28 de enero de 2021 | Actualizado 18:01

El puerto de Barcelona ensaya su capacidad de reacción con un simulacro de vertido

El ejercicio forma parte de la política de prevención y minimización de riesgos en el ámbito del medio ambiente y la seguridad del puerto
Simulacro de vertido en aguas abiertas | Puerto de Barcelona

La Autoridad Portuaria de Barcelona ha realizado un simulacro de vertido en aguas abiertas para evaluar el tiempo y capacidad de respuestas de los implicados en estas operativas. El simulacro ha comportado la activación del plan interior marítimo (PIM), cuyo objetivo es la lucha contra la contaminación marítima, en un ejercicio que forma parte de la política de prevención y minimización de riesgos en el ámbito del medio ambiente y la seguridad del puerto de Barcelona.

Tal como han explicado desde el puerto, el ejercicio se ha organizado con una cronología concreta. Primero, una embarcación ha detectado un vertido contaminante en aguas abiertas, entre la bocana Sur y la zona de fondeo. Entonces, el centro de control del puerto ha contactado con el jefe de medio ambiente, que ha activado la alerta PIM y ha ordenado a una embarcación del servicio de amarre que se traslade para realizar la verificación y evaluación. Una vez verificado, se ha activado la fase de emergencia cero del PIM y se ha comunicado a todos los implicados, así como se ha movilizado un remolcador que ha cargado la barrera anticontaminación del puerto y se ha trasladado hasta el vertido. En este sentido, el remolcador ha rodeado el vertido y se ha colocado un aspirador o skimmer para retirarlo.

El simulacro se ha realizado con la participación del centro de control de la policía portuaria, que se ha encargado de coordinar las comunicaciones; la compañía de amarres Cemesa; la compañía de remolcadores Rebarsa; y el departamento de medio ambiente del puerto de Barcelona. Una vez finalizado el mismo, los implicados han evaluado el conjunto del ejercicio. “Para los organizadores ha sido especialmente importante conocer los tiempos necesarios para completar cada una de las actuaciones y saber si los medios utilizados son suficientes y adecuados”, ha concluido la autoridad portuaria.