23 de septiembre de 2021 | Actualizado 17:20

Wallbox elige la Zona Franca de Barcelona para instalar su nueva planta de producción

La compañía barcelonesa está especializada en la fabricación de soluciones de carga inteligente para vehículos eléctricos
De izquierda a derecha: Pere Navarro (CZFB) y Enric Asunción (Wallbox) durante la firma del acuerdo | CZFB

Las instalaciones de la Zona Franca de Barcelona acogerán en los próximos meses la nueva planta productiva de la empresa especializada en cargadores de vehículos eléctricos Wallbox. Con un contrato de arrendamiento de diez años y una inversión de nueve millones de euros, “la nueva fábrica representa no solo un paso muy importante para nuestro futuro, sino también para la industria de la automoción en España que, como en todo el mundo, camina hacia la electrificación”, ha destacado el director general de la compañía, Enric Asunción. “Hemos encontrado en la zona franca la infraestructura y el entorno necesarios para instalar una planta puntera que nos permitirá seguir afianzando nuestro liderazgo en el sector de la recarga eléctrica y manejo energético”.

Por su parte, el delegado especial del Estado en el Consorci, Pere Navarro, ha expresado su satisfacción por que la zona franca sea la opción elegida “para albergar una empresa que despunta en un sector de alto crecimiento como el de la recarga de coches eléctricos” y que “invierta masivamente en I+D para el desarrollo de tecnologías sostenibles punteras a nivel mundial”. La planta ocupará una parcela de 16.800 metros cuadrados y dispondrá de una nave de 11.220 metros cuadrados que en los próximos meses será adaptada para adecuarse a las actividades de Wallbox.

“La fábrica será la primera piedra para crear un hub mundial de electromovilidad en España”
Enric Asunción Director general de Wallbox

En este sentido, el plan de expansión de la compañía pasa por doblar su plantilla de empleados, hasta llegar a los 800 a finales de 2021. De ellos, una cuarta parte estará implicada de forma directa o indirecta en el proceso productivo. “Es una tendencia global que la recuperación económica tenga como uno de sus pilares la sostenibilidad basada en innovación, que construya tecnologías más limpias y eficientes desde el punto de vista medioambiental”, ha añadido Asunción. “Estamos comprometidos de manera integral en acelerar este proceso en el sector de la movilidad, con una fábrica que sea la primera piedra para la creación de un hub mundial de electromovilidad en España”. Con la incorporación de las nuevas instalaciones, Wallbox espera cubrir la demanda creciente de los mercados en los más de 60 mercados en los que dispone de presencia. En la actualidad, dispone de una fábrica en Sant Andreu de la Barca desde la que cubre sus necesidades productivas en los diferentes destinos; así como otra en China, destinada en exclusiva a este mercado.

UNA FÁBRICA 4.0 SOSTENIBLE
La nueva planta de Wallbox en la zona franca contará con un sistema Lean de gestión de proceso enfocado en minimizar las pérdidas en la producción, así como incorporará la implementación del ‘cradle to cradle’ en sus obras de adaptación. Se trata de un concepto que busca eliminar la generación de residuos mediante el diseño y uso de materiales ecoeficientes, una iniciativa que ya ha sido aplicada en las obras de actualización y reforma de la sede corporativa de la zona franca. Por otra parte, la futura fábrica se caracterizará por disponer de una toma de decisiones descentralizada y automatizada, con el análisis de datos en tiempo real e interconexión a través del Internet of Things (IoT).

En el ámbito de la sostenibilidad, contará con un sistema innovador de gestión energética que, a través de su regeneración, permitirá reutilizar el 75% de la energía consumida en el proceso productivo y devolverla a la red energética interna, según han explicado desde el Consorci de la Zona Franca. Finalmente, también se prevé la instalación de paneles solares fotovoltaicos con 300 kilovatios de potencia, con una capacidad de abastecer entre el 30% y el 60% de la producción con energía solar. “Este planteamiento permitirá el ahorro diario equivalente al consumo energético de un edificio residencial con 80 viviendas”, han destacado desde la Zona Franca de Barcelona. La previsión es que en un futuro la energía fotovoltaica atienda hasta el 90% de la necesidad de energía para la producción.