27 de octubre de 2021 | Actualizado 13:48

El tráfico de contenedores permite a Amberes capear el temporal de la pandemia

El puerto belga ha establecido un nuevo récord de contenedores en 2020, pero su volumen total de mercancías ha decrecido el 3,1% interanual
Puerto de Antwerp

Una de las principales puertas de entrada de la mercancía marítima en Europa, Amberes, ha registrado una caída interanual de volúmenes del 3,1% en 2020. Con 230,8 millones de toneladas, este descenso no ha sido mayor por sus “boyantes índices en la canalización de contenedores”, según ha explicado el puerto belga. El complejo portuario ha superado por primera vez la barrera de los 12 millones de contenedores, con un crecimiento de los volúmenes del 1,3% respecto a 2019. “Nos ha cogido la tormenta en 2020, pero nos mantuvimos erguidos”, ha valorado su director general, Jacques Vandermeiren. “El nuevo récord en contenedores nos ha permitido limitar el daño de las pérdidas en otros segmentos”. Por ello, el directivo ha recalcado la necesidad de expandir sus capacidades para el tráfico contenerizado.

“Comparado con la mayoría de puertos en el espacio entre Hamburgo y Le Havre, hemos aguantado muy bien pese al año dominado por el coronavirus y otras tensiones comerciales”, ha especificado la autoridad portuaria. La mercancía general ha sido la más afectada por estas disrupciones, con una caída del 16,3%. El acero, que es el principal tráfico de este segmento, ha sido uno de los que ha experimentado un mayor declive. No obstante, otros tráficos como los fertilizantes, minerales, arena y grava también se han visto impactados, hecho que ha contribuido a la bajada total del 17% en los sólidos a granel.

“El nuevo récord en contenedores nos ha permitido limitar el daño de las pérdidas en otros segmentos”
Jacques Vandermeiren Director general del puerto de Amberes

Por otra parte, los líquidos a granel han caído el 4,2%, aunque el petróleo crudo ha experimentado un declive del 60% por la reducción de la actividad de refinería. Mientras tanto, los derivados del petróleo se han recuperado respecto a 2019, con un crecimiento del 3,4%, pese a la reducción inicial de la demanda por la crisis de coronavirus y el marcado descenso en el precio del petróleo. Los químicos también han visto decrecer sus volúmenes, con el -8,9% canalizado.

También el tráfico Ro-Ro también se ha visto ampliamente afectado, con una caída interanual del 9,4% como reflejo del impacto de la pandemia en el sector automovilístico. Cabe destacar que el tráfico de nuevos vehículos ha sufrido un declive del 21,5%, mientras que el de segunda mano ha bajado el 22,5% en comparación a las cifras alcanzadas en 2019. En este sentido, hasta 13.655 buques han amarrado en Amberes en 2020, un -5,1% interanual menos. Asimismo, el tonelaje bruto de las embarcaciones ha descendido el 5,2%, hasta los 394 millones.