27 de noviembre de 2020 | Actualizado 16:02

Cargobici analiza opciones para ampliar su presencia en Catalunya

La startup catalana contempla extender sus soluciones más allá de Barcelona, así como iniciar un nuevo proyecto con Cimalsa
Cargobici

La pandemia ha propiciado que muchas empresas aceleren su apuesta por la bicicleta para el reparto de última milla, una oportunidad que según el director general de Cargobici, Antonio José Domínguez, “puede cambiar la logística de nuestras ciudades”. De cara a 2021, la startup especializada en ciclologística aspira a asentar su base operativa en Barcelona, donde actualmente trabaja, entre otros, en el desarrollo de funcionalidades específicas para mensajería y recogida selectiva de residuos urbanos. “Se presenta por delante un año exigente, pero con muchas oportunidades, y queremos ser protagonistas del cambio de modelo logístico”.

Asimismo, Cargobici abordará de forma inminente un proyecto junto a la empresa pública Cimalsa. En concreto, la iniciativa contempla el conjunto de la cadena logística, partiendo del aprovisionamiento a una plataforma multimodal con acceso ferroviario para la posterior entrega a centros de distribución urbana. Por otra parte, Cargobici también busca extender sus soluciones más allá de Barcelona: “Queremos empezar con ayuntamientos valientes y decididos que controlen o vayan a controlar la carga y descarga en el interior de sus respectivas zonas de bajas emisiones”, ha recalcado Domínguez. “No queremos ofrecer parches, que ya ha habido muchos, sino una solución completa”.

“No queremos ofrecer parches, que ya ha habido muchos, sino una solución completa”
Antonio José Domínguez Director general de Cargobici

El auge de este tipo de vehículos de carga ha acelerado, asimismo, el desarrollo de innovaciones en el ámbito de la ciclologística como los cajones con frío negativo que utiliza Cargobici, y que le permite transportar entre -18 y +24 grados centígrados productos farmacéuticos o de supermercados, con autonomía de 16 horas sin recarga; o cajones de tres temperaturas: congelado, fresco y seco. Entre las ventajas de las bicicletas de carga, según ha detallado la compañía, se encuentra la mejora de la eficiencia y la sostenibilidad en toda la cadena de valor: “Es un vehículo barato para afrontar el reparto en los centros urbanos de las ciudades, sobretodo si lo comparamos con las furgonetas eléctricas”. En cuanto a las zonas óptimas para su uso, son idóneas las ubicaciones “con tráfico calmado, con limitación de velocidad a 30 kilómetros por hora, con restricciones a vehículos motorizados”.

La bicicleta de carga es el único vehículo de transporte de mercancías que tiene acceso a áreas restringidas

“La bicicleta de carga es el único vehículo de transporte de mercancías que tiene acceso a áreas restringidas”, ha concluido Domínguez. “Por ese motivo, las bicis de carga se han convertido en dominadoras en Alemania, cuna del automóvil, donde el año pasado se vendieron más cargobikes eléctricas que furgonetas eléctricas”.

LA APUESTA DE CARGOBICI POR LOS MICROCIMS
Cabe recordar que la colaboración de Cargobici con Cimalsa, asimismo, pasa por la implantación de su solución logística de última milla. Se trata de microplataformas de mercancías, modulares y de uso público, para realizar la rotura de carga desde las furgonetas o camiones hasta las ‘cargobikes’. En este sentido, aún no se han desarrollado los microcims que contemplaba el acuerdo, pero la compañía insiste en las ventajas de este tipo de soluciones. “Son espacios público-privados, que garantizan la igualdad en el acceso y la universalidad de los servicios, ya que estos espacios permiten también ofrecer herramientas para la ‘primera milla’ a los comercios de la zona, siendo un elemento dinamizador de la economía”, ha especificado Domínguez.