26 de julio de 2021 | Actualizado 15:11

Linde Material Handling refuerza su oferta de carretillas robotizadas y electrificadas

Los nuevos modelos se podrán adquirir a partir de septiembre y la compañía ha adelantado otras soluciones de automatización de intralogística
Linde Material Handling

La empresa de soluciones intralogísticas Linde Material Handling ha presentado dos nuevos modelos de carretillas automáticas completamente robotizadas y cuya fuente de energía es la carga eléctrica, frente a los modelos de combustión que la compañía ofrecía hasta el momento. Se trata de los modelos E20 y E35, que se comercializarán, según el vicepresidente de Linde, Stefan Prokosch, a partir del mes de septiembre de este año. Además, la empresa alemana ha adelantado varias soluciones de automatización para la intralogística en las que la compañía trabaja actualmente.

Frente a los modelos de combustión, los eléctricos permiten los giros de la plataforma de la carretilla

Los modelos E20 y E35 de carretilla contrapesada se utilizan para espacios interiores y muy limitados, y pueden cargar de una a ocho toneladas. Entre las principales novedades que incorporan se encuentran el techo panorámico transparente y la separación entre los pilares de la cabina, que mejoran la visibilidad. “Ahora, el operario tiene una visión perfecta, tanto de la carga como del entorno y de lo que tiene encima”, explica el gerente de Producción, Björn Walter, que asegura que han logrado integrar la robustez de las carretillas de combustión antiguas en un modelo eléctrico. Otra de las novedades que incorporan ambos modelos son la forma de maniobrar con las carretillas. El eje trasero permite el giro independiente tanto de las ruedas como de la plataforma, “algo que no era posible hacer con las carretillas de combustión”, incide Walter.

La función ‘Follow me’ permite al recogedor semiautomático detenerse solo al final de los pasillos

La extracción de la batería también es novedosa, puesto que se puede sacar manualmente con un palet abriendo una puerta situada en un lateral del cuerpo de la carretilla. “Además, para la comodidad del operario, se usan cojinetes angulares de goma que usábamos en las carretillas de combustión y que absorben los impactos que puedan producirse”, cuenta Walter. “Tanto a nivel operativo como a nivel de conducción, las carretillas eléctricas tienen la misma eficiencia”.

El otro modelo de carretilla robotizada corresponde al recogedor de pedidos semiautomático modelo N20, que también estará disponible a partir de septiembre. Este modelo puede cargar hasta dos toneladas de peso y cuenta con batería de litio. “Su principal función es automatizar el 40% del tiempo y del trabajo que emplearía un operario en cargar el recogedor, subirse a él y conducirlo hasta el siguiente puesto, o bien ir y volver cargando mercancía”, explica el vice-gerente de Producción, Philipp Stephan. Para ello, el recogedor semiautomático integra la solución ‘Follow me’, con la que el vehículo sigue los pasos del operario, que sólo debe colocar la carga en sus horquillas y continuar moviéndose. El sistema le permite tanto continuar en línea recta como realizar un recorrido en zigzag entre estanterías. La carretilla cuenta con un escáner que detecta obstáculos y frena o se detiene, en función de la distancia a la que se encuentren dichos obstáculos, y que detiene por completo su trayectoria al llegar al final de un pasillo para evitar accidentes o choques, aunque el operario siga caminando.

SOLUCIONES AUTOMATIZADAS PARA EL FUTURO DE LA INTRALOGÍSTICA
Linde Material Handling aún trabaja en soluciones automatizadas que poner en marcha en vehículos de intralogística, pero, según su vicepresidente, Stefan Prokosch, algunas podrán verse en el mercado de cara a enero de 2022. Dos de los ejemplos citados por la compañía son un tren logístico que se desplaza, se carga y se descarga automáticamente, que puede cargar más de un pallet a la vez, y cuyo sistema de funcionamiento está conectado en red. La otra solución citada por la empresa es el modelo de robot C-Matic automático. Consiste en una plataforma rodante de apenas dos metros cuadrados de superficie que se coloca de forma automática bajo la carga de las horquillas de una carretilla o de un pallet. Una vez la carga se ha colocado sobre la plataforma, la traslada hasta otro vehículo que la recoge, también automáticamente