6 de mayo de 2021 | Actualizado 18:06

Los transportistas auguran el inminente colapso en las fronteras inglesas por el Brexit

Tanto si hay acuerdo como si no, crece la preocupación de la supply chain sobre los tiempos de entrada y salida del Reino Unido
Camiones en el puerto de Dover | iStockphoto

Han transcurrido ya más de cuatro años desde que el Reino Unido acordó su salida de la Unión Europea y, a 15 días de su materialización definitiva, aún no se ha cerrado el proceso. Transportistas y cargadores coinciden al señalar los aspectos más críticos que se darán a partir del próximo 1 de enero, y que ya últimamente se han comenzado a percibir en las fronteras inglesas. “Tenemos garantizado un colapso a pesar de los esfuerzos que se están realizando”, ha vaticinado el secretario general de la Confederación Española de Transporte de Mercancías en el ámbito de los refrigerados (CETM Frigoríficos), Manuel Pérez-Carro, en unas jornadas organizadas por la Autoridad Portuaria de Bilbao y SPC Spain. “Tanto si hay acuerdo como si no, la preocupación estará en el incremento de tiempo necesario para realizar el transporte en las entradas y salidas”.

La secretaria general de la asociación de cargadores Aeutransmer, Nuria Lacaci, ha advertido que “hay una flota actual de 8.000 camiones que intercambian con el Reino Unido y únicamente se han concedido 800 autorizaciones para el transporte internacional de mercancías”. La situación de vulnerabilidad del 90% restante, por lo tanto, ha llevado a que cada vez más se busquen alternativas intermodales para llegar a las islas británicas, motivo por el que los ponentes han augurado un incremento del transporte marítimo de corta distancia en los próximos meses.

“Unos 8.000 camiones intercambian con Reino Unido y se han concedido 800 autorizaciones”
Nuria Lacaci Secretaria general de Aeutransmer

“No hay ni un solo cliente que nos diese la oportunidad de mostrarle la intermodalidad y nos haya dicho luego que no estaba a la altura de sus expectativas”, ha valorado el director general de la región Iberia de Ewals Cargo, Pedro López Muniesa. En el caso de esta compañía multimodal, el mercado inglés supone el 25% de su facturación, pero la utilización del Eurotúnel es residual, sin llegar al 5% del total. “Esto nos permite llegar al Brexit de manera más relajada en comparación a las empresas que utilizan solo la vía terrestre, pero tenemos clientes que nos piden esta autorización y no la conseguiremos”. Asimismo, López ha reconocido que “nos ha costado muchísimo convencerles para que prueben la multimodalidad”, pues siempre ha habido “mucho miedo” al uso de servicios como el ferrocarril o el barco por parte de los clientes que históricamente utilizan la carretera.

“La multimodalidad nos permite llegar al Brexit de manera más relajada que a otras compañías”
Pedro López Director de Ewals Cargo Care en España y Portugal

Estos colapsos se pueden observar, según los ponentes, en la entrada del Eurotúnel o en los embarques de los ferries en algunos puertos. “La falta de infraestructuras para acoger a tantos camiones hará que los vehículos y transportistas se acumulen en las vías portuarias y en la autopista A16”, ha señalado Manuel Pérez-Carro. En relación a ello, la directora regional de Containerships (CMA CGM), Virginia Navarro, ha comentado que “nuestra intención es reforzar no tanto el número de salidas, sino introducir más barcos que alivien la previsible congestión, por lo menos en las primeras semanas”.

“La falta de espacios hará que los camiones se acumulen en los accesos portuarios y autopistas”
Manuel Pérez-Carro Secretario general de CETM Frigoríficos

Por otra parte, Pedro López ha apuntado que, pese a la reorganización de la supply chain de los actores implicados, “nos hemos encontrado el problema de que los cargadores, que son los que tienen que poner la mercancías, no se están preparando”. A ello, Nuria Lacaci ha defendido que “hemos intentado hacerlo, pero muchos operan solo en el ámbito europeo y no están habituados a estos trámites”. En cambio, “hay otras grandes empresas de ámbito internacional que no tendrán problema en el caso extremo de que Gran Bretaña sea un tercer país a todos los efectos”. En este sentido, la secretaria general de la asociación cargadora ha añadido que “se nos vienen encima muchas cuestiones que cada uno ve desde una óptica”, pero que “es una gran oportunidad para el short sea shipping”.

“A estas fechas, todos esperábamos haber tenido un acuerdo comercial con Reino Unido”, ha reconocido, a su vez, la jefa de dependencia regional adjunta de Aduanas, Arantza Inchausti. “No es así y, si se alcanza, será un acuerdo ‘in extremis’ que no tendrá un carácter ambicioso y, por lo tanto, es previsible y deseable que en los próximos años se vaya a seguir negociando para llegar a acuerdos comerciales más amplios”. En concreto, respecto a las formalidades aduaneras, serán generalmente las mismas con y sin acuerdo, con dos excepciones: el tipo de arancel y el origen. No obstante, la Comisión Europea ha realizado una propuesta de reglamento, pendiente de ratificación por el Parlamento, que contempla el mantenimiento de las conexiones básicas entre el Reino Unido y la UE durante seis meses, siempre que el primero garantice lo mismo a los transportistas comunitarios.

“Por nuestra experiencia y nuestra amplitud en el puesto de control fronterizo, pretendemos captar algunos de los tráficos que se vean colapsados en otras cadenas logísticas”, ha señalado, a su vez, el presidente de la Autoridad Portuaria de Bilbao, Ricardo Barkala. Se trata de encontrar alguna oportunidad de una situación que “a todas luces es una mala noticia”, tal como ha explicado, especialmente para el puerto bilbaíno, que concentra cerca del 30% del transporte marítimo del Estado y es el primero en España en tráfico con los ingleses. “Hemos estado preocupados y, sobre todo, ocupados, para prepararnos para este momento”, ha concluido Barkala.