22 de octubre de 2021 | Actualizado 19:02

Los precios del transporte mantienen la tendencia alcista en estas primeras semanas del año

Las tarifas del modo aéreo y marítimo siguen disparadas, mientras crecen en la última milla por carretera y se mantienen en el ferrocarril
J.C.P. / Aeropuerto de Castellón

La crisis sanitaria provocada por la pandemia del Covid-19 ha empujado al alza los precios en los modos de transporte durante 2020 y también durante estas primeras semanas del año. Este incremento ha sido más acusado en el transporte marítimo y aéreo, mientras que la carretera ha visto crecer sus precios en algunos segmentos y el ferrocarril apenas ha sufrido variaciones durante el periodo. Las restricciones decretadas para controlar la expansión del virus, sobre todo en el segundo trimestre de 2020 y a finales de año, han provocado escasez de espacio tanto en el aéreo como en el marítimo, lo que ha afectado sustancialmente a los precios.

La falta de equipos, el recorte de servicios y la falta de espacio han influido en los precios del marítimo

En el caso del modo marítimo, el consejero delegado de Alonso Forwarding, Pedro López, ha atribuido este incremento de precios “a diversos factores, pero principalmente a la falta de equipo, recorte de servicios y la falta de espacio”. Los precios de la carga “desde la pandemia se han incrementado por cinco y la zona en la que más grande es la variación es en los tráficos Asia-Europa”. En este sentido, el Head of Maritime Product de Tiba, Chanso Eap, ha subrayado que no existe “disponibilidad de contenedores. Debido a una demanda débil en el primer y segundo trimestre generada por el Covid-19, las navieras suspendieron la fabricación de nuevos contenedores y ahora los fabricantes están retrasando la producción de estos equipos para el primer trimestre de 2021, aun teniendo en cuenta que la demanda ha repuntado de forma rápida”.

Los principales índices mundiales de referencia en el tráfico de contenedores han reflejado esta subida de precios. Así, el Shanghai Containerized Freight Index (SCFI) ha cerrado el mes de diciembre con un precio por contenedor de 20 pies cercano a los 2.000 euros, que se ha incrementado en los primeros días del año hasta los 2.360 euros, con un aumento en la primera semana de enero del 3,1% con respecto a la anterior. Por su parte, el World Container Index de Drewry, que recoge el valor medio del flete en las rutas principales desde y hacia Estados Unidos y Europa, ha cerrado 2020 con un valor de 3.171 euros por contenedor de 40 pies y ha crecido cerca del 20% en los primeros días de 2021 hasta situarse en los 4.295 euros. En este sentido, el consejero delegado de Alonso Forwarding prevé que, después “del Año Nuevo chino, habrá una pequeña bajada de precios, pero no creemos que bajen de los 2.500 euros”.

“Habrá una pequeña bajada de precios en el transporte marítimo tras el Año Nuevo chino”
Pedro López Consejero delegado de Alonso Forwarding

En el caso del Valencia Containerised Freight Index (VCFI) el crecimiento de diciembre, que se ha situado en el 4,19% respecto al mes anterior, ha confirmado la tendencia de los últimos cinco meses del año del aumento de los fletes. La Autoridad Portuaria de Valencia ha señalado que la gran demanda “de tráficos con China y la subida de precios de los combustibles han jugado un papel destacado en este aumento”. Esta situación se debe a la alta demanda de contenedores de los últimos meses a escala global, “especialmente marcada por el gran dinamismo en algunos mercados y rutas comerciales que ha disparado la demanda, lo que ha llevado a principio de este mes a algunos operadores marítimos a no aceptar bookings con China, según Alphaliner”.

Por lo que respecta al transporte aéreo, el asesor de Transporte Aéreo de la Asociación Europea de Cargadores (European Shippers’ Council), Rogier Spoel, ha manifestado que los precios “han crecido significativamente desde el inicio de la pandemia, debido a la reducción de la capacidad de carga porque muchos aviones de pasajeros no han podido volar y había más necesidad de transportar equipos de protección personal a través de la carga aérea”. Spoel ha señalado que, en abril y mayo, “los precios estaban nueve veces por encima de lo normal, y actualmente se sitúan en el doble de lo normal, y esto será la nueva normalidad, ya que todavía muchos aviones de pasajeros están inactivos”. En este sentido, el director de la división transitaria de Agunsa Europa, Agustín Juárez, ha señalado que debido a la pandemia “hay muchas restricciones para volar. La escasez de vuelos de pasaje y poco personal en handling afecta a los precios, a lo que se añade la dificultad de obtener espacios por la baja oferta de servicios”.

