23 de enero de 2021 | Actualizado 17:04
BRANDED CONTENT

El Port de Barcelona ratifica su revolución tecnológica verde

El Port de Barcelona ratifica su revolución tecnológica verde

El Port de Barcelona apuesta por la innovación y trabaja para consolidarse como un smart port de referencia en el contexto mediterráneo y mundial. Más allá de promover su competitividad y reforzar su papel como motor de empleo y oportunidades en su área de influencia, el complejo portuario barcelonés también se ha marcado el objetivo de alcanzar la neutralidad de emisiones para el año 2050, así como reducir el 50% sus emisiones de CO2 en 2030 en relación a las de 2017. No obstante, estas metas no están exentas de retos, entre los que destaca su afán por liderar la revolución tecnológica y ecológica.

“La crisis generada por la Covid-19 nos ha hecho avanzar en tres meses lo que, de otro modo, habríamos tardado mucho tiempo”, ha reconocido el Port de Barcelona. “Esto que ahora hemos conseguido se mantendrá, porque las empresas han visto las ventajas de la digitalización y no volverán a la situación previa”. Por este motivo, en el entorno logístico, las que apuesten por usar la innovación como palanca para mejorar la flexibilidad de sus servicios, para hacer más eficientes las operaciones y para resolver con agilidad las peticiones de los clientes, contarán, según la entidad portuaria, con más y mejores oportunidades para competir.


Como referente en el desarrollo de un modelo de puerto inteligente, el Port de Barcelona utiliza la automatización y tecnologías innovadoras como la inteligencia artificial (IA), digitalización, big data, Internet de las Cosas (IoT) y blockchain para mejorar su rendimiento. En este sentido, basa su éxito en la colaboración, por lo que facilitar las actividades comerciales y logísticas de forma sostenible es uno de sus objetivos prioritarios. Un ejemplo es su participación en el Smart City Expo World Congress, donde desde el año pasado organiza el ‘Smart Ports: Piers of the Future’ junto a los puertos más avanzados del mundo en este ámbito. Además de Amberes, Hamburgo, Los Ángeles, Montreal y Rotterdam, la edición de este 2020 también ha contado con el puerto de Busan, el sexto del mundo en movimiento de contenedores. No obstante, en esta ocasión se celebró en formato online, del 17 al 18 de noviembre, debido a la Covid-19, bajo el lema ‘Thinking Ahead, Globally’.

“Nuestra apuesta por incentivar la innovación incluye la plataforma OpenPort que, bajo el concepto de innovación abierta, pretende desarrollar sistemas de cooperación entre startups y la comunidad portuaria para buscar soluciones innovadoras”, ha señalado el Port. Dentro de esta iniciativa, se enmarcan proyectos como el PortInnova, Smart Catalonia Challenge o el Pier01.


La estrategia del Port de Barcelona también pasa por su compromiso con los objetivos fijados por la Unión Europea (UE) y por la Organización Marítima Internacional (IMO) para la reducción de emisiones, así como con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas. Uno de los principales proyectos en este ámbito es el Power-to-Ship, el proyecto de electrificación de muelles del puerto. Asimismo, también lidera un grupo sobre electrificación en el marco del World Ports Climate Action Program (WPCAP). Por otra parte, destaca su apuesta por la movilidad eléctrica y la promoción del gas natural licuado (GNL) como combustible alternativo para barcos, camiones y maquinaria de terminal.

Asimismo, un ejemplo de los resultados conseguidos en los últimos cinco años es la reducción del 20% de las emisiones de CO2, hecho que ha convertido a Barcelona el primer puerto del mundo en conseguir la estrella de la iniciativa Lean & Green de la Asociación de Fabricantes y Distribuidores (Aecoc). En concreto, la consultora Ernst & Young ha certificado que el Port de Barcelona ha alcanzado el objetivo de reducción de las emisiones en el periodo, utilizando como indicador la huella de carbono de la infraestructura y la consecución del plan de acción establecido junto a Aecoc.


Una de las claves a corto y medio plazo del Port de Barcelona es la generación de puestos de trabajo. “Podemos crearlos si hay sintonía con el resto de administraciones”, ha destacado. Un ejemplo es el Plan Estratégico 2025 del Port Vell, que es el resultado de una reflexión profunda, en la que han participado instituciones públicas y privadas, organizaciones, asociaciones, centros educativos y culturales y empresas. Con una inversión aproximada de 55 millones de euros, uno de los objetivos del Plan es impulsar la dinamización económica de esta zona del Port de Barcelona.

En el caso del Port de Barcelona, su afán para desarrollarse como un smart port posibilita una respuesta urgente y coordinada para generar nuevas oportunidades. Una apuesta que viene de lejos, gracias a la suma del esfuerzo de miles de profesionales y de herramientas que permiten dar cumplimento a las necesidades de la cadena logística, como es el caso de su Port Community System (Portic). “Durante la pandemia, ha demostrado ser un instrumento esencial que ha permitido a muchos trabajadores de la comunidad portuaria trabajar desde su casa con la misma efectividad”, ha señalado el puerto. “Por ello, y para garantizar su futura evolución, estamos preparando una gran inversión en la plataforma para dotarla de más efectividad, flexibilidad y fiabilidad”. A esto se le suma el desarrollo de un gran número de aplicaciones para la comunidad logística-portuaria, como Tiempo de Acceso, Portlinks, CTA o Smart Maritime Traffic Management.

