relación”, ha señalado la cofundadora de la empresa, Clara Elisabeth Hardy. En cuanto a industrias se refiere, aunque por ahora la startup catalana se ha centrado en aplicaciones de un solo uso como los envases, espumas y bandejas para el transporte de productos, también podría ser apto para cualquier industria donde se utilice la mayoría de plásticos.

“Formulamos materiales a medida para que tengan las propiedades mecánicas del plástico y para que se utilice la misma maquinaria actualmente usada para transformar plásticos”, ha señalado Hardy. “Asimismo, limitamos los grandes cambios a fabricantes y operaciones logísticas para que el único cambio que tenga que hacer la industria sea reemplazar la granza de plástico”. Oimo es una de las empresas beneficiarias de la ayuda Startup Capital de ACCIÓ, la agencia para la competitividad de la empresa del departamento de Empresa i Coneixement. En este sentido, ha recibido 75.000 euros que podrá destinar a financiar las actividades de la ejecución del plan de negocio inicial, como por ejemplo el alquiler de espacios.

“Formulamos materiales a medida para que se utilice la maquinaria usada para transformar plásticos”
Clara Elisabeth Hardy Cofundadora de Oimo

Concretamente, se trata de un proyecto basado en la economía circular que permite la producción de un material biodegradable en el entorno marino y “con las mismas propiedades de muchos tipos de plásticos tradicionales”, según han explicado desde la Generalitat de Catalunya. La empresa catalana ya ha solicitado la patente de este material, diseñado para producir envases de un solo uso en el sector de la alimentación, anillas para las latas de bebida o recipientes de cosmética.

“El packaging tradicional es óptimo para proteger el producto y transportarlo, pero, una vez acomete su función, deshacerse de él es un problema, ya que los sistemas de reciclaje solo pueden reintegrar el 19% en el modelo circular”, ha recordado la cofundadora. Asimismo, desde Oimo han señalado que el proyecto también tiene “mucho potencial” en el ámbito del ecommerce y que “es menos pesado que el cartón”, lo que repercute de manera positiva en la reducción de la huella de CO2 en el transporte.

Las previsiones de la compañía sitúan la salida al mercado del producto para el próximo año

En este sentido, la empresa no elabora productos finales, sino que formula y diseña esta nueva materia primera biodegradable para adaptarla. Oimo prevé comercializarlo en 2021 a fabricantes de productos plásticos o a clientes finales. “Hasta hace bien poco la gente no se ha dado cuenta del gran impacto que el plástico genera para nuestro planeta, pero ahora todas las empresas son conscientes de la necesidad de reducirlo y la legislación también trabaja en este sentido”, ha señalado el director general de la empresa, Albert Marfà. “Hemos desarrollado un tipo de packaging sostenible, que pesa poco y que es fácil de trabajar”.