27 de noviembre de 2020 | Actualizado 19:02

Biden traza un nuevo plan para revitalizar unas infraestructuras del transporte desfasadas

El presidente electo de EEUU se muestra crítico con la gestión de las infraestructuras y apostará por la sostenibilidad en su mandato
El presidente electo de EEUU, Joe Biden, y la vicepresidenta electa, Kamala Harris | Twitter de Joe Biden

La victoria del demócrata Joe Biden en Estados Unidos comportará un cambio de rumbo es múltiples estrategias y políticas de la era de Donald Trump al frente dela Casa Blanca. En el ámbito de las infraestructuras del transporte, el plan del presidente electo incluye una inversión de más de un billón de euros en diez años con un objetivo: revitalizar y aumentar la competitividad que, según sus propias palabras, “están, literalmente, desmoronándose”. Pese a ser una de las principales economías del mundo, el Foro Económico Mundial posiciona a Estados Unidos el décimo en cuanto a calidad de las infraestructuras se refiere.

Los próximos cuatro años serán decisivos, además de para modernizarlas, para pavimentar el camino que llevará al país hacia su neutralidad climática en 2050. A este respecto, la inversión en sostenibilidad y en nuevas tecnologías también juega un papel protagonista en el programa con el que Biden ha disputado las elecciones estadounidenses.


Joe Biden se ha propuesto crear infraestructuras más resilientes y reducir las emisiones de efecto invernadero, hasta alcanzar las cero emisiones de cara a 2050. Con este objetivo, prevé, entre otros, la instalación de 500.000 puntos de carga para vehículos eléctricos y el desarrollo de tecnología para baterías y almacenaje de energía. Por ello, también se requerirá la modernización de la red eléctrica del país.


Los demócratas proponen impulsar proyectos como el desarrollo de autopistas que permitan la carga de vehículos eléctricos mientras estos circulen. Además, buscan lanzar una nueva generación de tecnologías para camiones, barcos y aviones, basada en la reducción de las emisiones. También incluye actualizar un sistema de mercancías “especialmente desfasado” que comprende cambios, entre otros, en los corredores de mercancías, las instalaciones de cambio modal y los puertos.


La Administración Biden apoyará proyectos relacionados con el transporte de mercancías en el ámbito ferroviario, tanto en relación a una mayor intermodalidad como en la mejora de los tiempos de tráfico. También apostarán por avanzar en la electrificación del sistema y por la extensión de los corredores existentes.


El nuevo presidente electo doblará el presupuesto de los aeropuertos para su renovación. También impulsará diferentes programas y proyectos, entre los que destaca la implantación de la tecnología NextGen para mejorar la seguridad, modernizar el espacio aéreo y reducir retrasos y cancelaciones.


Casi el 20% de las carreteras estadounidenses se encuentran en malas condiciones. Biden propondrá invertir inmediatamente 42.110 millones de euros en su primer año de mandato para dar comienzo al proceso de reparación de las vías, autopistas y puentes. Además, también promocionará iniciativas para mejorar la seguridad de las autovías.

Además, supone un viraje de 360 grados respecto a las actuaciones de la Administración Trump, que continuará todavía en marcha hasta la designación definitiva de Biden el próximo mes de enero, y que se alinea con las políticas de la Unión Europea (UE). De hecho, desde Bruselas no han podido disimular sus preferencias ante la victoria del candidato demócrata. "La UE y los EEUU son amigos y aliados, nuestros ciudadanos comparten los vínculos más profundos. Estoy deseando trabajar con el presidente electo Biden", ha comentado la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von Der Leyen, tras los resultados electorales.

UN SISTEMA DE MERCANCÍAS "DESFASADO"
Cerca del 20% de las carreteras se encuentra en malas condiciones. Esta mala situación de la red viaria se une al retraso de cientos de miles de millones de euros de inversión en infraestructuras viarias. Ante esta dinámica, el plan de Biden propone invertir 42.110 millones de euros en su primer año de mandato para reparar vías, autopistas y puentes. Más allá de este programa de mantenimiento y conservación, el presidente electo también apostará por mejorar la seguridad de las autovías y alentará a los gobiernos locales a explorar nuevas tecnologías que contribuyan a reducir los accidentes, por ejemplo, mediante pavimentos inteligentes, comunicación entre el vehículo y la infraestructura o intersecciones conectadas.

"Nuestro sistema de mercancías se encuentra especialmente desfasado”, ha asegurado Biden en su campaña. Entre las cuestiones más acuciantes, la candidatura de Jose Biden y Kamala Harris cita la falta de gálibo en tunees centenarios que dificulta el paso de contenedores intermodales, el pavimento desgastado de las carreteras y los puertos por el paso de vehículos pesados y la falta de calado de muchos de los puertos estadounidenses que dificulta la entrada de buques de mayores dimensiones.

