26 de octubre de 2021 | Actualizado 9:01
Victoriano García Responsable de Distribución y Almacenaje de Bonduelle en Iberia

“Las exigencias de vida útil en alimentación están fuera de toda lógica”

Victoriano García | Bonduelle

Perfil

Victoriano García
Victoriano García
Máster en Logística por el Colegio de Ingenieros de Caminos y Puertos de Madrid en 2014, se incorporó al grupo Bonduelle hace 14 años, cuando ocupó el cargo de Customer Service Manager en España y Portugal, y desempeñó tareas de apoyo a clientes actuales y potenciales de la empresa. En 2015, fue nombrado responsable de Distribución y Almacenaje de la compañía en la Península Ibérica, asumiendo las funciones de garantizar el stock de producto y la planificación de su suministro.

Todas las empresas dedicadas a la alimentación, desde cadenas de distribución o supermercados hasta productores, han experimentado cambios profundos con la pandemia. Han tenido que variar sus estrategias para responder a los picos y los valles y los cambios de hábitos derivados de la desaparición del canal horeca durante gran parte del último año. El responsable de Distribución y Almacenaje de Bonduelle en Iberia, Victoriano García, repasa en esta entrevista la logística de la compañía, las problemáticas que ha afrontado durante el último año y con qué estrategias trabajan en la actualidad para responder a un mercado tan incierto.

¿Cómo es la logística de una empresa que comercializa verduras en conserva y congeladas?

La logística nunca deja de sorprender y siempre está viva. Hay que tener una capacidad de adaptación al cambio enorme. Para la Península Ibérica, tanto España como Portugal e islas, tenemos productos de 15 fábricas diferentes por las características principales de la verdura, sus zonas de siembra y cosecha. En España y Portugal, trabajamos dos tecnologías dentro de Bonduelle, que son la conserva y el congelado. Al trabajar productos de diferentes lugares de Europa, estamos en continuo cambio y mejora de la gestión del aprovisionamiento en full track, revisando flujos logísticos y emplazamiento de almacenes. Es importante saber que nuestras fábricas están en lugares clave, en la zona de regadío más importante de toda Europa con 100 kilómetros a la redonda llenos de los cultivos con los que trabaja Bonduelle.

¿En qué medida la operativa logística les ha permitido alargar la vida útil de sus productos?

Esta pregunta es vital para nosotros. A día de hoy, las exigencias de vida útil que tenemos en las recepciones de nuestra mercancía en las plataformas de los clientes son muy altas, hablamos de dos tercios o del 75%. Esta demanda está fuera de toda lógica en productos de tres o cuatro años de media de vida útil. Es decir, nos rechazan productos a los que todavía les quedan casi tres años para llegar a la fecha de consumo preferente, porque no hay un criterio de diferenciación entre productos perecederos y no perecederos, sino que se consideran todos frescos.

Hemos mejorado y optimizado la frescura de nuestros productos en los almacenes locales, utilizando uno de ellos como centro de aprovisionamiento de otros menores, minimizando el riesgo lo máximo posible. Pero aun así es imposible cumplir la exigencia, debido a que dependemos de productos procedentes del campo, con sus fechas de recogida, y según nuestra política de calidad, fechamos en el mes de recogida, entre cuatro y seis meses menos de los que permite la legislación vigente. Es una pelea diaria de trabajo con los clientes para hacerles ver que no es necesaria una medida tan restrictiva, pero no es fácil.

Fuimos pioneros en demandar a los operadores logísticos la medición de la huella de carbono”

¿Cómo conjuga Bonduelle la política de sostenibilidad para asegurar las cero emisiones con la innovación tecnológica, la automatización y la digitalización?

Estamos muy sensibilizados con estas cuestiones. Trabajamos con productos de origen agrícola y que vienen del campo y en todas las fases del proceso de nuestra supply chain está muy presente la sostenibilidad. De hecho, a nivel mundial, Bonduelle es miembro del Pacto Mundial de Naciones Unidas desde el 2003. Además, fuimos pioneros en demandar a nuestros operadores logísticos la medición de la huella de carbono en los transportes, medida que pusimos en marcha en 2008. A su vez, siempre estamos en exigencia constante de renovación de flotas o buscando transportes alternativos en la medida de lo posible, como tren y barco. De la misma forma, estamos comprometidos con la agricultura sostenible, la reducción de CO2, de pesticidas y de aditivos en nuestros cultivos, ofrecemos productos desde la agricultura ecológica y desarrollamos envases sostenibles.

¿Qué valoran a la hora de seleccionar un operador logístico o de transporte para trabajar con Bonduelle?

