26 de febrero de 2021 | Actualizado 17:26

La planta de Repsol en Tarragona fabrica biocombustible para aviones

El primer lote de este complejo industrial consta de 10.000 toneladas y evitará la emisión de 630 toneladas de CO2 a la atmósfera
Repsol

El complejo industrial de Repsol en Tarragona ha completado la fabricación de su primer lote de biocombustible para aviación. “Con este hito, avanzamos en la producción de combustibles con baja huella de carbono para sectores en los que la electrificación presenta dificultades, como el aeronáutico”, ha señalado la compañía energética. El lote, fabricado a partir de biomasa, consta de 10.000 toneladas, el equivalente al consumo de 145 vuelos entre Barcelona y Los Ángeles (EEUU), con un contenido bio inferior al 5% “para poder cumplir con los requisitos de calidad establecidos”. Su uso evitará la emisión de 630 toneladas de CO2 a la atmósfera, el equivalente a 55 vuelos entre Madrid y Barcelona.

De esta forma, la iniciativa se suma a la producción de más lotes de este tipo que Repsol realiza en otros complejos industriales en España. “Tenemos iniciativas para fabricar combustibles de bajas emisiones basados en residuos en los distintos centros, un eje que forma parte de nuestra estrategia de descarbonización”, ha especificado. La compañía, que se ha propuesto ser neutra en carbono para 2050, produjo el pasado mes de agosto su primer lote de biofuel en Puertollano (Ciudad Real). Asimismo, también ha anunciado que establecerá en Cartagena la primera planta de biocombustibles avanzados de bajas emisiones de España, con capacidad para producir unas 250.000 toneladas al año de hidrobiodiésel, biocombustibles, bionafta y biopropano.

En el plan estratégico de la compañía de cara al periodo 2021-2025, Repsol se ha propuesto transformar sus complejos industriales “en polos multienergéticos, capaces de generar productos de baja, nula o incluso negativa huella de carbono, y de impulsar nuevos modelos de negocio basados en la digitalización y la tecnología”, según ha detallado en un comunicado. Para ello, se apoyará en los pilares de la eficiencia energética, la economía circular, el hidrógeno renovable y la captura, uso y almacenamiento de CO2.