17 de mayo de 2021 | Actualizado 11:01

El nanosatélite de Catalunya permitirá monitorizar actividad logística y del transporte

Sateliot lo exportará a Rusia desde Gran Bretaña y, una vez integrado en el despegado, se moverá al cosmódromo de Baikonur en Kazajistán
Los nanosatélites proporcionarán la comunicación y la obtención de datos de sensores ubicados en todo el territorio | Sateliot / Open Cosmos

Uno de los hasta 100 nanosatélites que la startup Sateliot lanzará de manera privada hasta 2025 dará servicio a la Generalitat de Catalunya, después de que recientemente se hiciera pública la adjudicación. Esta tecnología permitirá monitorizar para el Govern sectores como el marítimo, ferroviario, automovilístico, logístico y del transporte de mercancías. El nanosatélite proporcionará la comunicación y la obtención de datos de sensores ubicados en todo el territorio, incluso en zonas de difícil acceso o sin cobertura de las redes de telecomunicaciones terrestres convencionales. Según ha explicado el responsable del Área Espacial de Sateliot, Isaac Llorens, estos aparatos “permitirán desarrollar diferentes sectores productivos al aumentar la eficiencia, reducir costes, mejorar su productividad y facilitar la sostenibilidad de todo el ecosistema”.

“El espacio es el nuevo internet, tal como afirma Jeff Bezos, ha dejado de ser un lugar reservado para unos pocos”, ha destacado Llorens. Este ámbito, según ha asegurado, “vive una auténtica revolución y las previsiones apuntan a que todas las cifras económicas que lo rodean se dispararán en los próximos años”, en una carrera espacial en la que Europa también se ha inscrito. El proyecto forma parte de la estrategia New Space aprobada por el Ejecutivo catalán el pasado 27 de octubre y, si las condiciones meteorológicas son las adecuadas, el lanzamiento del satélite se llevará a cabo el 20 de marzo desde Baikonur, en Kazajistán. Se trata de la primera base espacial del mundo y una de las más ocupadas por la actividad de apoyo a la Estación Espacial Internacional.

“El espacio ha dejado de ser un lugar reservado para unos pocos”
Isaac Llorens Responsable del Área Espacial de Sateliot

“Como compañía global capaz de desarrollar servicios en todo el mundo, aplaudimos estrategias como la catalana, encaminadas a potenciar este sector, que vemos clave para atraer la inversión, talento e innovación tecnológica”, han comentado desde Sateliot, a la que le ha sido adjudicado el proyecto por un importe de 574.750 euros. Desde la consejería de Polítiques Digitals buscan, mediante iniciativas como esta, consolidar y maximizar su liderazgo en el campo. En concreto, desde la Administración Pública han calculado que el desarrollo de esta nueva economía de alto valor añadido generará 1.200 puestos de trabajo y una facturación próxima a los 300 millones de euros hasta 2025.

LA LOGÍSTICA ESPACIAL DETRÁS DE LOS NANOSATÉLITES
Al contrario de las creencias populares, “si bien puede parecer una carga muy exótica, al no llevar ningún sistema de propulsión, no es más que un puñado de ordenadores, radios, baterías y sistemas eléctricos de potencia”, ha explicado Llorens. Las baterías son los elementos más peligrosos del conjunto y, para reducir los riesgos de daños en el transporte, “se empaqueta todo con productos de antiacumulación de electricidad estática”. El conjunto va dentro de una vaina de transporte a medida y, a su vez, en una caja de transporte acolchada, que se fija en la caja de madera en la que se envía.

El conjunto de nanosatélites lo ha desarrollado Sateliot, pero los ha fabricado la empresa Open Cosmos

“Todo va correctamente marcado como muy frágil y, si alguien en aduanas abriese la caja de madera, hay advertencias de que no se puede abrir en cualquier entorno e información de contacto del fabricante”, ha detallado el responsable del Área Espacial de la compañía. Cabe destacar que el conjunto de nanosatélites está desarrollado por Sateliot, pero fabricado por la empresa Open Cosmos, y se ultima su construcción en el Reino Unido. Desde allí será exportado a Rusia, donde se integrará en el despegador. No obstante, algunas partes, como los paneles solares y los sistemas de radio, se fabrican en España para ser enviadas al punto donde se ensamblan.

“El despegador es básicamente una caja que contiene el satélite para el posterior ensamblaje en el cohete”, ha detallado Llorens. “Controla en qué momento el satélite será liberado en el espacio”. De esta forma, la empresa rusa que gestiona el lanzamiento del satélite será la responsable de la exportación necesaria para mover el conjunto hacia el cosmódromo de Baikonur. Sateliot aún no ha decidido dónde se fabricará el conjunto de la constelación de hasta 100 nanosatélites que anunció hace unos meses, que podría realizarse tanto en España como en cualquier otro país del mundo. No obstante, desde la compañía han puntualizado que los países de la UE y Reino Unido serían los más factibles.

Centro de preferencias de privacidad

Anuncios

Estadísticas

Google Analytics