Valoramos muchos factores, pero principalmente que apueste por la sostenibilidad con datos y reportes. Segundo, que esté enfocado al servicio a nuestros clientes, dentro de la mejora continua y la proactividad. Tercero, que estén dispuestos a desarrollar sistemas informáticos ad hoc para cubrir nuestras necesidades locales. Este punto es especialmente importante, porque la logística europea es distinta a la de España y Portugal. Allí, la logística se sirve directamente de las fábricas y en la Península nos servimos de los operadores logísticos porque tenemos una tipología de distribución totalmente distinta en cuanto a lead time y volumen de cada pedido. Es importante que existan esos desarrollos y capacidad de ejecutarlos y adaptarlos continuamente a mejoras y a nuestras necesidades. Y, por último, capacidad de adaptación para cubrir las demandas de nuestros clientes.

El impulso del retail no compensa la caída del Horeca, que supone el 40% de nuestro negocio”

¿Cómo se ha adaptado la compañía a los cambios en el consumo provocados por la crisis sanitaria?

Lo primero fue incrementar los volúmenes de stock para atender la demanda creciente que había en el mercado durante el primer confinamiento. También optimizamos los tiempos de gestión y lead time de los servicios de aprovisionamiento desde nuestras fábricas, revisando procesos y simplificándolos. Sin embargo, trabajamos tanto con el canal Horeca como con el canal retailer y nos hemos visto muy afectados por la caída del volumen del consumo fuera del hogar. La alta rotación retail, que se ha impulsado en torno a un 15-20%, no compensa en absoluto las pérdidas del Horeca, que representa el 40% de nuestro negocio en la Península Ibérica. En cualquier caso, supimos acondicionar y optimizar nuestro cuello de botella principal, que es el acondicionamiento del producto en nuestras fábricas para que fuera vendible en el mercado español y portugués, aumentando el stock y atendiendo así la demanda del mercado.

El ecommerce ha experimentado un gran auge, especialmente a partir de 2020, cuando ha supuesto un balón de oxígeno para muchos negocios. ¿Qué papel ha jugado para Bonduelle?

Muy atentos a su desarrollo y potencial. Es un desafío,  porque cada vez hay más consumidores que lo demandan y debemos de dar respuesta. Sin embargo, en nuestro caso, ofertamos los productos a través de nuestros clientes en sus portales web, por simplicidad a nivel de volumen, logística y costes que tiene la operativa.

Bonduelle trabaja con tres operadores en la Península: Molinero Logística, Carreras y STEF”

¿Qué cambios han introducido en su cadena logística para garantizar tanto la salud de los clientes como la de los trabajadores en estos tiempos de coronavirus?

A nivel interno y en nuestras fábricas, cumpliendo y haciendo cumplir todas las normativas y recomendaciones de forma exhaustiva para cada punto de la cadena de suministro. En estas circunstancias, te das cuenta de si estás trabajando con los partners y operadores logísticos adecuados, en el sentido de que tengan una buena capacidad de respuesta. En el caso de Bonduelle, trabajamos con Molinero Logística, con Carreras y con STEF en la Península Ibérica. Se han sabido adaptar a las nuevas medidas con una gran rapidez y han dado cobertura a sus conductores, que no tenían dónde comer, dónde ducharse, estaban obligados a usar mascarillas cuando no había disponibilidad de las mismas, etc. Los tres operadores han sabido gestionar y han seguido al pie de la letra nuestras recomendaciones y las suyas propias, atendiendo a las demandas y garantizando la seguridad.

¿Cuáles son sus principales centros logísticos en la Península? ¿Tienen previsto crecer en alguno de los emplazamientos actuales o desembarcar en otros?

Ahora mismo estaríamos en el escenario ideal, pero mañana o pasado podría cambiar. La logística es así. Para congelado, tenemos dos emplazamientos en España y Portugal: uno es la fábrica de Santarem, a 80 kilómetros al norte de Lisboa, que nos sirve como base logística para distribuir a Portugal en 24-48 horas con STEF. En España, estamos en Ólvega, Soria, en la base de Molinero Logística, donde gestionamos tanto stock como distribución. Este último emplazamiento nos viene muy bien por ubicación para distribuir los aprovisionamientos de la fábrica de Portugal y conectarnos con la fábrica de Navarra, que está a una hora, y la de Francia. Y de ahí, distribuimos para toda España. Por la parte de conservas, disponemos de cinco emplazamientos en España: uno de Carreras en Seseña, otro en Lisboa, y en Canarias, Tenerife y Las Palmas. Hemos elaborados diversos escenarios para contar con un único almacén con el que cubrir España y Portugal, pero a día de hoy no sale ni en números ni en términos de servicio para nuestros clientes. Así que, a día de hoy, no pensamos en nuevos emplazamientos.