24 de octubre de 2021 | Actualizado 8:02

Rotterdam recupera parte de sus volúmenes prepandemia en el primer trimestre del año

El puerto ha incrementado el 3% sus tráficos respecto a 2020, pero continúan por debajo de los alcanzados en 2019
Puerto de Rotterdam

Las terminales portuarias de Rotterdam han incrementado el 3% sus volúmenes en el primer trimestre del año, en términos interanuales, hasta alcanzar los 115,8 millones de toneladas. No obstante, estas cifras continúan por debajo de los volúmenes de 2019, cuando se canalizaron 123,9 millones de toneladas de enero a marzo. “En términos generales, el aumento del volumen canalizado en el primer trimestre dibuja un escenario positivo”, ha valorado el director general de la autoridad portuaria, Allard Castelein. “Sin embargo, siguen siendo tiempos turbulentos para las compañías que trabajan en el ámbito del comercio y la logística”. En relación a ello, el directivo del primer puerto europeo en movimiento de mercancías ha destacado que “el reto es gestionar las secuelas del bloqueo de Suez en términos logísticos”.

Este crecimiento se justifica ,principalmente, por los aumentos de segmentos como la biomasa (+36,7%), el carbón (+25,2%) o los productos derivados del petróleo (+19,7%). En concreto, el incremento de la biomasa es resultado de los mayores volúmenes en la estación energética Amer 9 en Geertruidenberg, mientras que en el caso del carbón se debe a la respuesta a un invierno más frío y al aumento de la demanda de coque. También han aumentado los flujos de los graneles y, en referencia a los productos petrolíferos, su crecimiento se justifica, entre otros, por la carga de dos megabuques con combustible de petróleo destinado a Singapur.

En cuanto al flujo de contenedores se refiere, Rotterdam ha canalizado el 4,5% más de teus por la demanda más alta de bienes de consumo, hasta los 3,7 millones de unidades. No obstante, al medirlo en toneladas, este segmento ha experimentado una contracción del 0,8%. “Puede explicarse hasta cierto punto por el incremento del número de contenedores vacíos y por un peso medio por unidad cargada más bajo”, han detallado desde el puerto. Asimismo, el tráfico Ro-Ro ha crecido el 3,4% interanual. “Esto es remarcable en vista de la nueva situación post-Brexit, que ha introducido nuevas formalidades aduaneras”.

En el otro lado de la balanza se encontrarían productos como el gas natural licuado (-26,8%), los agroalimentarios (-8,6%) y otros graneles líquidos (-2,8%). En concreto, el declive en los volúmenes de GNL es resultado de unos flujos de importación más bajos, pues los precios más elevados desde Asia han llevado a un transporte más intensivo hacia este mercado. En el caso de los agroalimentarios, la bajada se justifica porque el mercado dispone de suficientes stocks, mientras que en los graneles líquidos se han dado resultados dispares: mientras los volúmenes de biocombustibles han aumentado sensiblemente, los volúmenes de graneles químicos han caído.