17 de mayo de 2021 | Actualizado 11:01

El transporte acoge con escepticismo el plan de impulso a la sostenibilidad del ministerio

El documento recoge medidas rechazadas por los transportistas como el pago por uso y el aumento de masas y dimensiones
E.M.

Las principales asociaciones del transporte por carretera han acogido con escepticismo el Plan de Impulso a la Sostenibilidad del Transporte de Mercancías por Carretera que les ha presentado el director general de Transporte Terrestre del ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Jaime Moreno. En este sentido, el secretario general de la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM), Dulsé Díaz, ha mostrado “cierta decepción”, ya que es un plan “que no aporta nada nuevo, es una compilación de puntos que llevan encima de la mesa desde 2018“. Díaz ha destacado que lo que necesita el sector “son avances reales y un calendario de puesta en marcha de las medidas”. En este sentido, ha señalado que es como “volver a empezar” y ha subrayado que hay medidas “como el pago por uso de las infraestructuras y el aumento de masas y dimensiones que tienen firmado que no se van a cambiar sin previo aviso”. Por ello, desde la principal patronal del transporte por carretera de mercancías han lamentado que es un plan “en el que queda mucho por negociar, pero necesitamos soluciones ya”.

Las asociaciones empresariales del transporte reclaman avances reales y un calendario de puesta en marcha del plan

Por su parte, el presidente de Fetransa, Víctor González, ha apuntado que el plan “recoge las reivindicaciones del Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC), pero no al 100%”. Gónzalez se ha referido a asuntos como la prohibición de la carga y descarga por los conductores, “que no viene recogida como tal, al igual que el tema de las 44 toneladas o el pago por uso”. En este sentido, el presidente de la federación ha reconocido que, en muchos casos, “no se llega a alcanzar lo que reivindicamos los transportistas y habrá que ver cómo se resuelven esos temas, además de clarificar el calendario de desarrollo de este plan”. La Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España (Fenadismer) ha subrayado que el documento “incluye medidas más polémicas y sobre las que el Gobierno se comprometió a no aprobarlas sin el consenso previo con el sector”. En su caso, han destacado el pago por uso, la ampliación de los pesos y dimensiones y la regulación de los duotrailers. La federación confía en redirigir muchas de estas cuestiones a partir de la negociación con las organizaciones sectoriales.

SOSTENIBILIDAD EN SUS TRES VERTIENTES: ECONÓMICA, SOCIO-LABORAL Y AMBIENTAL
Las medidas contempladas en el compendio presentado por el director general de Transporte Terrestre del ministerio de Transportes contemplan los tres ámbitos de la sostenibilidad: económica, socio-laboral y ambiental, ha señalado el ministerio. Jaime Moreno ha explicado en el encuentro el diseño general del plan, cuyo planteamiento “es avanzar de manera equilibrada en la mejora de las condiciones de trabajo de los profesionales del sector, así como buscar la eficiencia y optimización de las operaciones de transporte”, ha indicado el departamento.

El plan recoge el establecimiento de ayudas para la transformación de las flotas del transporte por carretera

Dentro de estas medidas, se recoge la continuidad de las ayudas como las de formación o abandono, y se contemplan otras nuevas englobadas dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, como son las de impulso de la digitalización, aparcamientos seguros o para la renovación de los vehículos industriales. El ministerio ha destacado que las líneas de inversión que más impacto van a tener en el sector del transporte por carretera son las destinadas a la renovación de flotas. En ellas, ha añadido, “se tendrá en cuenta las tecnologías sostenibles y la digitalización de las empresas de transporte”.

De este modo, ha indicado el departamento, “se establecerán líneas de ayuda para la transformación de flotas que incluirían el cambio de los vehículos propulsados por energías alternativas, incluyendo el gas, los puntos de suministro de energía y el retrofitting de vehículos para que puedan funcionar con un porcentaje de combustibles alternativos”. En el caso de las ayudas para la digitalización de las empresas el ministerio ha apuntado que mejorarán “su competitividad, eficiencia y el servicio al usuario”.