22 de septiembre de 2021 | Actualizado 16:19

La intensidad de los altos fletes obliga a los cargadores a trasladarlos al consumidor

Las principales asociaciones de los cargadores españoles se unen para aportar su visión crítica sobre el modelo actual de transporte marítimo
Maersk

La imparable evolución al alza de los precios de los fletes marítimos, unida a recargos y sobrecostes ocasionados por la actual situación de falta de contenedores, congestión portuaria y cancelaciones de escalas (blank sailings) que sufre el transporte marítimo, está obligando a los cargadores a mantener la política de trasladarlos a los precios de los productos. La secretaria general de la Asociación de Cargadores de España (ACE), Nuria Lacaci, ha afirmado que la evolución del transporte marítimo en la actualidad “tiene un impacto directo en los precios. Se ha intentado contener entre los distintos eslabones de la cadena de suministro cuando el producto lo permitía, si era de alto valor añadido”. En la actualidad, Lacaci ha señalado que se está “repercutiendo mucho y en un porcentaje muy elevado, sobre todo para los productos que vienen de Asia, y esto dificultará la salida de la crisis”.

En este mismo sentido, el secretario general de la asociación de cargadores Transprime, Jordi Espín, ha apuntado que se están dando tres casos: “Empresas importadoras y exportadoras que están transfiriendo los precios a los productos; compañías que tenían unos precios en su catálogo y los están manteniendo haciendo frente con su cash flow y lo repercutirán en próximos catálogos; y las que directamente dejan de importar y exportar, sobre todo en el caso de productos de bajo valor, donde no se pueden repercutir estos precios”. Espín ha apuntado que algunos cargadores “están intentando alcanzar acuerdos a largo plazo con las navieras para salvar estos incrementos de costes y su volatilidad, pero las compañías marítimas no están aceptando el largo plazo, a no ser que seas un ‘shipper of choice’ (cargador elegido)”. Nuria Lacaci también ha confirmado este extremo y ha apuntado que los que “han salido mejor parados son los que tenían contratos a largo plazo”.

“Las navieras no aceptan acuerdos a largo plazo a no ser que seas un cargador elegido”
Jordi Espín Secretario general de Transprime

Los costes “se han disparado, no solo, aunque también, por los fletes, sino por los recargos y los sobrecostes”, ha explicado Nuria Lacaci. La secretaria general de ACE ha señalado que la actual situación “impide hacer una buena gestión del transporte de mercancías, con los retrasos y los saltos de escala (blank sailings)”. “Aunque no usamos el transporte marítimo para flujos tensos”, ha añadido Lacaci, “las desviaciones de los tiempos de tránsito están siendo muy grandes y nos están causando muchos trastornos”. En este sentido, Jordi Espín ha señalado que las navieras “están dando un nivel de servicio precario y falto de información”. “El apagón informativo”, ha añadido Espín, “es el principal problema del que surgen todos los demás. Si faltan contenedores, que lo digan, si están escogiendo a los clientes, que lo digan y también necesitamos que nos digan dónde están nuestros contenedores”.

La falta de comunicación también ha sido reseñada por Nuria Lacaci, que ha resaltado que en un caso “como el del ‘Ever Given’, se hubieran solucionado muchos asuntos con comunicación y los cargadores podríamos haber tomado medidas”. La secretaria general de ACE ha añadido que con las alianzas de navieras en vigor “no sabemos en qué barco se carga nuestro contenedor y dónde está la mercancía en cada momento”. Lacaci ha apuntado la posibilidad de crear un foro estable “o que cambien los hábitos de las navieras, porque en el transporte por carretera o el ferrocarril el intercambio de información es mucho mayor”. El secretario general de Transprime ha insistido en la necesidad de contar con un interlocutor. “Nunca hay nadie en la mesa”, ha subrayado Jordi Espín, “las navieras no hablan, la asociación europea de navieras (ECSA) dice que no les corresponde y las alianzas no tienen portavoces”.

“Los costes del transporte se han disparado, además de por los fletes, por los recargos y sobrecostes”
Nuria Lacaci Secretaria general de la Asociación de Cargadores de España

Las navieras, por su parte, están trabajando en superar las dificultades planteadas en el transporte marítimo a raíz de la pandemia del coronavirus. Por una parte, se han realizado en los últimos tiempos muchos anuncios de las compañías en cuanto a la ampliación de la flota de contenedores para paliar la escasez. Por otra, las navieras y las alianzas están reestructurando sus servicios y tratando de llevar sus buques a los lugares donde más se necesitan. En este sentido, el presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia, Aurelio Martínez, indicó tras la última reunión del consejo de administración de la entidad que, aunque “el incremento de los fletes sigue imparable, hay síntomas pequeños de una normalización lenta”.

LOS PRINCIPALES CARGADORES ESPAÑOLES CREAN UN FORO PARA COMUNICAR SU VISIÓN CRÍTICA
Observar, analizar y ser el interlocutor en el nuevo paradigma del transporte marítimo global surgido a partir de la situación postpandémica es el objetivo del Foro Español de Referencia Marítima, constituido por 13 organizaciones representativas de las empresas cargadoras de múltiples sectores industriales, usuarios de la logística y del transporte marítimo y actores principales en la cadena de suministro. “Este foro nace con la voluntad de comunicar, a través de un único canal y punto de encuentro, la visión crítica de los usuarios del transporte marítimo sobre su actual modelo de funcionamiento”, ha indicado la nueva organización. Jordi Espín ha señalado que este foro ha considerado “tratar en primer lugar el asunto del apagón informativo de las navieras y sacaremos más documentos en el futuro, probablemente uno al trimestre, tratando otros temas”.

En este sentido, el foro ha indicado que el “apagón informativo” elimina la interlocución, la predictibilidad y la confianza con los clientes. La organización ha señalado que la quiebra económica de Hanjin Shipping en 2016 “provocó una crisis operacional en el mundo marítimo que inició el cambio de modelo, un nuevo y tenso marco de relación entre las navieras y sus clientes”. En 2020, la pandemia “ha provocado una crisis de demanda sin precedentes que ha alterado los flujos de transporte y ha eliminado mecanismos de reequilibrio y que culminó en un nuevo gran colapso operativo en 2021 con el cierre del Canal de Suez“, ha indicado el foro. El cierre de los puertos del sur de China (para citar la crisis más reciente del desorden marítimo mundial) y su efecto dominó sobre los tráficos de otros puertos está tensionando de manera extrema las redes globales de transporte: “semanas de espera para embarcar, falta de contenedores, rotura de contratos, imprevisiones de calendario, alteraciones de escalas, poca fiabilidad, incremento injustificado del tiempo de tránsito y falta de concreción en los puertos de llegada”, ha señalado la nueva organización.