23 de enero de 2022 | Actualizado 8:02

Europa reducirá tiempos con un nuevo sistema para el IVA de bienes de escaso valor

Los cambios sobre el IVA de mercancías de bajo valor procedentes del comercio electrónico ya están en marcha de forma transitoria
Racool Studio (Freepik)

La Unión Europea ha abierto este mes de junio un periodo de transición para declarar el IVA de bienes de bajo valor procedentes del comercio electrónico, de forma que los operadores deberán adaptarse a la nueva normativa para declarar aquellos envíos que no superen los 22 euros. Es decir, que a partir del 1 de julio, todas las declaraciones de importación deberán liquidar IVA con independencia de su valor. Para ello, la Comisión Europea ha presentado los nuevos mensajes H7 y G3 para la gestión de los envíos de escaso valor, que buscan simplificar la gestión del tributo. Su uso dio comienzo el 1 de junio, pero no será obligatorio hasta a partir de julio.

“Se trata de millones de declaraciones que van a tener que ser liquidadas por millones de unidades de paquetería, un gran volumen de comercio proveniente de las transacciones de las plataformas digitales”, explican desde Taric. Sus expertos en legislación europea señalan que este nuevo sistema tiene como objetivo “el cumplimiento de las obligaciones formales y fiscales que la nueva normativa impone, de forma sencilla y con procedimientos ágiles, que respeten las necesidades del mundo de la paquetería en general y del comercio electrónico en particular”.

La Comisión Europea pretende que este sistema de declaración de impuestos sea cada vez más sencillo para los marketplaces digitales, reduciendo su carga administrativa y “creando las bases para afrontar el crecimiento del comercio electrónico dentro de la UE”. La idea es que el proceso sea más rápido, desde el paso por las aduanas hasta la transmisión de datos electrónicos, de forma que las mercancías puedan llegar más rápido al usuario final. Señala, sin embargo, que supone una mayor responsabilidad para los operadores de servicios postales y de paquetería, pues “como actores fundamentales en el transporte y distribución de mercancías, están en primera línea para declarar dichas mercancías en la aduana”. 

DOS FORMAS DE DECLARAR
El Ejecutivo comunitario ha desarrollado dos sistemas de declaración de impuestos que la Agencia Tributaria española ya ha adoptado y que facilitará la trazabilidad y la clasificación de la mercancía en su paso por las fronteras europeas y hasta el comerciante final. Estos sistemas simplificados permitirán el ingreso del IVA para las mercancías no superiores a los 150 euros. 

A través del régimen de Acuerdos Especiales, es la persona que presenta la mercancía en la Aduana quien ingresa el IVA, en tanto que el sujeto pasivo de dicho impuesto es el destinatario del envío (bien una persona física, fiscal o una empresa). Este sistema permite diferir este pago del IVA y agruparlo mensualmente para que este tenga como destino el Estado donde se ha consumido el producto. En el caso de España, estos productos se acogen al 21% de IVA de forma general. 

Aunque se declare de diferente forma, el IVA recaudado siempre tendrá como destino el país de consumo

El régimen Import One Stop Shop (IOSS), por su parte, permite la liquidación e ingreso del IVA también de manera periódica en un único Estado miembro donde la empresa elija registrarse, incluso aunque las operaciones de pequeños envíos tengan como destino final otro país miembro de la UE. En este régimen, la importación está exenta de IVA, es decir, no es la empresa que lleva la mercancía a la Aduana quien paga, sino que esta repercute el impuesto en la compra del cliente y lo ingresa de forma periódica en el Estado miembro en el que se ha inscrito. Dicha autoridad fiscal se encargará de repartir las cuotas de IVA que corresponda a los Estados donde fueron consumidos los bienes. Este sistema solo se puede aplicar cuando el destinatario del envío es una persona física, no una empresa ni un profesional.

Ambos sistemas de declaración de mercancías de bajo valor se realizan mediante una nueva declaración denominada H7, que concede a la mercancía importada un número de envío. Este identificador es un número único correspondiente a una operación entre un expedidor y un destinatario, es decir, a un único contrato de transporte. Exige, por tanto, que las mercancías sean expedidas, transportadas y despachadas conjuntamente. Este sistema de identificación se utilizará en la operación, utilizando el número de pedido en lugar de bultos y kilogramos, lo que facilitará “su trazabilidad y la clasificación de la mercancía y permitirá a la Aduana hacer un análisis de riesgo para ofrecer las circuitos correspondientes con la mayor celeridad posible”, explica Taric. Una vez la mercancía esté en Aduana, debe utilizarse la notificación G3 para presentar la mercancía que ha sido o va a ser declarada en un H7 y que esta pueda ser despachada.

MAYOR CARGA DE TRABAJO PARA AFRONTAR EL CAMBIO
Las empresas de paquetería, como DHL Express, ya se encuentran en plena transición para adaptar estos nuevos sistemas que les permitan recaudar el IVA de envíos de escaso valor. El operador afirma que ha habido una necesidad de contratar personal extra para afrontar el incremento de trabajo en los despachos. También ha tenido que adaptar los sistemas aduaneros para despachar los envíos bajo el nombrado procedimiento H7 y realizar cambios en los procesos de cobro a clientes “apostando por canales más digitales”. La empresa ha procedido a la creación de nuevas versiones de las herramientas de envío para permitir la digitalización y la transmisión de los datos de la factura. La idea es poder “automatizar estos procesos aduaneros para poder detectar aquellos envíos que requieren liquidación de IVA desde origen”, explica la Product Manager de DHL Express España, Marta Belloso.

Operadores y transitarios se están adaptando a estos sistemas, diseñados para acelerar los procesos en aduanas

Por su parte, el presidente de la federación española de transitarios (Feteia-Oltra), Enric Ticó, sostiene que este aumento de trabajo y la gestión de esta nueva operativa podrá ser asumida bien por las aduanas, quienes además han creado un sistema informático precisamente para ello. “Como en todo cambio relevante, durante las primeras fechas pueden surgir incidencias, ya sea por fallos en el sistema, cuestiones no aclaradas previamente o simples errores humanos”, ha reconocido Ticó. En todo caso, “los transitarios nos caracterizamos por la capacidad que tenemos para adaptarnos a los cambios, por lo que estamos convencidos de que se superarán estas incidencias”. Para ello, “una cuestión básica es mantener la interlocución con el resto de operadores de la cadena logística, a los efectos de que todos estemos debidamente informados”, recuerda el presidente de Feteia.