17 de octubre de 2021 | Actualizado 6:29

La logística del libro y la rosa se rearma para afrontar un nuevo Sant Jordi atípico

El sector editorial ha fomentado su omnicanalidad y el floricultor ha superado disrupciones en su supply chain con mercados alternativos
Pixabay / Iberia / Casa del Libro / Logista

La esencia de Sant Jordi en Catalunya o del Día del Libro, que se celebra cada 23 de abril, se vuelve a recuperar este año en un formato híbrido donde la logística desempeña un papel protagonista. Los sectores del libro y de la rosa se han adaptado para asegurar una celebración de proximidad y sin aglomeraciones que, según las previsiones, favorecerá más al ámbito editorial que al floricultor. “2021 será la suma de lo mejor de los últimos dos años, y así lo hemos preparado, con un dispositivo de seguridad extra para los clientes que acudan a nuestras tiendas y un refuerzo de los recursos en nuestra plataforma para atender la demanda web”, ha señalado el director de Supply Chain de Fnac España, Bertrand Renault.

“La previsión es aumentar las ventas el 20% respecto al año pasado que, de hecho, fue un buen año”, ha señalado el editor de la editorial independiente Impedimenta, Enrique Redel. “El negocio del libro, en cierto modo, se vio beneficiado por la pandemia, como alternativa de ocio razonable”. Mientras tanto, en Fnac aspiran a mantener los volúmenes del último ejercicio. “Los libros fueron un refugio para muchos de nuestros clientes y el canal online la única forma de conseguirlos”, ha recordado Renault. De hecho, en los tres meses en los que las tiendas de la compañía permanecieron cerradas, Fnac registró 300.000 clientes online nuevos, con un aumento de los socios omnicanal del 63%.

“El negocio del libro se vio beneficiado por la pandemia como alternativa de ocio”
Enrique Redel Editor de Impedimenta

Unas previsiones que son algo menos alentadoras en el ámbito de la rosa, pues se estima la venta de 4,2 millones de unidades en Catalunya, el 40% menos que en 2019, según ha informado Mercabarna. Por su parte, desde el Mercat de Flor i Planta Ornamental de Catalunya han valorado que “no son las cifras habituales que se barajaban en un Sant Jordi normal, en el que hablábamos de siete millones, pero el ánimo del sector es muy optimista”. En este sentido, han rememorado que “venimos de un 2020 catastrófico, donde se perdió no ya la celebración de Sant Jordi, sino una gran parte de las ventas de primavera”. Cabe destacar que los floricultores y mayoristas de flor siguen con cifras bajas por la ausencia de ferias, eventos, bodas o celebraciones, entre otros. “Por eso, este Sant Jordi es como agua de mayo para productores, mayoristas y floristas, aporta ilusión y ganas de trabajar”, han añadido. Según sus cálculos, para Sant Jordi se venden el 75% de las rosas anuales.

Los datos de Mercabarna, que aglutina una tercera parte del volumen esperado, apuntan a su vez a que el precio de la variedad Freedom, proveniente de Colombia y Ecuador, se verá incrementado por tres condicionantes: el aumento de la demanda de rosas en Estados Unidos; condiciones climáticas adversas en ambos países; y la escasez de vuelos regulares y aumento de costes por la pandemia. Esta variedad acaparará, no obstante, el 80% de las ventas de rosa roja, seguida por la Red Naomi de Holanda, que será el 15%.

“En 2019, transportamos 4,8 millones de rosas a Barcelona antes de Sant Jordi y esperamos ver un flujo similar este año; de hecho, ya hemos transportado más de cuatro millones para llegar a tiempo a la celebración de esta festividad tan señalada”, ha manifestado, por su parte, el director comercial regional para América Latina de IAG Cargo, Rodrigo Casal. En relación a ello, la compañía emplea un proceso de temperatura controlada entre cero y dos grados para el transporte de las flores, de forma que llegan a las tiendas 72 horas después de ser cortadas.

