26 de julio de 2021 | Actualizado 14:47
Firma del acuerdo entre el ministerio de Trabajo y los agentes sociales para la extensión de los ERTE | Ministerio de Trabajo y Economía Social

Los ERTE se prorrogan con bonificaciones a la reactivación del empleo

El Gobierno extiende hasta el 30 de septiembre un mecanismo que afecta aún a 40.000 empleados de logística y transporte

Los agentes sociales y el Gobierno han firmado el nuevo acuerdo para prorrogar una vez más los ERTE, esta vez desde el 1 de junio hasta el 30 de septiembre, de forma que cerca de 600.000 trabajadores de todo el país y prácticamente unos 40.000 del sector de la logística y el transporte continuarán amparados por este mecanismo. La cuarta prórroga se confirma tras el acuerdo entre el Ejecutivo, la patronal CEOE y los sindicatos después de unas negociaciones marcadas por el nuevo esquema de exoneraciones de cuotas. Será aprobada hoy en un Consejo de Ministros extraordinario, apenas un par de días antes de que expire el anterior acuerdo.

Este nuevo acuerdo es una apuesta porque, a lo largo del verano, se produzca una recuperación de la economía española acorde con la mejora de la situación sanitaria, impulsada por el aumento de la vacunación y un descenso de contagios. “Aunque los indicadores sanitarios nos permitan sentir cierto optimismo con respecto a la recuperación económica, seguimos comprobando que el ERTE es un mecanismo al que continúan recurriendo las empresas y que resulta de vital importancia para su supervivencia y para el bienestar de los trabajadores”, señala el director de Randstad Research, Valentín Bote.

Con la esperanza de que se produzca dicha recuperación, se establecen fuertes incentivos para las empresas que salgan de los ERTE, sobre todo a aquellas especialmente afectadas por la crisis. Estas compañías contarán con exoneraciones en el pago de las cuotas a la Seguridad Social, ya que abonarán únicamente el 5% de lo que les correspondería en una situación económica “de normalidad”. Esta cifra se aplica para sociedades cuya plantilla sea menor a 50 trabajadores, en tanto que para plantillas superiores el pago será del 15%. Estos sectores afectados especialmente son un total de 45, entre los que se destaca el de la fabricación y venta de vehículos.

El punto de conflicto durante la negociación han sido las exoneraciones para aquellas empresas que permanezcan en los ERTE durante el verano debido a que su situación no permita volver a la actividad con normalidad. Aunque el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, apostaba por primar a aquellas compañías que salieran de los ERTE a lo largo de los próximos meses, finalmente, las bonificaciones para las firmas más golpeadas por la crisis y que decidan mantener la suspensión temporal de empleo apenas cambiarán. Los sectores ultraprotegidos disfrutarán de la reducción de cotizaciones del 85% o el 75%, como estaba anteriormente establecido, si bien en septiembre estas pasarán a ser de entre el 70% y el 60%, según su tamaño. 

Los agentes sociales confían en una recuperación de la economía a lo largo del verano

Otra de las novedades de este acuerdo es la inclusión de los trabajadores fijos discontinuos, que deberán ser llamados por las empresas para cubrir sus puestos y, posteriormente, ser incluidos en un ERTE. Esta categoría de trabajadores es de especial interés en este momento, pues el verano es la temporada en la que se reactivan miles de empleados de este tipo para cubrir sectores ajustados a actividades estacionales, como el turismo. 

UNOS 40.000 AFECTADOS EN LOGÍSTICA Y TRANSPORTE
Los últimos datos del ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, pertenecientes al mes abril, reflejaron una reducción de los trabajadores afectados por los ERTE respecto al mes de marzo dentro del transporte y la logística. Unos 39.570 empleados del sector continúan amparados por este mecanismo, 32.819 de los cuales se acogieron a los ERTE tras el Real Decreto del 30 de septiembre y sus posteriores prórrogas. 

El segmento de transporte terrestre y por tubería, el sexto sector de todo el país con más trabajadores en ERTE, fue uno de los que más vio reducir sus números en abril con 14.455 afectados, casi mil menos que el mes anterior. El sector marítimo ha notado también esta disminución al pasar de 1.117 trabajadores afectados en marzo a los 1.085 de abril. También el segmento de los almacenes y actividades anexas al transporte ha experimentado un descenso de 1.206 trabajadores en ERTE hasta llegar a los 9.531. El transporte aéreo y las actividades postales y de correos bajan de forma poco notable hasta los 14.127 y los 372 trabajadores afectados, respectivamente.

El presidente de UNO Logística, Francisco Aranda, ha valorado el papel de los ERTE como herramienta enmarcada dentro de nuestra normativa laboral para hacer frente a las crisis económicas: “En vez de despedir y eliminar empleos, se ofrece la posibilidad de suspender los empleos a la espera de que termine ese periodo negativo”. Muchas empresas de logística y transporte ligadas a sectores muy afectados por la crisis sanitaria vieron reducida su actividad de forma importante o completa, así que se acogieron a esta medida en vez de acudir a los despidos. 

Sin embargo, Aranda señala que para poder acogerse a unas determinadas exenciones, “tenían que mantener los empleos seis meses, así que otras optaron directamente por ERE debido a que esa condición ‘trampa’ ponía en cuestión la viabilidad de las empresas y, por lo tanto, de todos sus empleos”. Por ello, “transcurrido casi un año y medio desde el estallido del COVID-19, muchas empresas van a pasar por una situación muy complicada si tienen que seguir manteniendo todos sus empleos para poder acogerse a las ayudas de los ERTE”, sostiene, y añade a que “lo razonable” sería eliminar este requisito. “Obligar a mantener toda la plantilla puede acarrear la desaparición de empresas, mientras que, si se permiten los despidos, las empresas mantienen la actividad con la dimensión laboral real que necesita y cuando acabe esta crisis volverán a recuperar los empleos perdidos”, asegura el presidente de UNO.

“Obligar a mantener toda la plantilla puede acarrear la desaparición de empresas”
Francisco Aranda Presidente de UNO Logística

Francisco Aranda también denuncia que estas prórrogas siempre se hayan producido poco antes de expirar sus plazos, “lo que hace muy difícil a las empresas poder hacer una planificación seria en plena pandemia”. Alude también a la posibilidad que tenía España de acoger otro modelo de ERTE, como el alemán Kurzarbeit, en el cual se ofrece “formación a esos trabajadores que tienen sus empleos suspendidos para dotarles de mayor empleabilidad y hacer reskilling de sus conocimientos y habilidades”. “Hemos perdido una gran oportunidad para recualificar a nuestros trabajadores en un momento de cambio de paradigma”, concluye Aranda.