2 de diciembre de 2021 | Actualizado 14:17

El tráfico de contenedores mantiene la tendencia a la concentración en España

Los cinco principales puertos españoles en esta mercancía han aumentado de nuevo su peso sobre el total durante el primer año de pandemia
APM Terminals

La Autoridad Portuaria de Avilés es la única del sistema portuario español que ha cerrado el ejercicio 2020 sin mover un solo contenedor. Pese a lo que pudiera desprenderse de que 27 de las 28 autoridades portuarias tengan al contenedor entre las tipologías de tráficos con las que operan, lo cierto es que cada ejercicio que pasa su volumen se concentra más. A pesar de los desequilibrios que ha provocado el coronavirus, la tendencia se ha mantenido en el primer año de pandemia. De hecho, los cinco primeros puertos españoles en movimiento de contenedores (Valencia, Algeciras, Barcelona, Las Palmas y Bilbao) se han anotado un nuevo récord en 2020: conjuntamente han representado el 89,5% del volumen total del sistema portuario español, el mayor porcentaje de la historia reciente.

La tendencia a la concentración aún es más evidente si se centra la atención en los tres principales puertos del sistema portuario. “Valencia, Algeciras y Barcelona suman el 80% del total en el año 2020 cuando, en 2017, representaban el 76%”, ha constatado el expresidente de Puertos del Estado y catedrático de Economía Aplicada de la Universidade da Coruña, Fernando González Laxe.” Este aumento del índice de concentración significa que estamos ante una intensa polarización geográfica del tráfico de contenedores”, ha corroborado el experto.

“Valencia, Algeciras y Barcelona suman el 80% en 2020 cuando, en 2017, representaban el 76%”
Fernando González Laxe Catedrático de Economía Aplicada de la U. da Coruña

Por su parte, el socio director de CLAUPartners Consulting, Mike Dekker, vaticina que el proceso de concentración no ha acabado: “Los grandes se harán más grandes, principalmente por el aumento de transbordos, y hasta un cierto nivel, por el tráfico local”. En este sentido, recuerda que “la nueva terminal en Valencia podría atraer más tráfico de transbordo” una vez sea adjudicada al grupo MSC. Dicha instalación, ha añadido Mike Dekker, reforzará el papel de Valencia como “puerto central para el oeste del Mediterráneo”. Además, según Mike Dekker, “los puertos de Barcelona y Algeciras tienen suficiente espacio disponible para la ampliación o creación de nuevas terminales en sus instalaciones”. 

El expresidente de Puertos del Estado Fernando González Laxe se muestra optimista sobre el futuro del contenedor en los enclaves españoles por el dinamismo global de este segmento. “Ahora bien, asistiremos a varios procesos combinados y yuxtapuestos”, ha advertido Laxe. Concretamente, se producirá “una especialización de las rutas marítimas en función de mercancías y se adoptarán nuevos criterios para una mejor racionalización de las escalas”. De esta forma, “se conformará una nueva jerarquía de los puertos y se contabilizarán demandas de nuevas exigencias y requisitos a las autoridades portuaria de cara a poder albergar a los nuevos buques y poder percibir nuevos servicios complementarios”. Es decir, aclara Fernando González Laxe, que “no todos los puertos sirven ni están preparados para la nueva era”. Por ello, el catedrático de Economía Aplicada de la Universidade da Coruña considera que “muchos de ellos no van entrar en la red global, lo que significa que aquellos que no posean índices de conectividad marítima elevada quedarán marginados y excluidos de las cadenas globales de suministro”.

“Aún existen oportunidades para puertos pequeños que sirven a un mercado especializado”
Mike Dekker Socio director de CLAUPartners Consulting

No obstante, según el socio director de CLAUPartners Consulting”aún existen oportunidades para puertos más pequeños, especialmente para los que sirven a un mercado especializado”. Por ejemplo, Dekker cita “algunos puertos en el sur, cerca de los centros de producción agrícola, podrían considerar el establecimiento de rutas especializadas para contenedores refrigerados hacia el norte de Europa para los productos que hoy en día se mueven en camiones por carretera”. Aunque “el tránsito del transporte marítimo podría ser de algún día más”, el consultor marítimo ha recordado que también se debe “incluir en la ecuación el impacto medioambiental en esos transportes”.