30 de noviembre de 2020 | Actualizado 12:01

La pandemia propiciará un cambio de paradigma en la gestión de riesgos marítimos

Unctad prevé una caída del comercio marítimo internacional del 4,1% este año, mientras augura con reservas una subida del 4,8% en 2021
Unctad

El coronavirus ha puesto de relieve la necesidad de invertir en la gestión de riesgos, según ha señalado la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad) en su último informe. Para asegurar la resiliencia del sector marítimo, la entidad ha subrayado la necesidad de desarrollar planes que respondan a las crisis y aseguren la continuidad de los negocios con nuevas acciones y protocolos. Por ejemplo, para el shipping podría suponer el establecimiento de corredores prioritarios para gestionar mercancías críticas como alimentos, medicinas o equipamiento médico.

“Las lecciones aprendidas de la pandemia deberían servir de guía para una preparación informada y preparada para lo que pueda venir en el futuro”, ha señalado el organismo internacional en su Review of Maritime Transport 2020. En este sentido, la entidad también ha destacado la conveniencia de expandir la visibilidad de las cadenas de suministro, entre otros, con torres de control y herramientas que permitan predecir y analizar las posibles disrupciones. Acciones relevantes en este ámbito incluyen desde recoger y compartir información sobre posibles cuellos de botella hasta desarrollar pruebas de estrés para supply chains esenciales o habilitar marcos regulatorios que aseguren una mayor certidumbre.

Unctad propone que el shipping establezca corredores prioritarios para la gestión de mercancías críticas

“Después de la crisis financiera de 2008-2009, los gobiernos desarrollaron pruebas de estrés para supply chains específicas”, ha recordado Unctad. “Estos tests podrían llevarse a cabo en el contexto de políticas relacionadas con la creación de reservas estratégicas para valorar de manera adecuada los inventarios y las reservas de seguridad necesarias para prevenir carencias en el futuro”.

“El sector se encuentra en un momento fundamental al afrontar no solo preocupaciones inmediatas resultantes de la pandemia, sin también consideraciones a largo plazo”, ha añadido la entidad de las Naciones Unidas. “La gestión del riesgo y la construcción de resiliencia se están convirtiendo en un nuevo mantra”. En relación a ello, el virus también ha puesto de relieve la interdependencia de los países y sus economías y ha propulsado nuevas tendencias que transformarán el mundo marítimo.

LOS LEGADOS DE LA PANDEMIA

1.

Un cambio de paradigma hacia la gestión de riesgo y construcción de resiliencia, que se están volviendo mantras en las nuevas políticas y negocios

2.

Un cambio acelerado en los patrones de globalización y diseños de supply chain

3.

Nuevos comportamientos y gastos de consumo

4.

Una digitalización y desmaterialización reforzada

5.

Un incremento significativo en el uso de documentación comercial electrónica

6.

Los estándares y la interoperabilidad se han vuelto más importantes

7.

La ciberseguridad se ha vuelto una preocupación principal

8.

Ajustes en el transporte marítimo para adaptarse al nuevo panorama operacional

9.

Una mayor necesidad de respuesta con políticas coordinadas y sistémicas a nivel global

No obstante, el estudio advierte de los peligros de la relocalización de la producción, un rediseño de las cadenas de suministro que deberá ser evaluado. "Recortarlas puede reducir los costes de transporte y consumo de combustible, pero no inmuniza ante futuras disyunciones", ha indicado. Además, ha señalado que la contracción del PIB podría haber sido mayor con la renacionalización de las cadenas de valor globales, pues los confinamientos también afectaron a nivel doméstico.

"Mover la producción a casa o aproximarla es un proceso complejo que debería tener en cuenta otros factores que los costes laborales", ha defendido el organismo. "El debate en la globalización debería enfocarse en identificar las formas en las que los patrones de globalización no sostenible puedan mitigarse para generar más valor a un rango más amplio de economías”. En este sentido, uncida se muestra partidaria de la diversificación de las fuentes de aprovisionamiento.

SEIS ACTUACIONES POLÍTICAS PARA UN MUNDO DE POST-PANDEMIA

1.

Apoyar al comercio para que pueda mantener de forma efectiva su crecimiento y desarrollo

2.

Ayudar a remodelar la globalización para su sostenibilidad y resiliencia

3.

Promocionar la adopción de más tecnología y digitalización

4.

Utilizar los datos para monitorizar y dar respuesta en las actuaciones políticas

5.

Permitir sistemas de transporte marítimo ágiles y resilientes

6.

Mantener el momentum en la sostenibilidad, la adaptación al cambio climático y la construcción de resiliencia.

IMPACTO DEL CORONVIRUS EN LOS VOLÚMENES
Aunque las expectativas iniciales del shipping para el 2020 apuntaban a una mejora moderada respecto al año anterior, la crisis económica y sanitaria ha empujado a la baja todas las estimaciones realizadas. Para el presente ejercicio, Unctad augura que el comercio marítimo internacional caerá el 4,1%, mientras que prevé una recuperación del 4,8% interanual para 2021, con todas las reservas que tienen las previsiones ante las actuales incertidumbres del mercado.

No obstante, la evolución del transporte marítimo fue dispar antes de la pandemia. Mientras el volumen de comercio en las líneas entre Asia y Europa crecieron el 1,8% en 2019, otras rutas como las de América del Norte y Europa en dirección este se contrajeron el 5%, tras la escalada de tensiones comerciales entre la Unión Europea y Estados Unidos. Por su parte, el tráfico en los puertos de contenedores ha crecido el 2% en 2019, en comparación al 5,1% en 2018, con 811,2 millones de teus canalizados. Según la consultora Drewry, los volúmenes de los complejos portuarios podrían caer el 7,3% en el presente ejercicio, o hasta el 12% en un escenario negativo. De cara a 2021, la volatilidad es aún mayor y se contempla un abanico de entre el -3% y el +10%.

En el ámbito portuario, los recintos muestran hoy en día más interés en reforzar sus conexiones con el hinterland para acercarse a sus clientes, tal como ha destacado el Review of Maritime Transport 2020. Por ello, proveer acceso intermodal, almacenaje y otros servicios logísticos son algunas de las acciones que las autoridades portuarias están liderando par atraer volúmenes en el mercado local. En el segmento naviero, compañías como Maersk también muestran un interés creciente en integrar sus servicios con puertos y logística terrestre, una tendencia que se venía observando con anterioridad.