26 de febrero de 2021 | Actualizado 17:26

El consumo de cemento en España vuelve a los años sesenta

España pierde el liderazgo como primer país exportador de cemento y clínker de la Unión Europea durante 2020
Presentación de las estadísticas correspondientes a 2020 de la patronal de cemento | Oficemen

Los fabricantes de cemento han cifrado el consumo de este producto en los 13,2 millones de toneladas en 2020, un volumen similar al de la década de 1960. La pandemia ha favorecido la tendencia regresiva de los últimos tiempos y, en el conjunto del año recién finalizado, el consumo ha caído el 9,6% respecto al ejercicio anterior. El impacto del Covid-19 en el sector también ha provocado una contracción del 3,4% en las exportaciones en 2020, lo que supone que España deja de liderar el ranking de la Unión Europea (UE) y pase a ocupar el segundo puesto por detrás de Alemania.

El primer bimestre de 2020 ya se experimentó una disminución del consumo de cemento, a las que se sumaron después las producidas por el confinamiento, cuando se perdieron más de 1,2 millones de toneladas respecto a 2019. Aunque en diciembre la demanda experimentó una mejoría del 8,2% en comparación con el mismo mes de 2019, en valores absolutos, es la tercera cifra mensual más baja del año, solo por debajo de marzo y abril, en pleno estado de alarma.

Las previsiones de la Agrupación de Fabricantes de Cemento en España (Oficemen) apuntan a que el consumo de cemento este 2021 se sitúe en una horquilla entre el -3% y el 3%. En materia de obra pública, el presidente de la asociación empresarial, Víctor García Brosa, ha apuntado que “nuestro mejor escenario para 2021 sería que no cayera el nivel de inversión y se mantuviera en los 11.300 millones de 2020”. La patronal tampoco tiene buenas perspectivas en cuanto a vivienda, sector en el que cifran una caída del 23% para este año respecto a 2019, “que repercutirá en la actividad de los próximos 2021 y 2022”, ha añadido García Brosa. La edificación no residencial registró una pérdida del 22,7% el año pasado.

MEDIDAS PARA RECUPERAR COMPETITIVIDAD COMO POTENCIA CEMENTERA
Las ventas exteriores de cemento han registrado cierto alivio en diciembre de 2020, con un aumento cercano al 40%, lo que ha permitido reducir la caída acumulada anual: se exportaron más de 5,9 millones de toneladas de cemento y clínker, 208.455 menos que en 2019. Después de las reclamaciones de ayudas directas para el sector de parte de los fondos europeos de reconstrucción, desde la patronal de cemento celebran la aprobación del Estatuto Electrointensivo y “confiamos en una revisión a la baja de los peajes eléctricos que sirva para seguir reduciendo nuestro diferencial de costes con otros países vecinos”, explica García Brosa.

Oficemen también ha valorado positivamente la creación del Foro de Alto Nivel de la Industria, que ha puesto en marcha un plan de recuperación para el sector y que contará con una dotación pública de 2.853 millones de euros para los próximos tres años. “Confiamos en que esta estrategia, que recoge un importante grupo de reformas e inversiones orientadas a reforzar e impulsar a la industria española, aumentando la productividad de la economía y el crecimiento, sirva para alcanzar nuestro ansiado gran Pacto de Estado por la Industria”, ha finalizado García Brosa.