21 de octubre de 2021 | Actualizado 19:02

Los descensos del petróleo y el carbón lastran los tráficos del puerto de A Coruña

El nuevo presidente de la autoridad portuaria gallega, Martín Fernández Prado, ha presidido su primer consejo de administración
El consejo de administración ha celebrado su primera reunión del año | Autoridad Portuaria de A Coruña

El tráfico del puerto de A Coruña ha acusado los efectos de la pandemia y ha registrado 10,6 millones de toneladas en 2020, frente a los 13,7 millones alcanzados en 2019. La autoridad portuaria ha señalado que el movimiento de petróleo ha sufrido una caída de 1,7 millones de toneladas, debido a las restricciones en la movilidad, especialmente la aérea. En el cómputo total, también ha afectado el cierre de la central térmica de Meirama y la consiguiente desaparición del tráfico de carbón, así como una menor demanda de materiales de construcción. Aun así, ha señalado la institución, el puerto de A Coruña conserva el primer puesto en Galicia en volumen de toneladas.

El cierre de la central térmica de Meirama ha afectado al tráfico de carbón en el enclave coruñés

El consejo de administración de la Autoridad Portuaria de A Coruña ha aprobado mejoras en las concesiones de Galigrain y Terminales Marítimos de Galicia (TMGA) en el puerto exterior. En el caso de la primera, acometerá una ampliación de sus instalaciones en Punta Langosteira con una nueva nave y un nuevo módulo de almacenamiento, con lo que la superficie de la concesión se ampliará en 26.888 metros cuadrados y alcanzará los 63.600 metros cuadrados. El enclave gallego ha añadido que incorporará además un sistema mecanizado de descarga y transporte de la mercancía desde los buques hasta los almacenes, mediante un circuito cerrado de cintas y torres de transferencia, lo que incrementará la productividad y las condiciones medioambientales de las labores de estiba. El presupuesto de estas actuaciones se estima en 14 millones de euros, lo que elevará la inversión de la compañía en Langosteira hasta los 27 millones de euros.

Terminales Marítimos de Galicia (TMGA) ha obtenido la autorización para construir un sistema automático de descarga mediante cintas y torres de transferencia, con un tramo móvil para asegurar la permeabilidad de la explanada portuaria a cualquier tipo de tráfico rodado. La autoridad portuaria ha señalado que la compañía invertirá en esta mejora tres millones de euros, que se suman a los 4,2 millones que destinará a la construcción de dos nuevas naves en el muelle A1 del puerto exterior. Con ello, la firma contará con 43.000 metros cuadrados para sus operaciones de carga, descarga y almacenaje, con inversiones que alcanzarán 15,5 millones de euros.

El nuevo presidente, Martín Fernández Prado, trabajará para desbloquear la conexión ferroviaria a Punta Langosteira

El nuevo presidente de la Autoridad Portuaria de A Coruña, Martín Fernández Prado, ha subrayado la apuesta de ambas empresas por el puerto exterior, ya que, junto a las instalaciones de Pérez Torres Marítima, refuerzan su posición como el centro logístico más relevante del noreste de España en el ámbito de los graneles agroalimentarios. El presidente ha informado a los consejeros de las principales líneas de actuación que quiere impulsar en la autoridad portuaria. Entre ellas, ha destacado la búsqueda de acuerdos con el resto de instituciones para desbloquear la obra del enlace ferroviario del puerto exterior y la solución a la deuda de la entidad.

La Autoridad Portuaria de A Coruña va a iniciar la elaboración del Plan Estratégico 2021-2025

Asimismo, Martín Fernández Prado ha anunciado el inicio de forma inmediata de la elaboración de un nuevo Plan Estratégico para el periodo 2021-2025. El mismo incidirá de forma especial en el potencial del puerto exterior para propiciar industrias vinculadas a las nuevas energías, además de reforzar los tráficos actuales, especialmente los agroalimentarios y los vinculados a la construcción. En el capítulo de obras, para el presente año está prevista la habilitación de la explanada anexa al nuevo muelle A2, para su puesta en servicio en el segundo semestre. Además, se va a realizar el dragado del canal de acceso para mejorar la operatividad de los grandes buques y otras actuaciones referidas a viales interiores y control de accesos de vehículos, todo ello acompasado a las necesidades de las empresas que operan en el puerto.