22 de septiembre de 2021 | Actualizado 13:21

El comercio mundial entierra al coronavirus y supera los datos del primer trimestre de 2019

La previsión es que siga creciendo a lo largo del año hasta superar en alrededor del 3% los niveles prepandémicos
Freepick

La recuperación del comercio mundial tras la crisis del Covid-19 alcanzó en el primer trimestre de 2021 un dato récord, con un aumento del 10% interanual y del 4% trimestral, según revela el informe Global Trade Update de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad). Si bien el comercio de mercancías entre enero y marzo fue superior al nivel de la pandemia, el de servicios se mantuvo “sustancialmente por debajo de la media”, señala el organismo internacional. 

Este repunte de principios de año es producto de “los buenos resultados de las exportaciones de las economías de Asia oriental”, destaca lUnctad, “cuyo éxito temprano en la mitigación de la pandemia les permitió recuperarse más rápidamente y capitalizar la floreciente demanda mundial de productos relacionados con el Covid”. De hecho, el comercio repuntó, principalmente, en sectores relacionados con la pandemia, como productos farmacéuticos, comunicaciones o los equipos informáticos, aunque también han experimentado un repunte los productos minerales y los agroalimentarios. Por el contrario, el sector de la energía siguió rezagado y el comercio internacional de equipos de transporte se mantuvo muy por debajo de las medias, según el informe.

+10%

El comercio mundial ha crecido un 10% con respecto a 2020 y un 4% con respecto al trimestre anterior

“El comercio mundial ha registrado una recuperación más rápida de la recesión causada por la pandemia que en las dos últimas recesiones comerciales”, señala el economista de Unctad Alessandro Nicita. Se necesitaron cuatro trimestres tras el comienzo de la recesión inducida por la pandemia para que el comercio volviera a niveles anteriores, frente a los nueve trimestres que tardó la economía mundial en recuperarse tras la recesión financiera de 2009, ha recordado el economista.

Según el informe, los datos y tendencias de importación y exportación de algunas de las principales economías comerciales del mundo muestran que, con algunas excepciones, su actividad comercial exterior se recuperó de la caída de 2020, destacando las de China, India y Sudáfrica. Sin embargo, no hay que olvidar que las grandes cifras se dan por la baja base de la que partía 2020, momento en el que muchas de las principales economías se encontraban por debajo de los promedios de 2019, ha advertido Unctad.

La recuperación, sin embargo, se ha producido de manera desigual. Los países de Asia Oriental han registrado algunos de los mayores crecimientos, en tanto que los países del sur continúan por debajo de la media. En el caso de las exportaciones de China, que atajó con rapidez la pandemia, estas registraron un fuerte aumento, no solo respecto a 2020, sino también respecto a los niveles anteriores a la pandemia. En el caso de América del Sur, por ejemplo, si bien ha aumentado su comercio con respecto a 2020, continúa por debajo de los niveles de 2019.

OPTIMISMO SOBRE LA EVOLUCIÓN PARA LO QUE RESTA DE AÑO
El informe de Unctad prevé que el comercio seguirá creciendo en lo que resta de 2021, con especial fuerza en la segunda mitad del año y en los países desarrollados y de Asia Oriental, aunque con menor intensidad en el resto del mundo. La previsión global para 2021 indica un aumento de alrededor del 16% desde el punto más bajo de 2020 (19% para las mercancías y 8% para los servicios). El organismo internacional calcula que el valor del comercio mundial de bienes y servicios alcanzará los 6,6 billones de dólares (unos 5,4 billones de euros) en el segundo trimestre de 2021, lo que equivale a un aumento interanual de alrededor del 31% en relación con el punto más bajo de 2020 y de alrededor del 3% en relación con los niveles prepandémicos de 2019.

Sin embargo, Unctad alerta de que las perspectivas positivas dependen, en gran medida, de la reducción de las restricciones por la pandemia, de la persistencia de una tendencia positiva en los precios de las materias primas, de las restricciones generales de las políticas proteccionistas del comercio y de unas condiciones macroeconómicas y fiscales favorables. En contraposición, señala que la previsión de un mayor estímulo fiscal, especialmente en los países desarrollados, y las tendencias positivas en los precios de las materias primas pueden acelerar la recuperación.