21 de octubre de 2021 | Actualizado 19:02
ICL Iberia

La nueva terminal de ICL Iberia en Barcelona acoge a su primer megabuque

El buque tipo supramax ha transportado más de 50.000 toneladas de sal de las instalaciones de la compañía en Bages al Reino Unido

Las nuevas instalaciones de ICL en el puerto de Barcelona ha recibido su primer megabuque, un supramax de unos 200 metros de longitud y 32 de anchura. La embarcación ha atracado en la terminal para realizar una carga de 51.700 toneladas de sal, que serán transportadas de las instalaciones de ICL en Bages (Barcelona) hacia el Norte de Inglaterra. Se trata del primer buque de estas dimensiones que la terminal carga “gracias al incremento de la demanda de sal de carreteras, en especial en el mercado del Reino Unido”, según ha explicado. En este sentido, la instalación ya funciona a pleno rendimiento tras las pruebas realizadas en los últimos meses.

“Encargos como este son una muy buena noticia, no solo por el incremento de ventas que supone, sino también por las implicaciones en materia de eficiencia y sostenibilidad, así como para dar empuje a la salida de las reservas de sal de nuestros depósitos salinos”, ha destacado el director general de ICL Iberia, Carles Aleman. “Demostramos así que la eficiencia logística permite abrir otros mercados incluso con productos económicos como la sal”.

“La eficiencia logística permite abrir mercados incluso con productos económicos como la sal”
Carles Aleman Director general de ICL Iberia

En concreto, la carga, que se ha efectuado con una de las dos grandes grúas de esta terminal, estaba compuesta de sal de carretera de diferentes tipos: de mayor grosor para el mercado escocés y más fina para el mercado inglés. “El Reino Unido se ha vuelto un mercado muy importante para nosotros, con un crecimiento en el último año de más del 15%”, ha destacado ICL Iberia. En relación a ello, la compañía prevé la llegada de más megabuques a lo largo del invierno y ha recordado que las nuevas instalaciones se han construido para operaciones de esta magnitud, con el objetivo de incrementar la eficiencia y la sostenibilidad de la compañía. Un solo megabuque puede sustituir a varios más pequeños de unas 10.000 o 15.000 toneladas, que hasta ahora ha sido la carga habitual.