20 de mayo de 2022 | Actualizado 6:36

Los operadores ferroportuarios de Barcelona se acercan a los volúmenes prepandémicos

El puerto ha superado los datos del primer cuatrimestre de 2019 en circulaciones y teus, pero le restan pendientes los graneles y automóviles
Terminal ferroviaria de Hutchison BEST | Autoridad Portuaria de Barcelona

El tráfico ferroportuario del puerto de Barcelona ha sobrepasado en el primer cuatrimestre de 2021 las circulaciones de los últimos años. Con un total de 3.702 trenes entrando y saliendo de sus instalaciones, la cifra supone un aumento del 40,8% respecto a 2020 y del 18,6% respecto a 2019. Se han situado por encima del dato prepandémico las circulaciones en ancho ibérico, pero las UIC y las de ancho métrico (FGC) todavía se mantienen por debajo, si bien, en ambos casos se han recuperado respecto a 2020.

La mejora en la evolución ferroportuaria de Barcelona se justifica, principalmente, en el tráfico de contenedores del recinto, que ha crecido en más de 34.000 teus al compararlo con los volúmenes prepandémicos, hasta alcanzar el récord de 107.212 teus en el acumulado de abril. En este ámbito, también cabe destacar que, en el primer trimestre del año, las terminales marítimas alcanzaron su récord histórico de movimiento de contenedores.

Sin embargo, la evolución del tráfico ferroviario de graneles sólidos y líquidos no ha logrado recuperar los volúmenes. En el primer cuatrimestre de 2019, se registró un total de 198.660 toneladas y, en el mismo periodo del presente ejercicio, el volumen se ha situado por debajo. En este sentido, otro segmento que aún debe reponerse del shock de la pandemia, y al que además se le suman otros condicionantes como la crisis del microchip, es la exportación e importación de automóviles por tren. En el primer cuatrimestre de 2021, un total de 76.978 vehículos se han transportado mediante ferrocarril en el puerto, una cifra que aún se aleja de las 88.518 unidades del mismo periodo de 2019.

De hecho, entre los futuros objetivos de la autoridad portuaria, se encuentra el aumento de su capacidad ferroviaria. Por ello, busca desarrollar un plan de actuación por etapas para asegurar el incremento de los tráficos ferroviarios con las infraestructuras actuales, de forma que facilite que el puerto pueda seguir avanzando en el fomento de la intermodalidad y se potencie su papel como nodo logístico del noreste peninsular y del sur de Europa.

EL CENTRO DE GESTIÓN FERROPORTUARIO DE BARCELONA CUMPLE UNA DÉCADA
Por otra parte, se han cumplido diez años de la entrada en servicio del Centro de Gestión Ferroportuaria en el puerto de Barcelona. Se trata de una entidad que se encarga de gestionar desde un mismo punto todos los movimientos ferroviarios que se producen en el puerto, como la entrada y salida de convoyes, la coordinación de las operativas con las terminales ferroviarias o la asignación de slots a cada operador. El objetivo de su creación responde al “establecimiento de un marco de relación estable, transparente y fiable entre Adif, FGC y la propia autoridad portuaria, por parte de las administraciones; así como con los operadores públicos y privados, entre los que se encuentran operadores logísticos y terminales portuarias”. Entre los primeros hitos del centro, destaca el establecimiento de una ventana única para fomentar la comunicación entre estos actores.