21 de abril de 2021 | Actualizado 18:02

Adif prepara la normativa de gálibos para desarrollar las autopistas ferroviarias

La nueva norma pretende aprovechar la infraestructura para abrirla a este tipo de tráficos sin necesidad de realizar grandes actuaciones
Adif

El administrador de infraestructuras ferroviarias Adif ha abierto el periodo de consulta de la norma NAG 5-1-0.0 ‘Gálibos de autopista ferroviaria: Vagón Poche’ con el objeto de definir los diferentes gálibos de autopista ferroviaria tanto para ancho ibérico como estándar. La institución ha señalado que, de esta forma, se completa un vacío normativo existente hasta la fecha. De hecho, las autopistas ferroviarias actualmente en marcha utilizan un permiso excepcional para su circulación por la falta de uno normalizado para este tipo de tráficos en los que se sube un semirremolque al vagón.

La definición de los gálibos es un pilar básico para el desarrollo de las autopistas ferroviarias en España

La definición de los gálibos es un pilar básico para el desarrollo tanto de las autopistas ferroviarias en España, como de la iniciativa “Mercancías 20-30 que actualmente se acomete por la dirección general de Planificación y Evaluación de la Red Ferroviaria del ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana en colaboración con Adif y Puertos del Estado”, han recordado desde el gestor de infraestructuras ferroviarias. En la actualidad, se da la circunstancia de “que entre el gálibo GEB 16 y el GEC 16 se produce un importante salto que precisamente es el que ocupan los transportes de semirremolques”. Por ello, “esta nueva norma pretende”, ha añadido Adif, “cubrir ese gap para que, en función de las características de los vagones y de las alturas de los propios semirremolques, se pueda aprovechar la infraestructura para abrirla a este tipo de tráficos sin necesidad de realizar grandes y costosas actuaciones en la red”.

En febrero de 2019, se autorizó como transporte excepcional la primera autopista ferroviaria con semirremolques P400 de la red ferroviaria española. Se autorizó el trayecto comprendido entre la terminal de mercancías de Can Tunis y el límite con la línea de Figueras a Perpignan por el túnel del Perthus, llegando los semirremolques hasta Bettembourg (Luxemburgo). El administrador ha subrayado que, en su día, fue necesario “realizar las correspondientes pruebas a escala 1:1 para autorizar dichos transportes”.

Las autopistas ferroviarias actualmente operativas circulan con un permiso excepcional

A este respecto, Adif ha resaltado que el escenario “ha evolucionado notablemente hasta la fecha” y que la tecnología láser escáner de su propiedad “permite obtener datos de la infraestructura para, posteriormente, tras el análisis de una ingente cantidad de información, valorar la viabilidad de este tipo de transportes en determinados corredores de la red”. “La aprobación de esta norma”, ha continuado la empresa pública, “permitirá formalizar este tipo de análisis, constituyendo un punto de referencia necesario para promover el transporte de mercancías en la red ferroviaria de interés general”.

PRIMER BORRADOR DE LA NORMA DE GÁLIBOS PARA LAS AUTOPISTAS FERROVIARIAS
Adif lanzó este pasado mes de febrero la primera edición de la norma para los gálibos de las autopistas ferroviarias para el material rodante tipo Poche a utilizar en la red ferroviaria de interés general gestionada por Adif y Adif Alta Velocidad. Esta red ferroviaria y sus características particulares, con los diferentes anchos, “hace indispensable extender el desarrollo del análisis de gálibos para el transporte de semirremolques de cuatro metros de altura sobre vagones especiales a ambos anchos, ya que serán necesarios los contornos de referencia asociados a cada uno de ellos para facilitar los estudios de viabilidad de dichos transportes por la Red Ferroviaria de Interés General”, ha apuntado el administrador ferroviario.

En este primer borrador, se definen los tipos de vagones con capacidad para transportar estos semirremolques, tanto el vagón Poche como los de perfil bajo de carga, también denominados vagón de piso bajo o low-floor wagon. Asimismo, en cuanto a los tipos de semirremolques, Adif ha señalado que el que actualmente presenta “más interés para ser transportado sobre plataformas o vagones especiales por la red ferroviaria es el denominado P400”, aunque ha reseñado que en la red de carreteras “nos encontramos con dos tipos de semirremolques que, bien sea porque están destinados al transporte de piezas de automoción, bien por el transporte de otro tipo de mercancías, presentan un interés especial para ser transportados por ferrocarril, los de cuatro metros y diez centimetros (P410) y los de cuatro metros y veinte centímetros de altura (P420)”.

Las particularidades de la red española obligan a extender el análisis al ancho ibérico e internacional

El documento señala que el primer paso para la definición del contorno de referencia del gálibo cinemático es establecer un perfil de referencia en base al que aplicar las reglas asociadas para el cálculo del gálibo de material rodante. Tras ello, se determinarán los parámetros del vagón de referencia, así como los parámetros asociados al conjunto vagón más cargamento. Tras la definición del mencionado contorno de referencia del gálibo cinemático, “se aplicarán sobre este una serie de correcciones ponderadas en base a la información aportada por los fabricantes de material ferroviario y multimodal de carretera para obtener este contorno de referencia de los diferentes tipos de semirremolques transportados sobre vagones especiales”.

También utilizando como base dicho contorno de referencia del gálibo cinemático, “se presentan dos gálibos de implantación de obstáculos representativos del mismo”. El primero, ha apuntado Adif, es un “gálibo uniforme de implantación de obstáculos con condiciones desfavorables”, mientras que el segundo es un “gálibo nominal de implantación de obstáculos en recta”. En este sentido, el contorno obtenido en base a la aplicación de las reglas de instalaciones fijas sobre el contorno de referencia de gálibo cinemático “indica el gálibo de implantación de obstáculos para preservar la seguridad en la explotación ferroviaria”, mientras que el contorno obtenido como aplicación de las reglas de material rodante sobre el contorno de referencia de gálibo cinemático “definirá el contorno constructivo máximo del material rodante”, ha apuntado Adif.