29 de noviembre de 2020 | Actualizado 14:08

Jungheinrich actualiza al alza sus previsiones financieras para finales de año

La evolución del negocio de la empresa de intralogística ha sido mejor de lo esperado durante los meses del verano
Jungheinrich

La empresa de intralogística y equipos de manipulación Jungheinrich ha mejorado sus previsiones para este ejercicio, después de que las modificara a la baja en julio, en vista de “una evolución del mercado y del negocio durante el verano mejor de lo esperado”, según ha señalado. De esta forma, estima situar su volumen de negocio entre los 3.500 y 3.700 millones de euros en 2020, una cifra 1.000 millones más alta que en los pronósticos anteriores. El consejo de administración parte de la base de que las medidas de mejora de la eficiencia y reducción de costes que introdujo seguirán influyendo de forma positiva en los resultados.

El Ebit de Jungheinrich se situará, previsiblemente, entre los 180 y 230 millones de euros, cuando la previsión anterior planteaba la horquilla entre 130 y 180 millones. “Además, esperamos no presentar ninguna deuda neta al cierre del ejercicio, sino alcanzar un activo neto muy por encima de los 50 millones de euros”, ha puntualizado la compañía. Este dato contrasta con su previsión anterior, en la que estimó que cerraría con una deuda neta muy por debajo de los 50 millones de euros.

La compañía aspira a aumentar su cuota del 20% del mercado europeo durante este ejercicio

A su vez, y en línea con las previsiones anteriores, la empresa mantiene su intención de mejorar ligeramente su cuota de mercado en Europa este año, en comparación al año fiscal de 2019, que se situó en el 20,2%. “Esta previsión se basa en el supuesto de que, hasta final de año, no habrá más confinamientos que impliquen el cierre de fábrica y de que la cadena de suministro permanecerá intacta para poder mantener los niveles de producción”, ha puntualizado Jungheinrich.

PEDIDOS POR VALOR DE 2.732 MILLONES DE EUROS HASTA SEPTIEMBRE
El grupo ha registrado hasta septiembre pedidos por un importe de 2.732 millones de euros, en comparación de los 3.014 millones obtenidos en el mismo periodo de 2019. Por su parte, la facturación ha alcanzado los 2.723 millones de euros, mientras que en 2019 alcanzó los 2.972 millones. A pesar de ello, la compañía ha calificado el resultado como “muy satisfactorio”. Finalmente, el Ebit del periodo ha sido de 150,2 millones de euros, un resultado por debajo de los 197,3 millones de euros hasta septiembre del año pasado.