"Nuestro sistema de mercancías se encuentra especialmente desfasado”
Joe Biden Presidente electo de Estados Unidos

Con el objetivo de revertir la situación, el programa prevé doblar prácticamente el presupuesto destinado a programas de ayuda que se consideren clave para la competitividad, de 1.520 millones de euros a 2.950 millones anuales. En este sentido, la próxima Administración Biden ha anunciado que trabajará de forma estrecha con los fabricantes para priorizar las inversiones que mejoren las cadenas de suministro y de distribución, que reduzcan los costes del transporte e impulsen las exportaciones estadounidenses.

"Estamos listos para comprometernos con una mayor colaboración transatlántica", ha valorado, por su parte, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel. "Covid-19, multilateralismo, cambio climático y comercio internacional son algunos de los retos que Europa quiere abordar de forma conjunta". En relación a ello, una de las principales vías de las importaciones y exportaciones con Europa son los puertos, unos enclaves en los que Biden aumentará los fondos.

"Estamos listos para comprometernos con una mayor colaboración transatlántica"
Charles Michel Presidente del Consejo Europeo

En concreto, a través de la US Army Corps of Engineers se facilitarán 2.100 millones de euros anuales para fomentar proyectos de infraestructura para mejorar las instalaciones portuarias marítimas y las vías navegables. Además, Biden ha puesto énfasis en que las tasas portuarias deben destinarse a mejorar y modernizar sus recintos e instalaciones. Por otro lado, también ha explicado que impulsará acciones para "asegurar que la mercancía destinada a Estados Unidos se descarga en este país y no en puertos canadienses para evitar las tasas portuarias.

LA APUESTA DE BIDEN POR LA SOSTENIBILIDAD
Uno de los ejes del programa de Biden es su plan para lograr una revolución energética limpia, antítesis de lo propuesto por u rival en las urnas y actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump. "Si transformamos nuestros medios de transporte y las fuentes de energía que los propulsan, podemos realizar un progreso real para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero”, ha defendido el demócrata. Con esta finalidad, para fomentar el uso del vehículo eléctrico, ha anunciado la construcción de una red de carga eléctrica estatal dotada con 500.000 puntos para 2030.

Otras iniciativas en este ámbito pasan, por ejemplo, por la inversión de 4.210 millones de euros en cinco años para el desarrollo de tecnología de baterías y almacenaje de energía; o la promoción de la fabricación doméstica de vehículos eléctricos. De hecho, en el ámbito de la tecnología, la Administración Biden se plantea coordinar proyectos para probar la carga de vehículos mientras circulan por las autopistas y dará facilidades a las ciudades y estados para que lideren sus propios pilotos en este campo.

Además, una de las propuestas que afectan de forma más directa al transporte de mercancías es el lanzamiento de una nueva generación de tecnologías para camiones, el transporte marítimo o la aviación, basada en la reducción de las emisiones de carbono. Con un presupuesto de 336.860 millones de euros en diez años, los demócratas apostarán por la investigación e innovación en el ámbito de la energía limpia, así como por un programa de investigación federal centrado en reducir el coste de los biocombustibles, incrementar su densidad de energía o desarrollar motores que puedan propulsar a camiones de largo recorrido, aviones y buques.

La modernización de la red eléctrica será clave para la electrificación de flotas de transporte

Además, el programa electoral de Joe Biden especifica que colaborará con la International Civil Aviation Organization (ICAO) y con la Organización Marítima Internacional (IMO) para compartir estas tecnologías con otros países. No obstante, “la transición a la energía limpia no solo requiere de nuevas tecnologías y vehículos, sino que comprenderá una gran expansión de producción de energía renovable”. En este ámbito, será clave la modernización de la red eléctrica estadounidense para que sea “más inteligente, resiliente y preparada”, entre otros, con la integración de renovables.

UNA SEGUNDA REVOLUCIÓN FERROVIARIA Y LA RENOVACIÓN AEROPORTUARIA
El presidente electo se ha propuesto iniciar lo que ha calificado como “la segunda gran revolución ferroviaria”. El sistema ferroviario estadounidense se encuentra hoy en día por detrás del de Europa y China, tanto en seguridad como en velocidad, ha constatado el político demócrata. Por ello, confía en instaurar "el sistema ferroviario más limpio, seguro y rápido del mundo, para pasajeros y mercancías”, por ejemplo, con la inversión de una red ferroviaria de alta velocidad y la extensión de diferentes corredores clave. Para reducir la polución mediante el uso de este modo de transporte, trabajará también con compañías privadas de mercancías ferroviarias para continuar electrificando el sistema.

Respecto al transporte aéreo, ha valorado que “los aeropuertos tienen una necesidad desesperada de mejora”, especialmente en un país tan dependiente del modo aéreo para acortar sus bastas distancias. Biden doblará el presupuesto de los aeropuertos y lanzará un nuevo programa de becas para grandes proyectos de renovación. A la vez, apostará por la implementación de la tecnología NextGen para mejorar la seguridad, modernizar el espacio aéreo y reducir retrasos y cancelaciones.

Centro de preferencias de privacidad

Anuncios

Estadísticas

Google Analytics