21 de septiembre de 2021 | Actualizado 6:29
Entrada del 'MSC Grandiosa' al puerto de Barcelona | Autoridad Portuaria de Barcelona

El puerto de Barcelona retoma los cruceros tras el paréntesis provocado por la pandemia

La Autoridad Portuaria de Barcelona ha aprovechado estos meses de paralización para mejorar sus instalaciones destinadas a cruceros

El crucero ‘MSC Grandiosa’ ha reiniciado esta actividad en el puerto de Barcelona tras el paréntesis de algo más de un año de paralización provocada por la pandemia. Esta embarcación da el pistoletazo de salida para la “reanudación de la actividad escalonada, sostenible y, sobre todo, segura, tanto para las tripulaciones, como para los pasajeros, para los trabajadores de la comunidad portuaria y para los ciudadanos de Barcelona”, ha explicado la autoridad portuaria.

Tras esta escala del buque de MSC Cruises, está prevista la llegada del ‘Mein Schiff 2’ de TUI para el día 29 de junio, el ‘Costa Smeralda’ de Costa Cruceros, el 5 de julio, y el ‘AidaPerla’, de la compañía Aida Cruises, el día 9 de julio. “No será hasta agosto cuando empiecen a llegar barcos de las compañías americanas”, ha adelantado el puerto de Barcelona. Se prevé que “el primero será el ‘Harmony of the Seas’, de Royal Caribbean, el día 15 de agosto”. El reinicio de “las compañías norteamericanas facilitará la normalización de los vuelos con Estados Unidos desde el Aeropuerto del Prat, unas conexiones que quedaron paralizadas por la pandemia”.

En cuanto a la previsión de escalas para la temporada, “no podemos avanzar todavía un número”, ha reconocido la subdirectora general de Comercial y Marketing del puerto de Barcelona, Carla Salvadó. En estos momentos, “seguimos trabajando con las navieras para ir introduciendo barcos poco en poco”. Dentro de esta recuperación paulatina de escalas, ha continuado Carla Salvadó, “hemos trabajado para traer al puerto de Barcelona los barcos menos contaminantes que navegan en estos momentos”.

“Trabajamos para traer a Barcelona los barcos menos contaminantes que navegan actualmente”
Carla Salvadó Subdirectora general de Comercial y Marketing del puerto de Barcelona

El protocolo de medidas sanitarias que seguirá el puerto de Barcelona es el acordado por Sanidad Exterior, que depende del ministerio de Sanidad. Además de las medidas de higiene básicas, “como el uso de mascarilla, gel hidroalcohólico o distancia de seguridad, las compañías de cruceros están obligadas a informar sobre su plan de salud, aprobado por el estado de bandera, y garantizar su implantación”, han recordado desde la autoridad portuaria.

La naviera también está obligada a disponer de un seguro, para pasajeros y tripulantes, que se hará cargo de todos los gastos de alojamiento, manutención y asistencia médica de contagiados asintomáticos que no requieren ingreso hospitalario. También debe cubrir a los contactos estrechos que tengan que hacer cuarentena y el ingreso hospitalario de los casos positivos de Covid-19 en los que sea necesario. “Esta cobertura incluye todas las necesidades de transporte, incluso traslados aéreos sanitarios y repatriación si es preciso, y se garantiza que en ningún caso se colapsará el sistema sanitario público”, han recordado desde el puerto de Barcelona. Por parte de las terminales, estas también tienen sus propias medidas sanitarias en cuanto a los pasajeros, así como protocolos de desinfección de maletas y de las instalaciones una vez acabada cada operativa.

INVERSIONES DURANTE LA PARADA OBLIGADA DE LOS CRUCEROS
La Autoridad Portuaria de Barcelona ha aprovechado la paralización de los cruceros para llevar a cabo obras de mejora en la zona del muelle Adossat destinada a esta actividad. Se han invertido 2,6 millones de euros en la mejora del sistema de amarre de las terminales de cruceros para incrementar la seguridad en el atraque. Además, se ha trabajado en la mejora de la accesibilidad a la zona, ampliando la Puerta 2 de acceso al muelle Adossat, actuación que ha contado con una inversión de 1,2 millones de euros.

Por otro lado, en cuanto a la ampliación del muelle Adossat, se ha llevado a cabo la consolidación de la tercera fase entre febrero de 2020 y abril de 2021 y a la que se han destinado 2,6 millones de euros. Estos trabajos previos son básicos para la construcción de la nueva terminal de cruceros de MSC Cruises, aprobada recientemente en el consejo de administración del puerto de Barcelona.