2 de diciembre de 2020 | Actualizado 6:21

Los amarradores de Barcelona desconvocan la huelga tras llegar a un acuerdo con las empresas

Los trabajadores de Cemesa ya han firmado el pacto y los de Mooring lo oficializarán el próximo 18 de noviembre en un acto de conciliación
Cemesa

Los trabajadores de amarre del puerto de Barcelona han llegado a un acuerdo con las empresas Cemesa y Mooring y han desconvocado la huelga que tenían prevista para el próximo jueves, 19 de noviembre. Tras la conciliación llevada a cabo esta mañana en el caso de Cemesa, sus amarradores han aceptado situar en nueve el personal mínimo por guardia y por maniobra mientras dure el periodo de alarma, vehiculándolo exclusivamente al amarre y desamarre de barcos. Asimismo, otro de los puntos clave ha sido pactar una inversión en medios materiales, con reclamaciones que fuentes cercanas a las negociaciones han calificado como “históricas”, por ejemplo, en el ámbito de los vehículos utilizados y su seguridad.

El acuerdo también contempla que se realice un seguimiento del tráfico marítimo en el enclave portuario, de manera que, si este aumentara, la empresa se adaptaría a las nuevas condiciones, una sugerencia propuesta por la Autoridad Portuaria de Barcelona. El próximo lunes, 16 de noviembre, se aplicarán las medidas, que también incluyen ampliar a un mínimo de 11 trabajadores por turno cuando se levante el estado de alarma. “Si se cumple, no es un mal acuerdo”, han valorado las fuentes cercanas a las negociaciones.

Los trabajadores de Mooring reclaman una contraprestación si el mínimo de trabajadores es inferior a 9

Por su parte, los trabajadores de la otra empresa de amarre en el puerto catalán, Mooring, no lograron alcanzar un pacto en la conciliación de ayer por la tarde. No obstante, tras la reunión mantenida esta mañana, se ha pactado un preacuerdo, que se ha firmado esta misma tarde. En este sentido, ambas partes refrendarán oficialmente el documento el próximo miércoles, 18 de noviembre, en un acto de conciliación ante el Cemac.

El contenido de las medidas reclamadas a ambas empresas es similar, pero los trabajadores de Mooring no incluyen la cláusula de la inversión, al considerarla innecesaria en su caso, y añaden un punto más que los de Cemesa: una contraprestación con un día de libre disposición a los trabajadores de un turno cuando este sea inferior a los nueve pactados. “Daremos un máximo de dos horas a la empresa para encontrar una persona que releve ese turno por fuerza mayor, por ejemplo, por alguien que llama a última hora porque no se encuentra bien o por un accidente laboral”, ha explicado el presidente del sindicato USTP, David Bermúdez.