19 de enero de 2021 | Actualizado 11:14

Competencia amenaza con inspecciones a Correos por incumplir el servicio universal

El organismo regulador vuelve a denunciar que los servicios de paquetería no presentan unos precios asequibles en comparación a los de Europa
Correos

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), a través de su dirección de Transportes y del Sector Postal, ha expresado su intención de adoptar “medidas de investigación por el posible incumplimiento por parte de Correos de los principios relacionados con la prestación del servicio postal universal”. el ente regulador así lo ha manifestado en su última resolución para revisar los precios de los servicios postales prestados por Correos bajo régimen de obligaciones de servicio público para el año 2021.

El organismo ha detectado, tal y como ha sucedido en ejercicios precedentes, que el “paquete doméstico hasta 20 kilogramos (Paquete Azul) y el paquete con destino a Europa (paquete exportación económico) no presentarían unos precios asequibles para los clientes en comparación con los precios medios que se pagan por estos servicios en la Unión Europea”. Además, la CNMC ha señalado que el incremento “notable del precio de la carta ordinaria con destino Europa desde 2015, que se sitúa actualmente en el nivel de precio medio europeo, sugiere continuar una estrecha vigilancia en los próximos años”.

Competencia ve indicios de que Correos incumple la normativa de orientar sus precios a los costes reales

En su análisis, el organismo regulador de los mercados y la competencia ha llegado a la conclusión de que los precios con descuentos que Correos aplica en 2021 a grandes clientes (empresas y administraciones públicas) “para sus envíos masivos se situarían muy por debajo de sus costes, en una proporción superior al ahorro de costes que generarían tales clientes”. La CNMC concluye, por lo tanto, que existen “indicios de que Correos incumple con una de sus obligaciones que le marca la normativa a la hora de fijar sus tarifas: la de orientar sus precios a los costes reales que le supone prestar el servicio”. Esta política de descuentos a grandes clientes ha sido cuestionada por el organismo en sucesivas resoluciones desde 2014, ha recordado Competencia.