UNA SUPPLY CHAIN DE LITERATURA Y ROSAS
Para evitar aglomeraciones, la presente edición de Sant Jordi en Catalunya se ha distribuido entre los días 21 y 23 de abril. En el caso de las tradicionales firmas de libros, Fnac ha habilitado un sistema de suscripción para asistir con la participación de dos autores por hora, de diez de la mañana a ocho de la tarde, en sus diferentes ubicaciones. Asimismo, en el mundo de la rosa solo los profesionales del ramo disponen de autorización para instalar puestos de venta en la calle. “No encontraremos los numerosos puestos de entidades y asociaciones, habituales en un Sant Jordi normal, que incrementan las ventas de esta flor, ya que favorecen las compras por impulso”, ha explicado la presidenta de Mercabarna, Montserrat Ballarín. De hecho, las limitaciones de espacio comercial, de almacén y logísticas que tienen los negocios harán prever, según la entidad, que no se pueda absorber toda la demanda.

El mercado de la rosa ha sufrido disfunciones en sus envíos desde América Latina

Para evitar posibles disrupciones en la supply chain, Fnac lleva varias semanas preparando la campaña y movilizando sus equipos. “2020 nos ha ayudado a superar las posibles limitaciones que uno mismo se crea, sacando adelante mejoras y adaptaciones que no se hubieran pensado en circunstancias normales”, ha añadido el director de Supply Chain de Fnac. En esta campaña, el retailer dispondrá de todos sus canales de venta abiertos. “Esta es la fuerza del multicanal, una complementariedad que ayuda aún más a ser ágiles y a responder con eficacia a los picos de demanda”.

Para darle respuesta de manera ágil, en Fnac utilizan una plataforma polivalente que trata los flujos de la compañía: automatización de procesos para escalar de forma rápida; y puntos de venta que realizan la función de almacenes y sirven pedidos web con recogida en tienda. “La particularidad de nuestro modelo omnicanal es que, para más del 40% de los pedidos, la noción de transporte, coste-cliente e impacto medioambiental se asemeja más a un transporte retail optimizado que a una mensajería con entregas a domicilio”, ha añadido Renault. “El flujo Click & Collect es la fuerza de un modelo sostenible para todos: cliente, Fnac y el planeta”. A su vez, desde Impedimenta han asegurado que “el negocio del libro no sufre especialmente en el capítulo de las disrupciones” y que “la cadena de suministro de materia prima, el papel, no ha experimentado menoscabo por la pandemia”. Asimismo, Redel ha manifestado que “nuestros proveedores de transporte no han subido sus tarifas” y que “nuestra red comercial está muy engrasada”.

“La logística ahora es un elemento más del mix producto y servicio”
Bertrand Renault Director de Supply Chain de Fnac España

Por su parte, el mercado de las rosas se ha preparado especialmente ante disrupciones como las que, de hecho, ya ha sufrido en los envíos desde América Latina. Por este motivo, en la presente edición de la festividad ha aumentado el aprovisionamiento desde un mercado holandés más caro. Además, el Mercat de Flor i Planta Ornamental de Catalunya ha constatado un aumento en el precio de los fletes. Sin embargo, “la extraordinaria demanda para Sant Jordi está ya controlada y establecida en los principales mercados de rosa, por lo que no supone ningún problema su gestión por parte ni de los productores ni de los importadores y comercializadores”.

Desde Mercabarna, asimismo, han constatado un incremento en la tendencia de las empresas que quieren regalar rosas a sus trabajadores, aunque el teletrabajo “ha complicado la iniciativa”. No obstante, se espera un incremento de las ventas online de rosas, hecho que “favorecerá a las empresas con una buena plataforma tecnológica y a la logística necesaria para canalizar las ventas a través de este canal”. En relación a ello, operadores logísticos de última milla como Glovo permiten este año a través de su app adquirir libros y rosas. Con esta finalidad, ha incorporado Casa del Libro en su oferta para entregar pedidos a domicilio en menos de 30 minutos y envíos de rosas tanto al momento como programados. “La vocación de la logística siempre ha sido facilitar el negocio y ahora es un elemento más del mix producto y servicio”, ha concluido Renault. “Las tiendas se han convertido en un elemento más que participa de manera activa en la cadena de suministro”.