18 de mayo de 2021 | Actualizado 15:11

El comercio exterior español se mantiene alejado de las cifras anteriores a la pandemia

Los transitarios advierten de que la recuperación "está siendo más lenta de lo deseado", pero corroboran la llegada de síntomas de mejora
J.C.P.

Las ventas al exterior españolas han aumentado en el mes de febrero de este año el 14,9% en comparación con el mes de enero, en el que sufrieron una recaída por el retroceso del comercio internacional. Así, según el informe de comercio exterior de la secretaría de Estado de Comercio, las exportaciones españolas de mercancías han alcanzado en el segundo mes del año los 23.542 millones de euros, lo que ha supuesto un descenso del 1,9% sobre el mismo mes de 2020, con lo que continúan por debajo de las cifras previas a la pandemia del Covid-19. Las importaciones han sumado 24.624 millones de euros, el 5,7% menos que en febrero del año pasado. En el acumulado del año, las exportaciones han superado los 44.040 millones de euros, el 6,6% menos que en enero y febrero de 2020. Las importaciones se han reducido el 11,1% hasta los 46.891 millones de euros.

Como resultado, el déficit comercial de los dos primeros meses del año ha alcanzado los 2.851 millones de euros, el 49,3% menos que el registrado en el mismo periodo de 2020. En el caso del mes de febrero, este indicador ha registrado un déficit de 1.081,8 millones de euros, el 48,9% inferior al del mismo mes de 2020. Por su parte, la tasa de cobertura en el acumulado de los dos primeros meses de 2021 se ha situado en el 93,9%, mientras que en el mes de febrero ha sido del 95,6%, unos 3,7 puntos más que en el mismo mes de 2020.

Las principales contribuciones positivas a la tasa de variación anual de las exportaciones en enero y febrero se han originado en el sector de alimentación, bebidas y tabaco, seguido de las materias primas, productos químicos y bienes de consumo duradero. En el lado opuesto, se han situado el automóvil, productos energéticos, manufacturas de consumo y bienes de equipo. Por lo que respecta al mes de febrero, los sectores que han contribuido en positivo a la tasa de variación anual de las exportaciones han sido los productos químicos, alimentación, bebidas y tabaco, semimanufacturas no químicas y materias primas. En negativo, se encuentran el sector del automóvil, los productos energéticos, las manufacturas de consumo y otras mercancías.

La Unión Europea sigue siendo el principal cliente de España, ya que en los dos primeros meses del año las exportaciones a este mercado han sumado el 61,4% del total, el 5,1% menos que en enero y febrero del pasado año. Las ventas a terceros destinos han representado el 38,6% del total, el 8,8% menos en este periodo. En este sentido, el informe de la secretaría de Estado de Comercio ha destacado los crecimientos de las ventas a Oceanía (+18,6%), Asia excluido Oriente Medio (+5,5%) y Oriente Medio (+1%). En febrero de 2021, las exportaciones a la Unión Europea han representado el 59,8% del total, con incrementos de ventas a Italia (+3,1%), Francia (+1,7%) y Alemania (+1,1%).

“Confiamos en que los próximos meses continúe la recuperación del tejido exportador español”
Xiana Méndez Secretaria de Estado de Comercio

La secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez, ha afirmado que los datos de febrero “presentan una recuperación del comercio exterior, tras la recaída de enero”. Méndez ha añadido que confía “en que los próximos meses continúe la recuperación paulatina del tejido exportador español en línea con los últimos meses del año pasado“. Por su parte, el director general de Cotransa, Rolando Martínez, ha subrayado que están notando “una dificultad enorme para atender las demandas de importación y exportación de los clientes”. Martínez ha identificado dos factores principales: “El elevado coste de los fletes marítimos, que se han triplicado, y la falta de equipo, que afecta a exportaciones e importaciones, y no nos permite atender la creciente demanda”. En este sentido, la federación española de transitarios (Feteia-Oltra) ha destacado que el informe de comercio exterior correspondiente a febrero “muestra que estamos recuperándonos, si bien queda mucho camino por recorrer para recuperar y superar las cifras previas a la pandemia”. La organización de transitarios ha señalado que la recuperación “está siendo más lenta de lo deseado”.

“No debemos obviar”, ha añadido la organización transitaria española, “que estamos afrontando esta difícil situación sin prácticamente ayudas y en un contexto de aumento de costes, como el de los fletes, lo que supone la erosión de la cifra de negocios y márgenes de nuestras compañías”. Feteia ha subrayado también que, a pesar “de los múltiples obstáculos, estamos en la senda de la recuperación y poco a poco vamos viendo la luz al final del túnel”. Para favorecer la situación, los transitarios reclaman la resolución de los “principales problemas que en estos momentos tenemos planteados, como el Proyecto de Ley de Medidas de Prevención y Lucha contra el Fraude, la situación contenciosa del transporte marítimo, el Brexit y ciertas prácticas por parte de alguna Administración que minan la competitividad de nuestro sector”.

El director ejecutivo de DB Schenker Iberia, Juan Carlos Moro, ha destacado que estos datos “muestran el efecto de la incertidumbre y los acontecimientos geopolíticos sobre las exportaciones e importaciones en España”. En este sentido ha apuntado que en febrero “nuestra economía y el tejido empresarial español no ha remontado, y le cuesta alcanzar el dato de febrero de 2020, que fue la mejor cifra en ese mes de los últimos 10 años”. Moro ha destacado el dato de la tasa de cobertura “que indica que continúa el esfuerzo exportador de la industria española”, mientras que los indicadores de las importaciones, “con caídas en los sectores de la confección textil y la automoción demuestran que la demanda interna sigue condicionada por una situación económica adversa”.

Juan Carlos Moro ha resaltado que eventos como “el inicio del Brexit, la borrasca Filomena, el golpe de estado en Birmania, país con una alta producción textil, el incremento en la incertidumbre sobre el proceso de vacunación y el bloqueo del Canal de Suez afectan al comercio internacional y la demanda interna sobre la que, además, aún sobrevuela una atonía económica que no es previsible que comience su recuperación hasta el tercer trimestre de 2021”.

El elevado coste de los fletes y la falta de equipo condicionan las exportaciones e importaciones españolas

Por su parte, la Organización Mundial del Comercio (OMC) ha destacado recientemente que prevé que el volumen del comercio mundial de mercancías aumente el 8% en 2021, tras haber disminuido el 5,3% en 2020, “continuando la recuperación del colapso inducido por la pandemia desde los mínimos registrados en el segundo trimestre del año pasado”. La entidad internacional ha apuntado que el crecimiento del comercio “debería ralentizarse al 4% en 2022 y los efectos de la pandemia seguirán dejándose sentir, ya que ese ritmo de expansión mantendría al comercio por debajo de la tendencia anterior a la pandemia”.

La directora general de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Ngozi Okonjo-Iweala, ha subrayado que será “esencial mantener abiertos los mercados internacionales para que las economías puedan recuperarse de esta crisis”. “El suministro de vacunas rápido, global y equitativo es un requisito previo para la recuperación sólida y sostenida que todos necesitamos”, ha añadido. La institución ha apuntado que es probable que a corto plazo “las previsiones empeoren debido a factores relacionados con la pandemia, como por ejemplo, la insuficiente producción y distribución de vacunas o la aparición de nuevas cepas de Covid-19 resistentes a las vacunas”. En el medio y largo plazo, la OMC advierte de que la deuda “y los déficit públicos podrían también pesar en el crecimiento económico y el comercio, en particular en los países en desarrollo sumamente endeudados”.