29 de noviembre de 2020 | Actualizado 14:08

Los amarradores de Barcelona acercan posturas con Cemesa y Mooring

Sindicatos y empresas de amarre han avanzado en la negociación y se abre la puerta a desconvocar la huelga prevista para el 19 de noviembre
Cemesa

Los sindicatos de amarradores portuarios de Barcelona han avanzado en las negociaciones con las dos empresas de amarre presentes en el recinto, Cemesa y Mooring, tras el preaviso de huelga que los primeros anunciaron la semana pasada. Este principio de acuerdo se ha producido después de las reuniones mantenidas entre ambas partes en los últimos días y de forma paralela en ambas empresas. “Han respondido positivamente a parte de nuestras demandas”, han valorado fuentes próximas a las negociaciones. Entre otros, han citado los aspectos referentes al personal mínimo para que las guardias cuenten con un número determinado de personal.

De esta forma, aunque la convocatoria de huelga aún sigue en pie para el próximo 19 de noviembre, a las seis horas de la mañana, se abre la puerta a una posible desconvocatoria en los próximos días. A este respecto, los sindicatos han confirmado que la Autoridad Portuaria de Barcelona está siendo informada de los avances. “Se ha propuesto que, si aceptan las condiciones, el día 16 se implementarían los acuerdos para no llegar a la huelga”, han añadido fuentes próximas a las negociaciones.

Se ha propuesto que, si se aceptan las condiciones, el día 16 se implementarían para no llegar a la huelga

Los amarradores portuarios forman parte de las dos empresas citadas, Cemesa y Mooring, pero corresponden a tres sociedades diferentes. En este sentido, Cemesa está formada por la compañía y una sociedad limitada, Servicios de Lanchas y Amarres. Esta última es 100% propiedad de Cemesa desde 2004, pero en términos de representación legal dispone de un censo diferente.

Tal como señalaron los trabajadores a principios de la semana pasada, los motivos de su reivindicación responden a que “falta personal en la plantilla y ello conlleva un exceso de trabajo en los turnos que aumenta la fatiga, el riesgo de accidentes y lesiones por sobresfuerzo”. En este sentido, buscan “defender la salud y el empleo de los trabajadores, ya que las empresas llevan meses operando por debajo del pliego mínimo de contratación que establece la Autoridad Portuaria de Barcelona”.