La escasez de vuelos y de personal de handling presionan la carga aérea, han recordado desde Agunsa Europa

En cuanto a las previsiones para el futuro, Juárez ha señalado que no hay “previsiones a corto plazo de que se vaya a normalizar esta situación. Mientras sigamos con la pandemia a nivel mundial, pronosticamos que la tendencia va a ser la misma de los últimos meses. Quizá a partir del segundo semestre, y una vez probada la eficiencia de la vacuna, podemos empezar a hablar de ir poco a poco recuperando la normalidad”. En este mismo sentido, se ha expresado Rogier Spoel: el mercado “puede volver a niveles pre-Covid-19, pero depende de cómo de rápido se recupere el mercado de los pasajeros y eso dependerá de la vacunación y la relajación de las restricciones de viaje”. Spoel ha recordado que, según IATA, al menos “hasta 2024 ,el mercado de la aviación no recuperará los niveles de 2019, pero nuestra expectativa es que la carga aérea se recupere antes”.

EL AUMENTO DE LA DEMANDA DEL TRANSPORTE DE ÚLTIMA MILLA
El incremento de la demanda de los servicios de la última milla por la situación provocada por la pandemia y el incremento del comercio electrónico ha empujado al alza los precios del transporte por carretera, sobre todo en este segmento. Así lo atestigua la encuesta permanente del ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, que ha registrado el índice de precios más elevado de la serie histórica en el tercer trimestre de 2020. Fuentes del sector han indicado que el aumento “de la demanda de servicios de última milla por la pandemia y el comercio electrónico, unido a la presión por plazos de entrega cada vez más cortos, han llevado a los operadores a reforzar sus plantillas, renovar y aumentar las flotas e invertir en innovación y desarrollos tecnológicos”. El incremento de los servicios de transporte de última milla ha sido del 3,5% con respecto al trimestre anterior y del 4,3% sobre el alcanzado en el tercer trimestre de 2019.

La Federación Valenciana de Empresarios del Transporte y la Logística (FVET) sostiene que este incremento de precios en los servicios de corta distancia también e ha trasladado a los de larga distancia (más de 300 kilómetros). Sin embargo, ha destacado que para el resto de recorridos “o los precios bajan o se mantienen prácticamente, por lo que, en consecuencia, con carácter general, los precios en nuestro sector no han sufrido variaciones al alza”. La organización ha añadido que sí se han detectado “ciertas reducciones por parte de clientes que han pretendido rebajar los precios con la excusa de que el precio del combustible bajó durante varios meses”.

ESTABILIDAD DE PRECIOS EN EL ÁMBITO FERROVIARIO
El sector que menos variaciones ha sufrido ha sido el del ferrocarril. El director general de YXE España, Carlos Santana, ha explicado que el precio del transporte ferroviario “se ha mantenido. Nosotros no hemos subido precios, al igual que no hemos podido absorber mayor demanda, aunque sí hemos podido aumentar frecuencias y número de trenes, pero hasta la capacidad máxima que teníamos”. Santana ha añadido que estos cambios “han sido temporales, y nuestra intención es mantener esta tendencia de precios en el corto y medio plazo. Nos hemos mantenido estables en tiempo y precio y creo que ha sido una tendencia del sector del ferrocarril”.

Cuando se reactivó la demanda de la actividad logística internacional, “los flujos no eran los mismos, pues la demanda superó a la oferta de transportes”, ha corroborado Carlos Santana. “La falta de barcos, aviones, y los trenes no se puede revertir de la noche a la mañana”. Por ello, “no podemos absorber toda la carga, por lo que también se saturan y, en consecuencia, todas las líneas marítimas y aéreas operadas por compañías privadas suben sus precios de forma exponencial, al igual que en la carretera, ya que ha sido generalizado en todo el sector”, ha continuado el director de YXE España.