20 de septiembre de 2021 | Actualizado 10:00

Las restricciones a la movilidad provocan la caída del transporte de mercancías de Baleària

La caída de los tráficos ha supuesto una bajada del 24% en la facturación y pérdidas de más de 15 millones de euros
El presidente de Baleària, Adolfo Utor | Baleària

El movimiento de mercancías de la naviera Baleària se ha reducido el 6% en 2020 por las restricciones a la movilidad por la pandemia del Covid-19. Concretamente, las bodegas de sus barcos han movido 5,7 millones de metros lineales de mercancías. La compañía ha destacado que su apuesta “por contribuir a garantizar el suministro de bienes esenciales a los territorios no peninsulares durante todo el año se ha traducido en un comportamiento más estable de esta área de negocio”. En el caso de las rutas con Canarias y en las internacionales, “se han experimentado crecimientos de más del 20%”. En todo caso, las restricciones han supuesto un descenso del tráfico de pasajeros de la naviera del 52% durante el año pasado, con algo más de 2,1 millones de pasajeros.

Las rutas con Canarias y las internacionales han experimentado crecimientos por encima del 20%

Estas afectaciones en los tráficos han tenido como consecuencia una bajada de 24% en la facturación de la navier, y unas pérdidas de más de 15 millones de euros. Baleària ha destacado que su gestión económica “ha quedado avalada por un Ebitda superior a los 60 millones de euros”. En este sentido, el presidente de la compañía, Adolfo Utor, ha afirmado que las restricciones a la movilidad “han provocado importantes caídas en todos los tráficos y se han traducido en un resultado negativo que nos ha hecho perder parte de solvencia e incrementar la deuda”. Utor ha añadido que han resistido “gracias a nuestra fortaleza patrimonial y económica, fruto del trabajo de muchos años”.

La compañía ha subrayado que, en este contexto económico complicado, “ha seguido apostando por la competitividad y vocación de liderazgo, manteniendo las inversiones en sus ejes estratégicos, innovación y sostenibilidad, y sumando una nueva prioridad, la de garantizar la seguridad de sus buques“. Baleària ha apuntado que ha mantenido los proyectos e inversiones como la botadura del primer fast ferry con motores a gas del mundo y la adjudicación de una smart terminal sostenible en Valencia. “Este ejercicio hemos demostrado fortaleza financiera y una gran capacidad de reacción, flexibilidad y adaptación”, ha señalado Adolfo Utor, que ha añadido que la naviera “está preparada para afrontar la recuperación con energía renovada, optimismo, cohesión y motivación”.