27 de octubre de 2021 | Actualizado 15:48

La levitación tocará tierra en la logística española este año

Zefrict testará su sistema de repulsión magnética en una primera prueba de concepto que realizará en Castilla La Mancha
Parte del equipo de la startup española | Zefrict

La startup española Zefrict iniciará este 2021 su primera prueba de concepto en un entorno real. La compañía ha desarrollado un sistema de repulsión magnética que permite transportar la mercancía de forma más rápida y eficiente que mediante los sistemas convencionales. Próximamente, se testará en una empresa especializada en paletería de Castilla La Mancha. Después de superar con éxito las pruebas realizadas en laboratorio con esta tecnología, su objetivo es introducirla en la operativa diaria del sector y validarla como producto final para aportar a los clientes competitividad en ámbitos como la reducción de costes, tiempo y mejora de la seguridad.

Para su primera prueba de concepto, Zefrict optará por su instalación en una empresa con operativa de palets. En este sentido, mientras un palet acostumbra a pesar entre 1.000 y 2.000 kilos, en el caso de los contenedores pueden llegar a los 20.000 de media. De esta forma, la startup prevé cerrar el acuerdo en el primer trimestre de 2021, de forma que posteriormente pasaría a la fase de implantación.

Zefrict prevé cerrar este primer trimestre un acuerdo para probar su sistema en una empresa de paletería

“Estamos negociando con un par de compañías, todavía no tenemos seguro con quién la realizaremos”, ha explicado el creador de esta tecnología, Andrés Moreno. Todas ellas se ubican cerca de la zona donde se localiza la startup, pues al ponderar los recursos “no es lo mismo montar una prueba en Castilla La Mancha, a 50 o 100 kilómetros, que desplazar todo el prototipo a 500 kilómetros”. Zefrict también ha mantenido conversaciones con otro tipo de empresas cuyo producto final va en palet, como es el caso de las botellas de vino, “pero de momento es mas difícil de combinar con los procesos de producción y lo hemos dejado para una segunda fase”, ha añadido.

De hecho, en una visita que la startup realizó a una bodega con un sistema de almacenaje en estantería ya automatizado, “estuvimos hablando para transportar palets desde la zona donde se acaba el producto hasta la de almacenaje”, en una línea prácticamente recta de unos 20 metros. En este caso, uno de los motivos por los que Zefrict despertó el interés de la bodega fue “porque toda la parte de la producción se veía y se enseñaba a los clientes y a las empresas les interesa usar tecnología que esté a la última en innovación”.

“Aún hay gente a la que le cuesta de entender nuestro concepto, pero este año será clave para darnos visibilidad”
Andrés Moreno Creador de Zefrict

En cuanto a la posibilidad de implementar su solución para la carga en puertos y aeropuertos, “hemos ido avanzando en estos dos campos de la logística”. De hecho, Zefrict se ha presentado a algunos concursos hasta día de hoy, como la convocatoria del fondo Puertos 4.0. Sin embargo, Andrés Moreno ha reconocido que “de momento es más fácil de implementar en el sector de la paquetería, sobre todo para mover el prototipo”.

UN 2021 PARA RECUPERAR EL PARÓN DE 2020
Aunque Zefrict no ha trabajado al ritmo esperado por el impacto de la pandemia, “hemos tenido bastante buena acogida en el sector”, según ha detallado su impulsor. De hecho, el coronavirus estalló cuando Zefrict iba a darse de alta para empezar a trabajar con un cliente. “Por cuestiones que ya conocemos, todos lo tuvimos que dejar parado y de momento no lo hemos retomado por cómo ha afectado la pandemia a la empresa”. No obstante, la startup se reorganizó de forma interna para seguir trabajando, sobre todo en cuestiones técnicas relacionadas como el cumplimiento de las normativas.

De esta forma, prevé recuperar este año todo lo que tenía planeado a finales de 2020. “Será un año clave en el que testaremos la prueba de concepto y utilizaremos la tecnología en un entorno real, hecho que consideramos positivo para darnos visibilidad y credibilidad, porque aún hay gente a la que le cuesta de entender el concepto”, ha reconocido Moreno. Se trata de tecnologías que ya se han explotado en el ámbito del transporte de pasajeros en países como Japón, pero que han sido optimizadas por Zefrict para su uso en el sector logístico.

La compañía prevé levantar una ronda de inversión para cubrir los costes de implantación de la prueba de concepto

La compañía ha autofinanciado hasta ahora el proyecto, pese a intentar levantar alguna ronda con inversores al principio. En la actualidad, explora realizar una ronda de inversión. “Para la prueba de concepto, necesitamos financiación externa y levantaremos una pequeña ronda para cubrir los costes”, ha explicado Moreno. Asimismo, a día de hoy, diversas empresas se han interesado en incorporarse al accionariado de la compañía y, de hecho, Zefrict ha entrado en conversación con dos. Con la primera de ellas, no llegaron a acuerdo y, con la segunda, las negociaciones se han paralizado por la pandemia. “Todavía no es que sí ni que no, retomaremos las negociaciones este año”.

¿CÓMO SE IMPLANTA LA REPULSIÓN MAGNÉTICA EN LOS ALMACENES?
Esta tecnología desarrollada por el equipo de Zefrict está especialmente diseñada, aunque no en exclusiva, para los almacenes que operan con carretillas elevadoras, transpaletas o robots con un cierto grado de automatización. La labor de la startup yace en optimizar por dónde se moverá la mercancía y acondicionar la superficie del suelo para habilitar la repulsión magnética. “Esta instalación no influye para nada en la operativa de la empresa”, ha puntualizado el cofundador de Zefrict. “Primero hay que adaptar algo los procesos a nuestras plataformas, pero luego es como si se instalara otro sistema normal”.

Mediante este sistema, aunque el peso de la mercancía es el mismo, la sensación si un trabajador lo toca es menor. “Es como si colgamos un péndulo: cuando está apoyado cuesta de mover, pero cuando se eleva y deja de tocar el suelo, aunque lo tenemos limitado por la cuerda o cadena que lo sujeta, se puede mover con facilidad”. Aunque el sistema se puede emplear tanto para el modo manual como para el automático, Zefrict trabaja en su prototipo con la idea de que todo sea automatizado.