26 de enero de 2021 | Actualizado 16:51

El precio del transporte repunta pese a la caída del diésel y los menores controles fronterizos

La contracción de capacidad y los desequilibrios de los flujos explican el aumento de precios en las rutas de España con Europa
E.M.

Las tarifas del transporte por carretera en Europa han aumentado el 1,2% de julio a septiembre, en comparación al trimestre anterior, hasta alcanzar los 1.102 euros de media. Con la apertura de las economías después del primer confinamiento, la demanda de este tipo de servicios se ha incrementado considerablemente, tal como ha apuntado la consultora Transportes Intelligence (Ti). De hecho, ha presionado al alza las cifras en tres cuartas partes de las rutas, a pesar de que los precios del combustible se mantienen bajos, con una caída del 4,8% intertrimestral y el 14,8% interanual, según Eurostat.

“Los estudios previos muestran que los cambios en el precio del diésel tuvieron un efecto razonablemente fuerte en las tarifas, pero no se ha traducido en una caída del precio en este trimestre”, han puntualizado desde la consultora. De forma similar, los costes relacionados con la implementación de controles fronterizos también han disminuido con la reapertura de Europa, pero el análisis ha constatado que esta circunstancia tampoco se ha reflejado en las tarifas.

“El ritmo de recuperación ha sido un driver clave en el incremento de los precios”, ha valorado el analista Andy Ralls (Transport Intelligence). “También ha posibilitado a los operadores de mercancías por carretera aumentar la capacidad, hecho que, a su vez, ha evitado que los precios suban mucho más”. No obstante, ha puntualizado que “el mercado aún no se parece al ‘’ precovid, con incertidumbres que persisten” y que “los transportistas con márgenes cortos buscarán mantener los precios altos en estas circunstancias”, por ejemplo, para compensar la posibilidad de no poder realizar cargas completas a la vuelta.

Asimismo, se da una correlación entre los kilómetros y el precio: en cuanto más larga es la ruta, más baja es la tarifa por kilómetro. No obstante, ha habido excepciones en el tercer trimestre a la norma, como en las rutas europeas París-Birmingham, Duisburg-Birmingham y Duisburg-Milán. Entre los motivos que lo justifican, se encuentra la falta de equilibrio en los volúmenes de ida y de vuelta, que propicia una situación en la que se debe pagar más para compensar.

LAS RAZONES QUE MANTIENEN AL ALZA LOS PRECIOS ENTRE ESPAÑA Y FRANCIA
Por su parte, los precios de ida y vuelta en la ruta Madrid-París han convergido en el tercer trimestre. Los dos se han visto incrementados respecto al periodo anterior, con una subida de las exportaciones a París del 1,8% y del 0,5% a Madrid. “El comercio entre ambos continúa siendo débil, pero muestra señales de recuperación, particularmente en el crucial sector automovilístico”, ha detallado el estudio. Por ejemplo, en julio registraron aumentos interanuales en nuevos vehículos, aunque la dinámica parece haberse esfumado en agosto y septiembre.

Entre los motivos que han mantenido al alza los precios, la consultora cita se la contracción de la capacidad. El número de compañías que proporcionan servicios de transporte y logística ha sido en septiembre el 7% más bajo que hace un año, provocando así una mayor concentración del mercado en una ruta en la que los transportistas españoles suman la mayor parte de los volúmenes.

De forma adicional, como las medidas de emergencia se levantaron en el tercer trimestre, las prohibiciones a los camiones se han vuelto a aplicar. “La relajación de las leyes permitió previamente servicios de transporte más rápidos”, ha señalado Transport Intelligence. “Sin embargo, con las restricciones de los domingos y en las vacaciones en la ruta principal a Francia, los transportistas han perdido competitividad”. En este sentido, otra ruta destacada es la de Madrid-Birmingham, cuyo precio se ha situado en 1.746 euros en la ida, la cifra más alta alcanzada en el estudio, y 1.539 en la vuelta.

PERSPECTIVAS PARA EL CIERRE DE 2020
La economía europea se recupera de un desplome atribuible a los confinamientos en la primera mitad del año y, aunque existen variaciones entre países, todos los mercados han mejorado hasta septiembre. A este respecto, el director de Datos e Investigación de la empresa Upply, colaboradora en el estudio, Thomas Larrieu, ha señalado que “mientras los volúmenes decrecieron el 60% en algunos países en abril, anticipamos un impacto más bajo en el segundo confinamiento decidido en diversos países europeos, ya que más negocios se mantendrán abiertos en esta ocasión”. Por ello, en relación al último trimestre, ha augurado “precios fijos e incluso aumentos en ciertos corredores”.

No obstante, en referencia a Gran Bretaña, el analista Andy Ralls ha valorado que “los precios subirán en las próximas semanas” ante la inminencia del Brexit. Ello podría conllevar “una precipitación de los volúmenes en el último trimestre”, aunque aún quedará por ver el efecto del confinamiento del país en los mismos.