18 de abril de 2021 | Actualizado 9:43

La falta de suministro de semiconductores obliga a Seat a flexibilizar la producción

Anfac no tiene constancia de que este déficit de componentes esté afectando al resto de plantas automovilísticas españolas
Factoría de Seat en Martorell (Barcelona) | Seat

La dirección de Seat y los representantes de los sindicatos han negociado implementar medidas de flexibilidad con el objetivo de reorganizar la producción en la planta de Martorell (Barcelona) por la restricción global en el suministro de semiconductores. La compañía automovilística ha señalado que, como resultado del Covid-19, los principales fabricantes de semiconductores reasignaron su producción a otros sectores, como la electrónica de consumo. Sin embargo, “la rápida recuperación del sector del automóvil ha provocado que la industria, incluido el grupo Volkswagen, se enfrente a una escasez de los componentes eléctricos necesarios”. La Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) no ha detectado este problema en el resto de factorías españolas. De hecho, algunas plantas, como la de Volkswagen en Navarra, han señalado que continúan “con su plan de producción establecido para 2021”.

Los fabricantes de semiconductores reasignaron su producción a otros sectores, según Seat

En el caso de Seat, la planta de Martorell reorganizará su planificación a partir del 25 de enero y hasta el mes de abril. Así, la línea 2 reducirá el ritmo de producción de tres a dos turnos, mientras que la línea 1 lo incrementará a tres turnos a pleno rendimiento por el éxito comercial del modelo Ibiza y del Arona. La compañía ha indicado que también aplicará medidas de flexibilidad en los centros de Barcelona y de componentes. El fabricante prevé recuperar a lo largo de 2021 todo el volumen de vehículos que no se produzca durante estas semanas por la falta de suficientes semiconductores. En este sentido, aumentará “a partir del segundo cuatrimestre el volumen diario de producción de la familia del León y del Formentor por el incremento en la demanda de estos modelos”.

Para compensar la suspensión temporal de una parte de la producción, el fabricante del grupo Volkswagen ha planteado a los sindicatos negociar un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE), que se aplicaría a partir del 25 de enero. El alcance y las condiciones del mismo se determinarán durante la negociación. El vicepresidente de Recursos Humanos y Organización de Seat, Xavier Ros, ha afirmado que la restricción “del suministro de semiconductores exige flexibilizar los planes de producción. Somos optimistas respecto a las perspectivas para el conjunto de 2021, que son positivas por la alta demanda de los modelos fabricados en la planta de Martorell”. Por su parte ,el presidente del comité intercentros y secretario general de UGT en Seat, Matías Carnero, ha señalado que el Covid-19 “nos obliga a tomar una vez más una decisión imprevista. Ahora tenemos que ajustar la producción, intentando minimizar al máximo los efectos negativos para la plantilla, con el objetivo de incrementarla a partir del segundo cuatrimestre”.