17 de mayo de 2021 | Actualizado 11:01

Jungheinrich equipa con carretillas eléctricas a Delagro

El objetivo de la cooperativa agraria con la electrificación de sus elevadores es reducir los consumos y el impacto medioambiental
Jungheinrich

La cooperativa agraria Delagro ha decidido cambiar sus carretillas térmicas por carretillas elevadoras eléctricas del fabricante de equipos intralogísticos Jungheinrich, cuyas baterías de plomo ácido emiten el 42% menos de CO2 y permiten en ahorro de combustible, manteniendo la misma capacidad de carga. La eficiencia energética, más del doble con respecto a las de diésel y de gas, la reducción de la huella de carbono y la menor contaminación acústica figuran entre las ventajas de las carretillas eléctricas.

Si bien este modelo de carretilla consume mayor energía durante la producción y su coste es algo mayor que el de las anteriores, desde Jungheinrich aseguran que la vida útil de los sistemas de energía eléctricos garantizan un coste de en torno al 30-40%, mientras que el de las carretillas de diésel se sitúa entre el 80% y el 120%. Las carretillas eléctricas cuentan con motores de tecnología de corriente trifásica que no emiten gases de efecto invernadero y que reducen al máximo la posibilidad de contaminación de la mercancía en sus traslados. Según la compañía, una gran parte de las emisiones provienen de la intralogística y de la manipulación de productos en almacenes. La mayor eficiencia en el equipamiento, sumado a un diseño más estrecho de las carretillas, facilita su uso y manejo en interiores sin ninguna restricción y un mejor rendimiento en aceleración y menor velocidad de elevación con carga.

Delagro, una cooperativa agroalimentaria integrada por más de 23 entidades, realizó en 2008 el primer pedido del Sistema de Gestión de Almacenes de Jungheinrich (WMS, por sus siglas en alemán) como su proveedor de soluciones, y según reconocen fuentes de la intralogística, “la relación con Delagro ha sido excelente desde entonces hasta ahora”. Por su parte, el director de Operaciones de Delagro, Pablo García, ha valorado positivamente el nuevo acuerdo, calificándolo de “ganancia en eficiencia y eficacia” para crear un almacén 100% eléctrico. Tras la solución para la gestión de almacenes, ambas empresas cerraron otros dos acuerdos que incluían carretillas elevadoras retráctiles, transpaletas y sistemas de estanterías para el almacén.