17 de octubre de 2021 | Actualizado 6:29

Más de la mitad de las empresas españolas invierten en mejorar la resiliencia de su supply chain

Un informe de Capgemini asegura que las empresas españolas prevén aumentar inversiones para adaptarse a la nueva normalidad tras el Covid-19
PxHere

Un estudio de la consultora Capgemini cifra en más de la mitad las empresas españolas, concretamente el 61%, que han aumentado -o prevén incrementar próximamente- su volumen de inversión para mejorar la resiliencia de la cadena de suministro. Este porcentaje se sitúa por encima de la media mundial. El análisis de la consultora sobre cómo ha afectado la crisis del Covid-19 a la cadena de distribución a nivel global también concluye que el 73% de compañías empresas españolas considera necesario que sus cadenas de suministro se puedan adaptar a la nueva normalidad, frente al 66% mundial. 

La inversión resulta un factor clave para incrementar la resiliencia de la cadena de suministro y las empresas han comenzado a tomar conciencia de ello. Las que adquieren nuevas tecnologías destinan el 47% de sus inversiones a la automatización y el 39%, a la robótica, si bien el internet de las cosas y la inteligencia artificial también figuran entre los principales ámbitos en los que se centran las compañías. También se prevé que las inversiones en determinadas tecnologías clave para desarrollar la resiliencia a largo plazo —como las torres de control, que permiten mejorar la visibilidad, y los gemelos digitales, que contribuyen a la planificación frente a imprevistos— se aceleren a un ritmo menor frente a otras.

Este informe refleja, asimismo, que más del 80% de las empresas a nivel internacional ha declarado que sus cadenas de suministro se han visto perjudicadas por la crisis sanitaria y una amplia mayoría ha experimentado dificultades en todos los aspectos de su operativa. La pandemia les ha obligado a priorizar la resiliencia de la cadena de suministro y dos tercios (66%) han afirmado que su estrategia de cadena de suministro tendrá que cambiar considerablemente para adaptarse a la nueva normalidad. Tan solo el 14% de las empresas consultadas por Capgemini prevé retomar su modelo operativo habitual. 

En este sentido, las empresas son cada vez más conscientes de la necesidad de incrementar la flexibilidad y agilidad de las cadenas de suministro para poder reaccionar y adaptarse con rapidez a las posibles disrupciones. De hecho, el 68% de las compañías ha afirmado que la crisis actual las ha obligado a adaptar sus modelos de negocio, mientras que el 62% ha subrayado que su prioridad es incrementar la resiliencia de la cadena de suministro tras la pandemia de Covid-19.

En España, las cadenas de suministro se adaptaron más rápidamente de la crisis que en otros países, donde el 93% lo hizo en seis meses o menos. A nivel global, el 55% de las empresas ha tardado entre tres y seis meses en recuperarse de las disrupciones sufridas en la cadena de suministro este año, mientras que el 13% aún prevé que tardará entre seis meses y un año en hacer lo propio. 

Durante este ejercicios, el tejido empresarial ha tenido dificultades para responder con rapidez al incremento de las disrupciones y devolver la estabilidad y fiabilidad a sus operaciones. Las firmas consultadas en los sectores de distribución, productos de consumo, fabricación discreta y ciencias de la vida mencionaron múltiples retos en sus cadenas de suministro. La mayoría se ha enfrentado a desafíos en todos los aspectos de su operativa, como la escasez de materiales/componentes clave (74%), retrasos en los envíos y plazos de entrega más largos (74%), dificultades a la hora de ajustar la capacidad de producción en respuesta a la fluctuación de la demanda (69%) y problemas para planificar en un contexto de volatilidad de la demanda de los consumidores (68%).

LA SOSTENIBILIDAD SE MANTIENE COMO ASPECTO PRIORITARIO
La inversión en sostenibilidad también se incrementará considerablemente debido a la pandemia. De hecho, más de tres cuartas partes de las empresas (77%) son conscientes de la necesidad de efectuar cambios y afirman aumentar sus inversiones en la sostenibilidad de la cadena de suministro a tres años vista, con la logística y la producción como segmentos prioritarios. Este cambio no solo se ve impulsado por la crisis, puesto que las empresas son cada vez más conscientes de los cambios en las preferencias de los consumidores, que se muestran a favor de las alternativas ecológicas y están dispuestos a demostrarlo con sus decisiones de compra, según Capgemini.