15 de mayo de 2021 | Actualizado 8:20

El puerto de Cádiz finaliza la construcción del nuevo Puesto de Control Fronterizo

La autoridad portuaria ha iniciado los trámites para la autorización de las instalaciones por parte de la administración española y europea
El actual Puesto de Control Fronterizo del puerto de Cádiz | Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz

La Autoridad Portuaria de Cádiz ha finalizado la construcción del nuevo edificio del Puesto de Control Fronterizo (anteriormente conocido como Puesto de Inspección Fronterizo o PIF), con la firma del acta de recepción que se realizó la semana pasada. La institución ha señalado que, actualmente, se está finalizando el proyecto de urbanización perimetral del edificio para su próxima licitación, que lo integrará con la urbanización del acceso a la terminal, en ejecución junto a la pavimentación de la explanada de contenedores. Con la finalización de las obras, la autoridad portuaria ha iniciado los trámites necesarios para la autorización de las instalaciones ante el ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y el ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, que realizarán las funciones de inspección en las mismas.

Se está finalizando el proyecto de urbanización perimetral del PIF para su próxima licitación

El puerto gaditano ha señalado que este nuevo Puesto de Control Fronterizo debe contar además con la aprobación de la dirección general para la Salud y la Seguridad Alimentaria de la Comisión Europea. Estos trámites “tienen plazos de resolución largos y pueden requerir la visita de inspectores tanto de los ministerios implicados como de la propia Comisión Europea”, ha añadido la autoridad portuaria. El traslado de la actividad inspectora desde su ubicación actual al nuevo edificio se iniciará con la resolución positiva de toda la tramitación implicada y, mientras tanto, el servicio está garantizado en el actual puesto, ha añadido la institución.

El nuevo edificio consta de una zona de oficinas de 672 metros cuadrados y una de operaciones de 2.224 metros cuadrados. Esta última está dividida en dos partes por un pasillo interior de comunicación que vertebra todas las áreas y que facilita el flujo de personal sin interferencia con las zonas de carga/descarga, almacenamiento y cámaras. La autoridad portuaria ha apuntado que habrá dos subzonas, atendiendo a los diferentes tipos de productos: una para los de consumo humano y otra para los de consumo no humano, y una tercera dedicada exclusivamente al servicio de Aduanas del ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas. Cada una de estas subzonas contará con espacios diferenciados, lo que evitará el flujo que pueda ocasionar la contaminación cruzada entre los distintos productos a inspeccionar. También se incorpora una zona de laboratorio para el Soivre dentro del ámbito de operaciones.