21 de abril de 2021 | Actualizado 18:02

El mercado postpandemia dejará fuera las propuestas de última milla de menor valor añadido

Expertos y operadores coinciden en que existe espacio para nuevos actores, pero se desconoce la forma en que se consolidarán
Opel / Freepik

El crecimiento del comercio electrónico se ha acelerado con la pandemia y, por tanto, ha aumentado la demanda de soluciones de última milla. Esta dinámica ha favorecido la multiplicación de actores orientados a esos servicios. En la mayor parte de los casos, el futuro de estos recién nacidos es incierto, pero los expertos y los operadores coinciden en que solo los negocios sostenibles y consolidados podrán sobrevivir tras la pandemia. El socio director de SupplyChange, Miguel Quintana, explica que, dentro de esta “proliferación” de nuevos operadores, “muchos se quedarán por el camino, pero otros crecerán hasta convertirse en competidores reales de los grandes”.

El director académico del área de Operaciones y Tecnología de la Barcelona School of Management (UPF-BSM), Oriol Montanyà, identifica cierta “euforia” a la hora de vaticinar un futuro de gran crecimiento para el comercio electrónico que podría equipararse a una burbuja, resultado del “convencimiento colectivo de que un activo seguirá incrementando su valor”. Por su parte, el director de ventas y marketing de Celeritas, Oriol López, sostiene que, en una industria que crece al 20% anual de manera sostenida, “y que va a representar un porcentaje cada vez más importante de las ventas retail”, es “lógico” que aparezcan nuevos actores. Sin embargo, “es pronto para conocer cómo va a evolucionar el mercado, ya no solo en volumen, sino en métodos de envío y regulación”.  

Aunque está abierta la posibilidad de que este crecimiento, acentuado por la pandemia, encuentre su techo, los responsables de los nuevos operadores de última milla lo consideran poco probable. De hecho, sostienen que aún existe demanda por cubrir. El fundador y consejero delegado de Gas2move, Javier Ballesteros, señala que “aún es pronto para pensar que no hay mercado para todos”. También el consejero delegado de Revoolt, Ángel Sánchez, se ha pronunciado en el mismo sentido. En su caso, apunta además cómo esta oferta es aún menor en el caso de operadores cero emisiones, que es la propuesta de su compañía. El director general de Inquieto Moving Attitude, José Antonio Baena, por su parte, asegura que la demanda “seguirá aumentando debido al incremento del uso del reparto en otros verticales de negocio que están descubriendo el potencial de la entrega a domicilio”. Por ello, “en absoluto” cree que el sector se vaya a encontrar con una burbuja. 

Passador

Estos nuevos operadores sí coinciden con los consultores y especialistas logísticos en que solo algunas propuestas sobrevivirán tras la pandemia: “En el largo plazo, solo las compañías con una propuesta de valor diferencial y muy competitivas en costes serán capaces de mantenerse y tener éxito”, reconoce Javier Ballesteros (Gas2move). También Ángel Sánchez (Revoolt) vaticina una “consolidación de operadores, bien sea por la caída de proyectos poco sólidos o bien sea por la fusión de proyectos”. 

COLABORACIÓN FRENTE A CONCENTRACIÓN
De cara a lo que puede suceder con estas compañías menos consolidadas que los actores tradicionales de paquetería, el consejero delegado de Gas2move, Javier Ballesteros, considera que el sector “se irá concentrando con el objetivo de que las compañías sean más competitivas mediante fusiones y absorciones de estas empresas”. A juicio de Ballesteros, esta tendencia podría llevar a reducir el número de operadores, si bien con ello no desaparecerían como tal los nuevos actores. El socio director de SupplyChange, Miguel Quintana, sostiene que ser absorbido por uno de los grandes operadores logísticos podría ser una forma de supervivencia, pero puede que en el futuro no se dé tanto esta tendencia a la concentración. Como alternativa, cita la posibilidad de que estos nuevos actores complementen a los gigantes del sector en algún eslabón de su cadena logística. 

Cooperar con los grandes operadores puede ser una forma de salvar el negocio de los nuevos actores

Esta idea de colaboración la apunta también el director de Operaciones y Tecnología de la Barcelona School of Management (UPF-BSM), Oriol Montanyà: “Está demostrando que la distribución urbana de mercancías requiere de estrategias de colaboración entre los actores implicados". Montanyá añade que “es un entorno muy adecuado para tejer alianzas empresariales, tanto horizontales como verticales, que permitan compartir recursos, acelerar la innovación y optimizar procesos”. En este sentido, afirma que "hacer la guerra en solitario será muy complicado”. Este planteamiento lo defiende también la asociación cargadora Aecoc, que sostiene que una solución al crecimiento vigente sería establecer “modelos de cooperación para hacer eficientes las entregas, poniendo de relieve la necesidad de un tercero para gestionar y asegurar la colaboración”.  

SOSTENIBILIDAD Y REGULACIÓN PARA ENCARAR EL FUTURO
Los expertos hacen hincapié en que, el hecho de contar con más empresas (y una mayor competitividad) debe “ayudar a construir modelos de distribución urbana más sostenibles, capaces de aunar los procesos logísticos con los aspectos técnicos y urbanísticos”, señala Oriol Montanyà. Ante un aumento en las exigencias de los clientes (más rapidez y facilidad), el resultado puede ser un “deterioro de la calidad del servicio y precarización de los puestos de trabajo de la última milla”, explica. Aunque exista un aumento artificial por la pandemia, el director de Ventas y Marketing de Celeritas, Oriol López, estima que un nuevo hábito de consumo online se va a mantener en parte, si bien, reconoce que “no sabemos si la contracción económica y su impacto en el consumo puede contrarrestar este efecto”. 

Por su parte, el director de Alfil Logistics, Jaume Bonavia, destaca que el modelo actual de última milla “es insostenible desde un punto de vista logístico, medioambiental y económico”. Cuando la pandemia pase, “la última milla seguirá creciendo, pero se tendrá que regular”. “Las administraciones tendrán que ordenar las entregas domiciliarias”. De esta manera, también se evitará la proliferación de “actores que aprovechan los vacíos legales” para operar en la última milla. “Hoy todo vale y eso está pervirtiendo la actividad”, concluye Bonavia. 

La aparición de nuevos actores, asegura Miguel Quintana (SupplyChange), es consecuencia natural de una serie de factores que ya estaban presentes antes del Covid: "El crecimiento del ecommerce no puede ser absorbido por el modelo tradicional de distribución, entre otras cosas, por las crecientes restricciones en la accesibilidad a los núcleos urbanos, que exigen modelos logísticos alternativos”.

Quintana señala, además, que se ha producido una “democratización de la tecnología”, un elemento que juega a favor de la capacidad de competir de estas nuevas empresas y “reduce las barreras de entrada a un sector en el que, tradicionalmente, el volumen y las economías de escala eran las ventajas fundamentales”. Estos actores de última milla han tenido que “entender lo que cada cliente potencial necesita, estando atentos a las nuevas demandas de reparto por parte de los negocios y actores que, hasta ahora, no lo habían demandado”, afirma el director general de Inquieto, José Antonio Baena.