17 de junio de 2021 | Actualizado 6:00

CSP Spain conecta por ferrocarril sus terminales de Zaragoza y Valencia

El nuevo enlace comienza con tres rotaciones semanales y en función de su evolución podría ampliarse hasta la terminal de Bilbao
Operativa en CSP Iberian Valencia Terminal | CSP Spain

La marca intermodal de CSP Spain, CSP Iberian Rail Services, inicia una conexión ferroviaria entre sus terminales de Plaza Zaragoza y el puerto de Valencia. Este servicio se estrena con la previsión de atender tres rotaciones semanales con una composición de 56 teus cada una y que conectarán el tramo del Corredor Mediterráneo-Cantábrico y otros servicios con salida o destino en Valencia. El operador ha indicado que, en un futuro, y en función de la evolución de este tramo, “se estudiará prolongar el servicio hasta la terminal del grupo en Bilbao, CSP Iberian Bilbao Terminal”.

El nuevo enlace facilitará el acceso a los mercados internacionales de las empresas aragonesas

CSP Spain ha indicado que la conectividad del puerto de Valencia “se verá reforzada con este nuevo servicio y facilitará un transporte más eficaz entre las empresas del hinterland aragonés”. En este sentido ha destacado sectores como “la industria textil, la alfalfa, el papel, la industria auxiliar del automóvil y la industria cárnica”. La compañía ha recordado que el enclave valenciano “tiene relaciones comerciales con más de 1.000 puertos de 68 países y es el que registra el mayor número de servicios a nivel estatal”. “Esto”, ha añadido, “ayudará a las empresas aragonesas a aumentar su conectividad y su posible desarrollo internacional eficiente en mercados conectados con servicios directos regulares desde Valencia”.

CSP Iberian Rail Services se creó en 2018 con el objetivo de ofrecer un servicio completo a los clientes de las terminales del grupo, que incluye la última milla y los servicios puerta a puerta. La compañía ha alcanzado los 17.000 teus movidos en el año 2020 y ha destacado que el desarrollo de un servicio de transporte puerta a puerta, dándole protagonismo al tren, “supone una reducción del impacto ambiental de la actividad logística, una labor que acompaña los movimientos impulsados para el año 2030 como el objetivo de cero emisiones que persigue el puerto de Valencia“.