25 de septiembre de 2021 | Actualizado 8:20

Las constructoras denuncian la baja ejecución presupuestaria en infraestructuras

La ejecución en el último quinquenio (2016-2020) se ha reducido en 20 puntos porcentuales respecto de la registrada entre 2007 y 2015
Túnel del Espino | Ferrovial

La Asociación de Empresas Constructoras y Concesionarias de Infraestructuras (Seopan) ha denunciado que el Estado ha dejado de ejecutar 41.100 millones de euros en obra civil en los últimos 14 años. En este sentido, han subrayado que la ejecución presupuestaria en el último quinquenio (2016-2020) “se ha reducido en 20 puntos porcentuales respecto de la registrada entre 2007 y 2015, del 83% al 63%”. La patronal constructora ha apuntado que, entre 2007 y 2020, “de los 190.447 millones de euros de inversión programada en las leyes de presupuestos generales de los dos grandes ministerios inversores (Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y el ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico), se ejecutaron 149.334 millones de euros, el 78,4%”.

Seopan ha señalado que esta dinámica “ha tenido consecuencias muy negativas para la economía y el empleo”. De hecho, ha cifrado la pérdida de retorno fiscal de 20.145 millones de euros y de creación de empleo potencial de 48.000 empleos a jornada completa durante todo el periodo. La asociación ha apuntado como causas de esta situación de no ejecución “los retrasos injustificados en los procedimientos de licitación y adjudicación de los contratos, la suspensión y resolución de contratos a causa de las adjudicaciones a ofertas con precios anormalmente bajos, que originan proyectos incompletos o de baja calidad y, finalmente, a la elevada judicialización de los problemas que surgen de la interpretación y cumplimiento de los contratos”.

24,4%

Adif es especialmente relevante en la ejecución presupuestaria, ya que representa el 24,4% de la obra civil

La mencionada ejecución presupuestaria es una de las incertidumbres que ha expuesto Seopan con respecto a las perspectivas del sector para 2021, en el que han previsto un crecimiento potencial situado entre el 1% y el 2,7%. La asociación ha puesto el foco de este asunto en Adif, “que representa el 24,4% de la obra civil nacional”. El incremento previsto también está condicionado, según la patronal, por las decisiones de las administraciones públicas de impulsar contratos de colaboración público-privadas y por la capacidad de las mismas de gestionar las ayudas europeas, “que, para 2021, se estiman en 34.490 millones de euros” ha indicado la organización.

“En este sentido”, ha añadido Seopan, “y dados los reducidos plazos existentes y los retrasos que se han producido en la Unión Europea para la aprobación de las normas reglamentarias de los fondos europeos, la asociación estima que debería de plantearse a las autoridades competentes de la Unión Europea una posible ampliación de los plazos de ejecución de estas ayudas”. Las constructoras justifican esta solicitud en la elevada condicionabilidad “para la concesión de las subvenciones exigida por la Unión Europea y el laborioso proceso de acreditación de su cumplimiento, que constituyen un importante reto para los gestores públicos”.

IMPACTO DEL POSIBLE PAGO POR USO DE LAS AUTOVÍAS
Seopan ha insistido en la implantación del pago por uso en las autovías. “Si se implantasen peajes por distancia con las tarifas medias europeas en nuestra red de 14.130 kilómetros de autovías libres y se concesionase su operación y conservación al sector privado durante un periodo de 25 años se obtendrían hasta 104.000 millones de pago inicial del sector privado, o un pago anual de 4.827 millones de euros con un pago inicial menor, 4.698 millones de euros anuales de ingresos públicos por recaudación de impuestos y 850 millones de euros anuales de ahorro de gasto público en conservación viaria”.

A juicio de las constructoras, continúa “el abandono del modelo concesional por parte de todas las administraciones públicas, ya que se han registrado apenas 55 millones de euros de valor en concesiones licitadas en 2020”. Seopan ha destacado una licitación de una terminal portuaria en el puerto de Sevilla por valor de cuatro millones de euros como la principal concesión licitada el año pasado por el Estado. Por lo que respecta al impacto de las reversiones de las autopistas, Seopan ha indicado que el fin de los peajes entre 2019 y 2021 de 1.097 kilómetros que gestionan las sociedades concesionarias Europistas (AP-1), Aumar (AP-7 y AP-4), Acesa (AP-7, AP-2 y B-23) e Invicat (C-31, C-32 y C-33), implicará “un aumento del déficit público de 286 millones de euros en 2021 por la pérdida de recaudación fiscal (242 millones de euros) y el aumento del gasto en conservación (66 millones de euros)”.

La asociación ha añadido que, a partir de 2022, se producirá “un aumento permanente del déficit público anual de 478 millones de euros”. “Las reversiones”, ha indicado, “reducen la red de peaje a 2.207 kilómetros, y España concentra el 73,5% de la red de autovías libres europeas, con el menor porcentaje de vías tarificadas de Europa, el 12,8% de la red de autovías”. Esto aumenta la falta de armonización con Europa, donde 23 países tienen tarificado el 100% de su red de autovías, ha señalado Seopan.

Seopan denuncia que se amplía la brecha inversora de España con Reino Unido, Alemania y Francia

Las constructoras han destacado que se amplía “la brecha inversora con las cuatro mayores economías europeas, ya que entre 2021 y 2022, España invertirá el 64% menos, 56.700 millones de euros”. En este sentido, en la década entre 2010 y 2020, Seopan ha destacado que la inversión pública ha crecido el 37% en el Reino Unido, el 21% en Alemania y el 4% en Francia, “frente a una reduccion del 34% en España”. La asociación ha apuntado que España “tiene el menor ratio inversor de la Unión Europea y la mayor caída inversora (el 22%) tras Chipre en el periodo 2021-2022 en comparación con el comprendido entre 1995 y 2020”.

LICITACIÓN Y CONTRATACIÓN, EN NIVELES DE 2014
Las medidas de suspensión de la contratación pública y las restricciones a la movilidad adoptadas por las autoridades para afrontar el Covid-19, han impactado muy negativamente en la actividad del sector de la construcción en 2020. Seopan ha apuntado que la licitación pública, “en términos reales, se ha reducido el 24,8%, situándonos en niveles de 2014”. En cuanto a la contratación pública de obras, “se ha reducido el 40,3%, similar a la experimentada en 2010, situándonos igualmente en niveles de 2014”.

El tráfico en las autopistas y autovías estatales y autonómicas, gestionadas por las empresas, ha caído el 37% y el 35%, respectivamente entre marzo y diciembre. Durante el primer estado de alarma (marzo-mayo de 2020), “se destruyeron 80.200 empleos de media al mes”, ha indicado la asociación. La recuperación de la actividad de las empresas de Seopan “se ha visto frenada durante 2020, en el caso de la producción en obra civil ha sufrido un retroceso del 0,9% respecto a la línea creciente iniciada en 2019 con un incremento del 4,9%” ha añadido.

En este sentido, la licitación del ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, según datos de Seopan, ha caído el 60,5% con respecto a 2019 con algo más de 2.044 millones de euros en 2020. La mayor caída la ha sufrido la Sociedad Estatal de Infraestructuras del Transporte Terrestre (Seitt), que ha descendido el 84,5%, seguida por Aena (-67,8%), Adif (-63,7%), la girección General de Carreteras (-62,7%) y, en menor medida, los integrantes del sistema portuario, con un descenso del 24,2%.