26 de julio de 2021 | Actualizado 15:11

Bizkaia emula a Gipuzkoa y establecerá un peaje para camiones en sus carreteras

Los transportistas autónomos vascos se oponen a esta medida anunciada públicamente sin debatir y consensuar con el sector
Camiones a su paso por Lemona | Diputación de Bizkaia

El diputado de Infraestructuras y Desarrollo Territorial de la Diputación Foral de Bizkaia, Imanol Pradales, ha propuesto en las Juntas Generales la puesta en marcha de un sistema de pago por uso, similar al de Gipuzkoa, que incentive a los camiones de más de 3,5 toneladas a utilizar las vías de alta capacidad. El mismo, ha destacado la institución, prevé la colocación de arcos de control con sistema free-flow, equipados con detectores de tránsito e identificadores de vehículos para poder aplicar un canon sin necesidad de detener el tráfico. Estos se van a instalar de manera gradual en las siguientes vías: N-240, BI-625, N-636, A-8 y Txorierri. Pradales ha subrayado que es necesario “contar con la luz verde europea y debemos aplicarnos para tramitar la Norma Foral en las Juntas Generales”. El diputado ha indicado que el sistema “podría entrar en funcionamiento, al menos parcialmente, en otoño del próximo año 2022.

La Diputación prevé la instalación de una treintena de arcos de control en las vías bizkainas

Pradales ha señalado que estiman que será necesaria “la instalación de cerca de una treintena de arcos de control en las carreteras citadas”. El diputado ha añadido que deben “encontrar un buen equilibrio en el uso eficiente de la red de carreteras, su reordenación y la competitividad del sector del transporte de mercancías en Bizkaia, que no debe verse penalizado”. Asimismo, ha subrayado que se trata de un sistema “altamente implantado ya en toda Europa, que se ha demostrado eficaz y que va a contribuir a reducir las consecuencias negativas de los desequilibrios que se producen actualmente en estas vías, así como a reducir las emisiones de CO2 y mejorar la seguridad en la red viaria”. Imanol Pradales ha recordado que las propias “Juntas Generales de Bizkaia ya instaron en 2019 al ejecutivo foral a resolver las disfuncionalidades detectadas en la red viaria de Bizkaia”.

Acordió

Impacto del nuevo sistema de peajes en la red viaria de Bizkaia

4.000 camiones que circulan en un día laboral por las carreteras comarcarles se incorporarían a la red de alta capacidad, lo que supondría más de 1 millón al año. Este trasvase mejoraría el tráfico en el corredor del Txorierri como si se construyera un nuevo carril, quitaría 1 de cada 2 camiones que circulan por el valle de Arratia y restaría 1 de cada 3 vehículos pesados del paraje natural del puerto de Kanpazar.
Se reduciría el 10,2% los accidentes. En 2019 tuvieron lugar 855 siniestros con camiones implicados. Esto supondría 44 accidentes menos en la N-240 y 21 accidentes menos en la BI-625.
Se reducirán las emisiones un total de 7.140 toneladas al año. Es una reducción superior al 12,8% de las emisiones causadas por el transporte de mercancías.
Se estima una reducción del 12,8% de los kilómetros recorridos gracias a los trasvases hacia los grandes corredores. Asimismo, ahorrar 1,9 millones de horas de conducción al año para el sector del transporte de mercancías y un ahorro en el coste directo asociado para las empresas del sector de más de 51 millones de euros. Además, ahorros en el consumo de gasoil no realizado de más de 6,3 millones de euros.
En la medida en la que se reducen los sobre recorridos y se distribuyen los tráficos de grandes camiones hacia los grandes corredores, se logra también una significativa reducción de la densidad de tráfico, gracias a una mayor velocidad media y se reducen las congestiones en determinados puntos muy saturados de la red.

LOS TRANSPORTISTAS AUTÓNOMOS VASCOS RECHAZAN LA MEDIDA ANUNCIADA
Las reacciones a este anuncio no se han hecho esperar. La Asociación de Transportistas Autónomos Vascos (Asotrava) ha mostrado “su disconformidad y oposición a dicha medida que se está anunciando públicamente sin estar siendo debatida ni consensuada con el sector”. Su secretaria técnica, Amaia Martínez, ha manifestado que esta medida “lisa y llanamente recaudatoria para cubrir el déficit de las cuentas públicas, no solo no es fiscalmente progresiva, ya que los principales afectados, somos clase trabajadora y este nuevo impuesto está especialmente dirigido a este sector, sino que ahonda en la crisis del mismo”. Martínez ha afirmado que un sector “tan tocado y esencial como se nos reconocía en los momentos más duros de la pandemia, no puede soportarlo ni aceptarlo”, y ha añadido que supondrá “una pérdida de la competitividad para el transporte bizkaino, mayoritariamente usuario de estas carreteras”.

Fenadismer afirma que estará “vigilante” para que no ocurra como con los peajes en Gipuzkoa

La Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España (Fenadismer) ha destacado que, en pleno debate a nivel nacional en relación de la propuesta del Gobierno de implantar peajes en todas las autovías españolas, que cuenta con el rechazo inicial de las asociaciones del sector, “una nueva administración territorial se apunta “a la moda de poner peajes a los camiones en su red viaria para obligar a los transportistas a utilizar las autopistas de peaje y recaudar a su costa para el mantenimiento y mejora de su red”. Fenadismer ha recordado que la norma foral que finalmente se apruebe deberá ser previamente aprobada por la Comisión Europea, una vez analizada su compatibilidad con las directivas europeas sobre tarificación de infraestructuras. La federación ha señalado que “estará en todo momento vigilante” a que no se produzca discriminación alguna, como ocurrió con los peajes en Gipuzkoa.