26 de julio de 2021 | Actualizado 15:11

La mejora de los ecosistemas portuarios permitirá al Sur de Europa disputar tráficos al Norte

Una mayor integración con la red intermodal europea y el desarrollo de supply chains puerta a puerta les ayudará a ganar competitividad
HHLA

El actual clima de inversión en innovación y sostenibilidad puede constituir una ventaja competitiva para que los puertos europeos de la vertiente mediterránea ganen competitividad frente a los del Norte. El analista de la cadena de suministro y asesor de Logística en el Gobierno alemán Wolfgang Lehmacher ha destacado que “mejorar la posición de los puertos del Sur requiere optimizar los ecosistemas y expandir la conectividad”. Por ello, ha señalado la necesidad de que los gobiernos “paren especial atención a las supply chains puerta a puerta en sus planes de desarrollo” y que tengan en cuenta “las oportunidades que ofrecen los fondos de la Unión Europea”.

“La mejor integración de los puertos del Norte en la red intermodal europea, los sitúa en una posición de ventaja con los del Sur”, ha valorado la directora de Inteligencia de Mercado de la Fundación Valenciaport, Amparo Mestre. “Atraer tráficos desde el Norte solo será posible si los complejos portuarios refuerzan sus conexiones ferroviarias con un hinterland cada vez más amplio, de forma que se pueda ofrecer una alternativa competitiva en tiempo, frecuencia, calidad del servicio y tiempo”.

“La mejor integración de los puertos del Norte en la red intermodal europea les da ventaja”
Amparo Mestre Directora de Inteligencia de Mercado de la Fundación Valenciaport

En este sentido, Lehmacher ha remarcado que “los Países Bajos son considerados la puerta marítima de Europa por una sencilla razón: sus puertos permiten a las compañías alcanzar 160 millones de clientes en 24 horas”. A esto, el socio director de la consultora CLAUPartners Consulting, Mike Dekker, también ha añadido otros aspectos que pueden influir en la decisión de cargadores y navieras, como ser competitivos en términos de productividad y costes o disponer de suficientes terrenos bien ubicados y conectados para nuevos centros productivos de distribución.

Por otra parte, Amparo Mestre ha recordado que los puertos españoles se han visto menos afectados por las recientes congestiones portuarias que otros como Amberes o Rotterdam, y que ello “puede provocar eventualmente algún reajuste de rutas”. Sin embargo, ha coincidido con el resto de expertos consultados en que “el cambio no será resultado de las actuales circunstancias, sino de desarrollos a largo plazo en las plataformas logísticas europeas”, tal como ha señalado el analista alemán Wolfgang Lehmacher. Por ejemplo, ha destacado temas como las regulaciones propicias, mejora de las infraestructuras, instauración de nuevos servicios y atracción de talento. En la misma línea, Mike Dekker ha señalado que “esta situación temporal no será suficiente para que los puertos mediterráneos puedan captar tráficos a los del Norte”.

“El cambio no será resultado de las actuales circunstancias, sino de desarrollos a largo plazo”
Wolfgang Lehmacher Analista de supply chain y asesor de logística

Para construir una proposición de valor que equipare a ambas regiones, Lehmacher ha subrayado la importancia de iniciativas como la Unión para el Mediterráneo o la Ruta de la Seda. “Los puertos del Sur de Europa también deberían promover proyectos marítimos colaborativos que incentiven a los actores privados, primariamente a los cargadores y navieras, a testar en puertos localizados del Sur de Europa y sus conexiones con mercados del Sur y Este”, ha añadido. La directora de Inteligencia de Mercado de la Fundación Valenciaport también ha resaltado que “en términos de infraestructuras, algunos puertos como el de Valencia se equiparan a los del Norte, pudiendo atender megabuques de última generación, con lo que es importante continuar trabajando en mejorar la eficiencia del servicio, minimizando el tiempo de escala y optimizando las operaciones”. Asimismo, ha apuntado la necesidad de “avanzar en las estrategias de reducción de emisiones y eficiencia energética para poder ofrecer a navieras y cargadores una alternativa de transporte competitiva y sostenible”.

LA REDEFINICIÓN DE LAS CADENAS DE VALOR TRAS LAS DISRUPCIONES
Por otra parte, las cadenas de valor globales han experimentado recientemente colapsos por la pandemia, exponiendo el riesgo de depender de un solo proveedor, tal como ha recordado la directiva de la Fundación Valenciaport. “En este contexto, parece razonable esperar cierta redefinición de las cadenas globales de valor que llevará aparejado una adaptación de las cadenas de transporte para continuar dando la respuesta a la demanda del mercado”, ha vaticinado. “Cobra fuerza la necesidad de contar con varias alternativas de cadenas multimodales de transporte para determinadas rutas como el Asia-Europa, de modo que se puedan utilizar otras opciones de transporte en caso de disrupciones”.

“Ser competitivo en costes ayudará a ganar cuota a los puertos mediterráneos”
Mike Dekker Socio director de la consultora CLAUPartners Consulting

Wolfgang Lehmacher ha recordado que “conseguir agilidad es uno de los objetivos clave de las supply chains y, por lo tanto, no es nada nuevo”. En este sentido, ha recalcado también que “la producción también requiere ecosistemas y no se construyen de la noche a la mañana”. Además, “la innovación y mejoras de productos nos están llevando hacia una concentración creciente, que es lo contrario de la diversificación de las supply chains”, donde solo algunas fábricas del mundo producen, por ejemplo, ciertos componentes electrónicos. No obstante, ha puntualizado que “veremos una aceleración del near-shoring y esfuerzos de diversificación, pues la nueva capacidad buscará nuevas ubicaciones”.

“El near-shoring no prepara para el futuro a las supply chains ante disrupciones que puedan suceder, sin importar la ubicación”, ha advertido el experto Jan Hoffmann en un reciente estudio de la Unctad. “La diversificación puede ser más importante y el multi-sourcing pueden garantizar una mayor resiliencia que concentrar la producción en un solo lugar, ya sea en casa o en el extranjero”. Asimismo, Lehmacher ha mencionado la actual diversificación de los modos de transporte: “Con la explosión de los precios de los contenedores marítimos, los trenes que discurren entre Asia y Europa se han vuelto muy competitivos en cuanto a precio”, ha explicado. “El reto es la limitada capacidad disponible en comparación con los buques gigantes, pero, independientemente, el ferrocarril es un competidor para la carga oceánica entre Asia y Europa”.