8 de mayo de 2021 | Actualizado 8:59

Setram audita con una certificación sus emisiones de gases de efecto invernadero

El operador especializado en logística de la automoción para el vehículo acabado ha obtenido el ISO 14064
Setram

El operador Setram, especializado en logística de automoción para el vehículo terminado, ha obtenido la certificación ISO 14064, según la cual se audita como empresa sostenible en emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Se trata de la primera empresa a nivel estatal en obtener este distintivo dentro de su nicho de mercado, después de superar los trámites de medición de su huella de carbono, ha explicado la compañía. “Lideramos un compromiso riguroso con nuestro impacto medioambiental y nos convertimos en uno de los operadores logísticos más socialmente responsables”, ha valorado Setram en un comunicado.

En relación a ello, obtuvo el certificado ISO 14001 en 2017, tras destinar una partida inversora a renovar y mejorar aspectos de su sistema de gestión ambiental, con el ahorro y eficiencia energética de los suministros. Asimismo, impulsó la renovación de su flota y de servicios con criterios medioambientales hace cuatro años. Además, el operador logístico especializado en automoción ha destacado que la obtención del nuevo ISO 14064 le permitirá un mejor manejo de los riesgos de los gases de efecto invernadero y la identificación de las oportunidades para reducirlos, así como reportar sus emisiones de forma pública y participar en programas voluntarios contra el cambio climático, programas obligatorios de reporte y mercados de emisiones.

La compañía ha destacado, además, que la obtención de este certificado le permitirá aumentar su credibilidad en términos de sostenibilidad ante los clientes u otorgarle un reconocimiento por actuación temprana, entre otros. La huella de carbono de una organización es un instrumento para determinar el efecto de su actividad en el cambio climático. En la actualidad existen diversas normas y referentes, tanto del ámbito público como el privado. Ejemplos de ello son el ISO 14064 o el GHG Protocol. Asimismo, las verificaciones de huella de carbono pueden ser de tres tipos: de CO2 calculado, reducido y compensado.