Estamos preparando una gran inversión en nuestro Port Community System para dotarlo de más efectividad, flexibilidad y fiabilidad

Por otro lado, el Port de Barcelona desarrolla un importante Plan de Telecomunicaciones para tener desplegada la nueva red 5G de alta capacidad en 2023. Con una inversión de 10 millones de euros, permitirá una creciente automatización de las herramientas de gestión. Además, también apuesta por el uso de visión artificial, que ya utiliza en la predicción del tiempo de espera en las terminales o para reconocer los contenedores que se mueven por ferrocarril. A su vez, en relación con la seguridad, trabaja en planes de contingencia y resiliencia junto a las empresas de la comunidad portuaria. Compartir la información, alertas rápidas de incidentes y buenas prácticas de ciberseguridad son clave a la hora de minimizar impactos en la cadena de suministro. “Como ambición para los próximos años, queremos establecer un espacio de conexión coordinado para dar una respuesta unificada a las amenazas que se presenten”, ha adelantado el Port de Barcelona.

¿En qué trabaja el puerto
para liderar la revolución digital?

RUMBO HACIA UN PUERTO VERDE

En referencia a la sostenibilidad, el puerto está llevando a cabo una transición hacia un nuevo modelo energético basado en una economía limpia y circular, en la que se reduzcan los residuos y las externalidades de los procesos de producción. Para ello, trabaja para potenciar la eficiencia y el ahorro energético de sus edificios. Entre las acciones más recientes en este ámbito, se encuentra la mejora de la gestión energética del edificio World Trade Center, con la instalación de luminaria LED y sensorización del encendido y apagado. Asimismo, el Port de Barcelona también lidera mejoras en la red de alumbrado público con la incorporación de luces LED y una mejor gestión de los horarios con diferentes intensidades de encendido. En la actualidad, el puerto comercial ya dispone de entre el 30% y el 40% del alumbrado dotado con luminaria LED.

El puerto comercial ya dispone de entre el 30% y el 40% del alumbrado dotado con luminaria LED

En referencia a las concesiones de espacios portuarios, así como en el caso de los buques que atracan en puerto, el Port de Barcelona ofrece bonificaciones a los que presenten un mejor comportamiento ambiental. Se promocionan aquellos combustibles más limpios para la movilidad de mercancías por barco, camión y maquinaria de la terminal. Por ejemplo, el gas natural se promueve desde 2014 y, actualmente, el Port de Barcelona es uno de los pocos en Europa en realizar el suministro de GNL de forma regular a tres ferrys y dos cruceros. En este sentido, el Port de Barcelona se adhirió al programa World Ports Climate Action (WPCAP) en 2018.

Por otra parte, el ente portuario catalán también apuesta por la generación fotovoltaica en cubiertas y superficies de la zona portuaria que posibilitarán 92 MW de potencia pico con una producción de unos 120 GWh anuales. En este sentido, la inversión total de la iniciativa privada en la instalación de cubiertas en todo el recinto portuario sería del orden de 50 millones de euros. Desde 2017, la totalidad de la electricidad que consume el Port de Barcelona y sus empresas asociadas (Port Vell, WTC y Cilsa) dispone de un certificado de garantía renovable y, hoy en día, representa el 10% del consumo total que se produce en el recinto portuario. Entre las actuaciones a destacar, a su vez, se sitúa la instalación de renovables en el Moll de Pescadors y en el edificio PIF.

Además, el Port también fomenta el consumo compartido a partir de comunidades energéticas que puedan generar y consumir sin depender de la red de distribución. En relación a ello, se ha propuesto crear una red eléctrica inteligente, con la creación de una smart grid para integrar varias fuentes y escoger en cada momento la más conveniente. De esta forma, la iniciativa se suma a su compromiso de electrificar los muelles donde escalan los barcos.

El Port de Barcelona también ha expresado su voluntad de fomentar el vehículo eléctrico para flotas del puerto, vehículos de trabajadores y aquellos dedicados al transporte de mercancías. De las aproximadamente 100 unidades de su flota, 40 ya son eléctricas. Para favorecer el uso de los vehículos eléctricos, el enclave portuario tiene previsto extender la red de puntos de recarga.

EMISIONES DE CO2 ANUALES EMITIDAS EN
EL RECINTO PORTUARIO DE BARCELONA

Cabe destacar que el Port de Barcelona está adherido desde 2012 a los Acuerdos Voluntarios de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEH) promovidos por la Oficina Catalana de Cambio Climático (OCCC). Asimismo, en relación a los nuevos combustibles, hace dos años que trabaja junto a otros puertos del mundo en iniciativas relacionadas con la descarbonización y que incluye el estudio del hidrógeno y portadores de hidrógeno como el amonio, el metanol o el biogás. En materia de innovación, y de la mano del Instituto de Investigación en Energías de Catalunya, ha empezado a estudiar el papel del hidrógeno y otros combustibles limpios derivados para el transporte terrestre y marítimo de mercancías.