20 de septiembre de 2021 | Actualizado 10:00

La crisis del Covid-19 provoca la primera caída del short sea shipping en España desde 2009

El tráfico de mercancía contenerizada ha resistido al impacto provocado por la pandemia y ha mantenido cifras similares a las de 2019
Operativa en el puerto de Valencia | J.C.P.

El transporte marítimo de corta distancia en España ha totalizado 242,5 millones de tonelada en 2020, el 10% menos que la cifra alcanzada en el año anterior, según los datos del observatorio estadístico de la Asociación Española de Promoción del Transporte Marítimo de Corta Distancia (SPC-Spain). De ellas, el 18,2% han correspondido al cabotaje (-13,8%) y el 81,8% al tráfico internacional, que ha descendido el 9,1% con respecto a 2019. La asociación ha destacado que la crisis del Covid-19 “ha ocasionado que, por primera vez desde el año 2009, el short sea shipping registre una caída de tráficos”.

Más de la mitad del transporte marítimo de corta distancia (TMCD) en España corresponde a los tráficos de graneles y el 48% restante de mercancía general se distribuye entre la contenerizada, la carga rodada y la mercancía convencional. En este sentido, el movimiento de mercancía contenerizada es el único que no muestra un descenso con relación al ejercicio anterior. La caída más pronunciada es la de la mercancía convencional, con un descenso del 16,4%, seguida del granel líquido (-15,7%), el tráfico de carga rodada (-11,6%) y, finalmente, los graneles sólidos (-9%).

La crisis del Covid ha tenido su impacto en el transporte marítimo de corta distancia internacional de carga rodada (sin incluir los vehículos en régimen de mercancía), ha apuntado el observatorio de SPC-Spain, que ha registrado por primer vez desde que se publica el mismo un descenso de su tráfico. “No obstante”, ha puntualizado la asociación, “esta reducción no ha sido muy pronunciada (-3,2%) y ha sido muy semejante entre fachadas marítimas, ya que en la atlántica se ha reducido el 3% y en la mediterránea el 3,2%”.

La carga rodada con destino a Irlanda ha aumentado más del 77% por efecto del Brexit

En cuanto a los países de origen o destino del short sea de carga rodada, en la fachada atlántica ha destacado el crecimiento del 77,7% del tráfico con Irlanda, “como efecto colateral del Brexit”, ha señalado el observatorio y el incremento del 12,9% con Bélgica. Por el contrario, se han producido descensos con Francia (-34%), Finlandia (-18,3%) y Reino Unido (-14,1%). En el caso de la fachada mediterránea, destaca el crecimiento de tráficos del 2,4% con Marruecos, mientras que se ha reducido con Argelia (-30,1%), Italia (-7,5%) y Túnez (-7%).

En lo referente al short sea internacional de vehículos en régimen de mercancía, los embarques han descendido el 16,9% con respecto a 2019, “debido principalmente a la gran disminución en la fachada mediterránea, el 28,3% menos”. El descenso en la fachada atlántica ha sido menor (-6,3%). Por su parte, los desembarques han registrado una caída global del 41,1%, con una distribución similar en la fachada atlántica (-40,6%) y en la mediterránea (-41,4%), mientras que los embarques han caído más en la mediterránea (-28,3%) que en la atlántica (-6,3%).

Los graneles han protagonizado la mayor caída del transporte marítimo de corta distancia en España

El transporte marítimo de corta distancia internacional en España ha totalizado 198,3 millones de toneladas en 2020, el 9,1% menos que el alcanzado en 2019. De este volumen, el 56,6% ha sido de desembarque y el 43,4% de embarque. La variación negativa se ha dado sobre todo en la mercancía desembarcada, que ha disminuido el 13,1%, mientras que la embarcada ha descendido el 3,3%. Esta contracción, ha apuntado el observatorio estadístico de SPC-Spain, se debe principalmente a la caída de los graneles líquidos, que han sufrido un retroceso del 16,2%, seguidos por la mercancía general convencional (-15,8%), los graneles sólidos (-8,1%) y la carga rodada (-6,1%). La mercancía contenerizada ha registrado un ligero ascenso con respecto al año pasado del 0,2%.

La evolución anual en cuanto a la carga rodada transportada según autoridades portuarias muestra que, en la fachada atlántica, Santander ha mantenido al alza los tráficos de su Autopista del Mar (+12,6%) y el puerto de Ferrol-San Cibrao ha registrado un crecimiento del 33,1%, “aunque con cifras en valor absoluto muy bajas”. Por su parte, se han registrado descensos importantes en Vigo (-30,6%), y en menor medida en Pasaia (-17,7%) y Bilbao (-14,4%). En la fachada mediterránea, destaca el incremento del 6,1% del puerto de Algeciras y, aunque con cifras inferiores en valor absoluto, los incrementos del 85,1% de Alicante y del 14,6% en Almería. Los puertos de Motril (-77,7%), Castellón (-29,7%), Valencia (-10,3%) y Barcelona (-5,8%) han experimentado descensos con respecto a 2019.