26 de febrero de 2021 | Actualizado 17:26

Glovo teje complicidades para acelerar la expansión de sus dark stores

La alianza con el fondo Stoneweg permite a la plataforma de reparto dar un salto en su estrategia orientada a este mercado
Glovo

El fondo inmobiliario suizo Stoneweg destinará 100 millones de euros en poner a disposición de Glovo espacios urbanos para ubicar dark stores. Esta cuantía se suma a los 20 millones con los que la empresa de delivery ya contaba para este 2021 y, de esta forma, acelera sus planes en este ámbito.

Ambas empresas han especificado en un comunicado que esta inversión impulsará la unidad de negocio de Glovo que se dedica a entregas ultrarrápidas (menos de 30 minutos) de todo tipo de productos, Q-Commerce (‘quick commerce’). Se trata de “un segmento con gran potencial de crecimiento, acelerado por la situación que vivimos”, ha manifestado Stoneweg. Recientemente, el director general de esta unidad de negocio en Glovo, Daniel Alonso, ya expresó su intención de “ir un paso más e ir más allá del negocio de la alimentación”.

Aunque la plataforma de delivery en un principio se dedicaba tan solo al reparto de comida a domicilio, la celeridad con la que lo usuarios desean recibir ahora sus productos ha impulsado otro tipo de servicios, por lo que, según Glovo, “el Q-Commerce responde a la necesidad de adaptarse a los nuevos hábitos de consumo”. “Vamos a trabajar para que todo tipo de comercios, desde grandes cadenas a comercios de proximidad, puedan llegar a cada vez más clientes gracias a nuevas soluciones tecnológicas”, ha apuntado el consejero delegado y cofundador de Glovo, Oscar Pierre, en un comunicado. 

Esta inversión irá destinada a la expansión de la red de infraestructuras de Glovo en España, Portugal, Italia y Rumanía, donde la compañía ya cuenta con dark stores en ciudades como Barcelona, Madrid, Lisboa y Milán. Su intención ahora es crearlas también en Sevilla, Valencia, Zaragoza u Oporto, entre otras, con la perspectiva de alcanzar las 100 a nivel global. 

La actividad de las plataformas digitales de reparto, como en este caso Glovo, pero también Uber Eats o Deliveroo, se mantuvo durante las semanas del confinamiento a pesar de que la mayoría de comercios estaban cerrados. De hecho, registraron un aumento en la demanda de productos de primera necesidad, procedente principalmente de supermercados y parafarmacias, lo que animó a estas empresas a optar por flexibilizar o ampliar estos servicios para satisfacer las necesidades de una población que debía permanecer en casa.