22 de septiembre de 2021 | Actualizado 13:21

VIIA retoma su autopista ferroviaria con Polonia y suma alianzas en la ruta con Benelux

El actual boom en la demanda se mantendrá en 2022 por la falta de camiones y por las aspiraciones medioambientales de los clientes
VIIA

El operador ferroviario VIIA, filial de SNCF Logistics, retomará el próximo 27 de julio la conexión entre Poznan (Polonia) y España a través de Luxemburgo y Le Boulou (Francia). “Podremos conectar en 48 horas Polonia con España”, ha asegurado el director comercial de la compañía, Daniel Lebreton. No obstante, serán los cargadores quienes deberán desplazar su mercancía desde España al sur de Francia, pues VIIA aún no ha retomado sus operaciones desde Barcelona. En cuanto a la autopista ferroviaria con Polonia, se trata de una línea multicliente en la que, en sus inicios, predominarán las mercancías de un transportista polaco cuyo nombre no ha trascendido. El servicio se iniciará con un tráfico de dos salidas semanales que, a mitad de julio, se incrementará a cuatro. Asimismo, de cara a septiembre, VIIA aumentará la frecuencia hasta las seis salidas. “Polonia es en sí mismo un gran mercado, pero también la puerta para Rusia y China”, ha recordado.

El operador ferroviario ha cerrado un acuerdo estratégico con C.H. Robinson para subirlo al ferrocarril en Europa

Por otra parte, VIIA ha comenzado recientemente una colaboración con el gigante transitario C.H. Robinson en Europa para un periodo de tres años,. En virtud del acuerdo, esta empresa llevará por carretera sus semirremolques desde España a Le Boulou, lugar desde el que partirán en tren con destino a Bettembourg (Luxemburgo). “C.H. Robinson es muy potente en todos los flujos de Europa y tiene una base enorme en España”, ha asegurado Lebreton. Esta colaboración, que es efectiva desde hace algo más de un mes, ha llevado al operador ferroviario a incrementar su frecuencia de trenes en Le Boulou a 25 de ida y 25 de vuelta. Según ha explicado el operador ferroviario, se trata de la primera vez en Europa que la compañía se sube al tren y su finalidad es conseguir una reducción de CO2 de 12.000 toneladas anuales hasta 2023. Por ello, C.H. Robinson prevé cargar las mercancías desde Barcelona una vez se reinicie la línea.

“C.H. Robinson representa un mercado, el de los transitarios, que hasta ahora no se subía al tren”
Daniel Lebreton Director comercial de VIIA

“C.H. Robinson representa un segmento de mercado que hasta ahora no se subía al tren, el de los freight forwarders o transitarios”, ha detallado el director comercial de VIIA. “Ha hecho el esfuerzo de comprar seis semirremolques y es un paso estratégico para ellos”. En este sentido, desde el operador ferroviario han destacado que “se trata de un partnerhsip, no de un contrato entre cliente y proveedor, y es una decisión estratégica para C.H. Robinson en el ámbito de la multimodalidad”. Además, se prevé que también se transporten mercancías de este transitario en la línea que une Le Boulou y Calais, en una solución intermodal de VIIA entre el tren y el buque que permite el transporte de remolques no acompañados y evita posibles paradas de los conductores en la frontera con Reino Unido. De hecho, en la actual línea de VIIA entre Le Boulou y Calais se realizan cinco salidas semnales, con previsión de añadir tres más después del verano.

LA VUELTA DE VIIA A ESPAÑA ANTE LA ACTUAL OLA DE DEMANDA
En referencia a su vuelta a España, VIIA ha reiterado su intención de retornar y confirmará en los próximos meses su regreso. “En verano, es siempre algo difícil arrancar un tren, pues se acostumbran a realizar obras de infraestructura”, ha detallado Lebreton. No obstante, también ha confirmado que “ahora se acerca una ola de demanda tremenda por parte del mercado, va a venir todo de golpe” y que existe visibilidad de cara a este año y al que viene. “Como se quiere garantizar la capacidad, las compañías se suben al tren y firman contratos de dos o tres años para asegurar el espacio”, ha explicado. “Los cargadores quieren poner en los trenes el 20% de la mercancía, dependiendo de la industria, pero ya representa mucho tráfico”.

En concreto, VIIA ha señalado diferentes factores que justifican este aumento de la demanda por el modo ferroviario. Por una parte, porque si los transportistas invierten en camiones para suplir la actual falta de capacidad, los vehículos pesados tardarán una media de entre ocho o nueve meses en ser entregados. Asimismo, el operador ha apuntado a la dificultad de encontrar conductores para estos nuevos vehículos pesados y ha asegurado que también influye “una visión más global, institucional y política hacia un transporte cada vez más verde”. Todo ello se suma al aumento de la demanda propiciado después del parón de la pandemia.

“Recibimos muchas demandas y por eso hay que ir rápido en acondicionar las locomotoras, vagones y terminales”, ha detallado Lebreton. “No es correcto decir que no hay demanda, el tema ahora es dar la oferta y servicio adecuado”. Ante la actual coyuntura de mercado, el director comercial de VIIA ha concluido que “hace 15 años se decía que Francia y España no estaban preparados, que el transporte ferroviario de mercancías era algo solo para Escandinavia”. Sin embargo, “ya no es así, se trata de una realidad europea que nos impacta a todos, no de un país concreto”.